¿Cómo se puede beneficiar Uruguay con Trump?

La asunción de Donald Trump en Estados Unidos genera incertidumbre pero analistas creen que Uruguay puede resultar beneficiado indirectamente de sus políticas
La atención se posará mañana en Washington donde asumirá el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un empresario, millonario, de familia acomodada y sin experiencia política, que llegará a la Casa Blanca después de ganarle al establishment político.

En sus discursos durante la campaña se dedicó a fustigar a México -amenazó con poner más impuestos a empresas automotrices que se instalaran en ese país- e ignoró a los restantes países de América Latina, por lo que poco se sabe de como encarará la relación con los países del continente. A su vez, se enfrentó a China que la amenazó con una guerra comercial y monetaria, mostró su acercamiento a la Rusia nacionalista de Vladímir Putin, y planteó la revisión del acuerdo Transatlántico.

Expertos consultados por El Observador coincidieron en que Uruguay no se verá afectado por el proteccionismo que impulsa el nuevo mandatario.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ve que hay oportunidades para avanzar con la nueva administración. En la cancillería buscan obtener beneficios del distanciamiento de Trump de Europa y China, mientras piensan cómo compensar la caída del Sistema de Preferencias que beneficiaba a las exportaciones uruguayas con un tratamiento arancelario desde 1976 y que quedó sin efecto el 1 de enero pasado.

Si bien el canciller Rodolfo Nin Novoa afirmó que la "incertidumbre" es lo que resume la actitud global con el nuevo gobierno de Estados Unidos, planteó también que se abren posibilidades.

El ministro dijo el martes a radio Sarandí, antes de partir a la Antártida, que de algunas de las confrontaciones de "carácter normal y político" planteadas por Trump con Europa y China, Uruguay puede beneficiarse. "Me parece que desde el punto de vista comercial podemos aprovechar algunas cosas (...) Todo esto me hace pensar en lo importante que son algunos tratados que se deben realizar", dijo el canciller.

En la misma línea de la cancillería está Nicolás Albertoni, investigador de la University of Southern, California. "El nuevo giro político en Estados Unidos puede llegar a ser una oportunidad para captar más inversiones y aumentar el comercio de Uruguay con ese país", dijo a El Observador.

Para Marcos Soto, analista senior de la consultora Pwc, el riesgo de que Uruguay se vea afectado en forma directa por la nueva orientación americana es "modesto". Soto dijo que los industriales de Brasil solicitaron empezar negociaciones para un TLC con Estados Unidos, "con el Mercosur o sin él". "Eso puede ser una oportunidad para Uruguay" o incluso "una moneda de cambio" para que la administración de Tabaré Vázquez se lance a negociar sus propios tratados.

Efecto

¿Pero cuánto de lo que haga Trump de aquí en más afectará a Uruguay?

Por medio de sus anuncios demostró que pretende relocalizar inversiones en EEUU y eso "no involucra a Uruguay", comentó a El Observador una fuente del gobierno.

En la cancillería esperan mantener una línea directa con la nueva administración como se hizo hasta ahora con los anteriores presidentes de EEUU, ya sean demócratas (como Barack Obama o Bill Clinton) o republicanos, como Ronald Reagan y los dos George Bush (padre e hijo). El expresidente de Uruguay, Jorge Batlle recurrió a Bush hijo en la crisis financiera del año 2002.

Los presidentes desde el retorno de la democracia en 1985: Julio María Sanguinetti, Luis Lacalle Herrera, Jorge Batlle, José Mujica y Tabaré Vázquez, viajaron a Washington y fueron recibidos en la Casa Blanca.

Trump será el presidente 45

Barack Obama le entregará mañana la conducción del país al republicano Donald Trump que también pasará a tener las claves de las armas nucleares. Será el presidente número 45. En lo personal, además de ser millonario y jactarse de haber empezado con un millón de dólares que le prestó su padre, estuvo casado tres veces, tiene cinco hijos –dos de ellos estuvieron en Punta del Este donde construyen un edificio– y tiene un patrimonio de US$ 4.500 millones, de acuerdo a la revista Forbes. Si pagó o no los impuestos correspondientes en un país que pena con cárcel ese delito, es un misterio que quedó en los debates de campaña.


Populares de la sección

Acerca del autor