Cómo sobrevivir al colon irritable

El apoyo nutricional y diagnóstico profesional son fundamentales a la hora de detectarlo

Colitis mucosa, síndrome del intestino irritable (SII) o colon espástico, es una enfermedad intestinal que provoca dolores abdominales y cambios en el tránsito intestinal, alternando períodos de estreñimiento con diarrea.

Es indispensable que sea diagnosticado por un médico especialista que enseñe al paciente a convivir con la condición, cuidarse en períodos de empuje, y relajarse en momentos de remisión.

Estrés:

Se considera una de las causas principales, por lo tanto, tiene un origen psicosomático. El cerebro y el intestino están muy conectados, en general en relación de causa-efecto y a modo de círculo vicioso, que por algún lado es necesario romper.

El apoyo nutricional indispensable:

• Moderar el consumo alimentos integrales (cereales, panes, galletas )

• Potenciar el consumo de fibra soluble: como el dulce de membrillo o la manzana, aunque también se recomienda tomar diariamente suplementos alimentarios de este tipo de fibras.

• Evitar los alimentos ricos en grasas, las frutas cítricas (sobre todo la naranja) y las espinacas, para menguar y neutralizar el efecto laxante producido por las sales biliares (bilis) en el colon.

• Disminuir el consumo de fructosa (un tipo de azúcar simple que se encuentra sobre todo en las frutas). Elegir las frutas más pobres en azúcar y más ricas en pectina como por ejemplo la manzana con piel. No es adecuado tomar jugos.

• Eliminar totalmente el consumo de sorbitol (un edulcorante presente en algunos chicles por ejemplo), los alimentos o especias picantes, el gas (en las bebidas), el café y el té en exceso. Moderar cantidad, frecuencia e intensidad de la bebida.

• Tomar dos litros de agua sin gas al día. Es muy importante garantizar la hidratación cuando hay diarrea. Se recomienda beber agua o infusiones suaves como tilo o manzanilla. Además, un aporte suficiente de líquidos también ayudará a combatir el estreñimiento.

PASOS a seguir si sospecha de un SII:

• Consultar a un gastroenterólogo que, tras confirmar el diagnóstico, realice el seguimiento.

• Tener consulta nutricional para evaluar en forma personalizada. Generalmente se hace una dieta de exclusión durante 2-6 semanas hasta la desaparición de los síntomas y se reintroducen poco a poco los alimentos. Siempre evitando dietas muy restrictivas

• Buscar apoyo psicológico.

• Elimina el alcohol y el tabaco, dormir bien y descansar.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Acerca del autor