Cómo sobrevivir al fin de año sin morir en el intento

Consejos para sobrellevar el estrés y otras emociones que se incrementan en estas fechas
Los regalos, las despedidas, la decoración, la fiesta familiar, la comida, la bebida, los supermercados llenos, los shoppings llenos, los amigos invisibles, dormir poco. Más despedidas. El arrepentimiento por haber comido y bebido tanto. Las fiestas pueden ser uno de los momentos más agitados y divertidos del año, pero también uno de los más estresantes. Como en un giro macabro del tradicional deseo de "salud, dinero y amor", las relaciones, los gastos y el consumo de alimentos y bebidas pueden convertirse en una gran preocupación en las últimas semanas del año, y el estrés (además de los malestares estomacales) está a la orden del día.

Para el psicólogo Alejandro de Barbieri, el estrés puede estar más determinado por el "deber" de comprar los regalos o por aspectos más consumistas de las fiestas. A niveles más afectivos y sentimentales se genera, en cambio, algo más cercano a la depresión. "Hay gente que se arrepiente de no haber podido hacer todo lo que quería en el año, porque no empezó a hacer ejercicio o no recuperó esa amistad que buscaba recomponer, y hacer todo en un mes es difícil", consideró.

Tanto De Barbieri como sus colegas reciben durante este período consultas por temas que no se plantean en otros momentos del año. "También se genera estrés de añorar el tiempo pasado; incluso se puede producir porque en este período –que debe ser de alegría– hay gente sola, o que por primera vez enfrenta unas fiestas sin un ser querido".

Las situaciones familiares también pueden conducir a la depresión, por peleas o simplemente porque se reavivan situaciones no resueltas. "A veces los más jóvenes no lo tienen en cuenta, pero hay personas mayores que sienten que puede ser una de sus últimas fiestas y quieren ver a toda la familia reunida porque estas celebraciones, más allá de lo religioso, tienen mucho de rito y simbolismo familiar".

Según la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), son las mujeres quienes más sufren el impacto del estrés durante esta época del año; el mayor riesgo que implica este incremento en la ansiedad y el nerviosismo puede conducir a comportamientos que impactan negativamente en la salud física, como comer o beber en exceso, o incrementar la dosis de cigarrillos diaria para aquellos que fuman.

"La seguidilla de fiestas y despedidas también puede ser complicada", dijo De Barbieri. "El mensaje que damos es que se puede disfrutar y festejar sin alcohol. Uruguay es un país con un consumo patológico y a veces te miran raro cuando lo decís, pero es importante decirlo". Además, considera que es un período para "hacer las paces con uno mismo, agradecer por lo vivido y celebrar los vínculos, sin preocuparse tanto por haber hecho o no todo lo previsto".

Acerca del autor