Controlan informalidad laboral en las transmisiones de fútbol

Locutores de radios denunciaron irregularidades y hubo inspecciones del MTSS
El Ministerio de Trabajo (MTSS) realiza inspecciones de informalidad y condiciones laborales en las transmisiones radiales de fútbol luego de reclamos efectuados por locutores comerciales deportivos. Los primeros controles se llevaron a cabo en el partido que jugaron Boston River y Peñarol en el Estadio Centenario el lunes 5 de junio.
En mayo, una delegación de la Agrupación de Locutores Deportivos del Uruguay concurrió a la comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados. En la sesión, los trabajadores plantearon su preocupación sobre la informalidad laboral en el sector y las condiciones de trabajo.

En la versión taquigráfica de la comisión, uno de los voceros, Dardo Gregores (que según dijo lleva 48 años cumpliendo laborales en transmisiones deportivas) explicó uno de los temas que más preocupa a los locutores es la inseguridad con que están "trabajando en cuanto a la informalidad".

Añadió que "en el sector radio, específicamente entre los locutores deportivos comerciales, hay mucho trabajo informal. Al hecho de que las condiciones de trabajo no son buenas y tienen carencias que desde muchísimo tiempo venimos planteando, hay que sumar la informalidad". Gregores indicó a los legisladores que hay locutores que no reciben los sueldos en condiciones y a veces no perciben salario vacacional ni licencias pagas. Además, planteó una falta de aportes al Banco de Previsión Social (BPS). Explicó que los locutores comerciales trabajan durante jornadas muy extensas de cinco o seis horas de transmisión radial.

"No se nos paga horas extras ni nocturnidad. Tampoco se pagan los feriados no laborables; los días y horarios son rotativos de acuerdo con la fijación de los partidos; es imposible tomarse la media hora libre y los salarios son muy bajos", dijo según consta en la versión taquigráfica.

"Quiere decir que hay una falta de respeto importante y de consideración dentro de una transmisión deportiva. Generalmente no nos nombran o lo hacen a regañadientes. Siempre intervenimos cuando hay un bache, o cuando hay que cubrir a alguien porque no quiere hablar o desea tomar un refresco", prosiguió.

Controles

Lo relatado en la comisión llegó hasta el inspector general del Trabajo, Gerardo Rey, y él fue quien decidió comenzar con las actuaciones. Rey informó a El Observador que la primera se realizó durante el partido que el lunes 5 de junio jugaron Boston River y Peñarol en el Estadio Centenario.

El jerarca explicó que el objetivo de la inspección fue controlar la formalización laboral y las condiciones de trabajo. "En formalización lo más importante es la presentación de las planillas de trabajo, actas en la seguridad social y recibos de sueldo", señaló.

Rey agregó que "en condiciones ambientales se puso énfasis en elementos de protección personal, baños, agua potable y las condiciones de las cabinas".
Las inspecciones se realizaron en todas las cabinas de transmisión de fútbol del Centenario.
Rey indicó que las actuaciones se encuentran en la etapa donde las empresas están en plazo de presentar la documentación requerida o corregir situaciones referidas a las condiciones de salud.

Cuando los locutores concurrieron a la comisión de Legislación del Trabajo, una de las críticas fue precisamente la falta de controles durante las transmisiones. Gustavo Méndez —otro de los voceros— expuso que en los 30 años que lleva trabajando en la actividad nunca presenció una inspección.

"Durante mi trabajo de locutor deportivo en un estadio nunca vi aparecer un inspector de trabajo aunque la ilegalidad realmente asusta", afirmó.


Populares de la sección

Acerca del autor