Convención Demócrata espera frenar avance de Donald Trump

Hillary Clinton y su partido deben unificarse para hacer frente a la amenaza republicana
Los demócratas comienzan este lunes su convención nacional en Filadelfia con dos objetivos fundamentales: elegir a la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, como su candidata a la presidencia de EEUU y mostrar que el partido está unido para impedir que el republicano Donald Trump gane las elecciones presidenciales.

Clinton es la única aspirante a la candidatura presidencial demócrata –de hecho, ya tiene los delegados suficientes para confirmarlo– pero a lo largo del proceso partidario interno se abrieron algunas heridas que deben ser cerradas para poder enfrentar la amenaza de Trump.

La "revolución" del senador Bernie Sanders logró que la exprimera dama deba demostrar en esta convención que es una candidata preparada y honesta, en especial luego del escándalo por el uso de su correo electrónico cuando era la jefa de diplomacia estadounidense.

Las primarias demócratas fueron más largas y complicadas de lo que Clinton quería, por lo que ahora también debe zanjar algunas divisiones que quedaron expuestas a lo largo del proceso.

Además, una filtración del portal WikiLeaks dejó en evidencia algunas estrategias del partido para debilitar la candidatura presidencial de Sanders. Según publicó el portal, tienen casi 20 mil correos electrónicos en donde altos funcionarios del partido hablaban de tácticas para vencer al senador.

El director de campaña de Clinton, Robby Mook, acusó a piratas informáticos rusos de haber filtrado los correos a WikiLeaks para dividir a los demócratas justo antes de la convención del partido lo que, según él, ayudaría a Trump a ganar la elecciones de noviembre.

Unos 4.700 delegados y dirigentes demócratas estarán presentes en la convención, pero Sanders también les enviará un mensaje a los 13 millones de votantes que lo apoyaron durante las primarias.

Según adelantó la campaña del senador, Sanders "dejará claro" que Clinton es "muy superior" a Trump "en todos los principales asuntos, desde la economía y la salud a la educación y el medioambiente".

Aunque Sanders ya había respaldado la candidatura de Clinton el 12 de julio, muchos de sus seguidores planean protestar durante la convención, ya que están insatisfechos con la elección de la exsecretaria de Estado. Además, aunque el senador dijo que la "revolución continúa" incluso con Clinton a la cabeza, los electores de Sanders tampoco están convencidos con el compañero de fórmula, el senador Tim Kaine.

Sin embargo, tanto Clinton como Kaine se esforzaron por garantizar que la convención demócrata presentará una visión del país muy diferente a la que se discutió en la de los republicanos, que finalizó el pasado jueves. Esta estrategia también busca seducir a los electores indecisos y a aquellos que se sienten atemorizados por el discurso de Trump.

La convención se abrirá este lunes con las intervenciones de la actual primera dama, Michelle Obama, y de Sanders. Además, el expresidente Bill Clinton hablará el martes y el miércoles será el turno del presidente Barack Obama y del actual vicepresidente, Joseph Biden. Como broche final, y luego de que el partido haya desplegado toda su artillería pesada, la candidata aceptará formalmente la nominación el jueves.

Durante esta convención, los demócratas delinearán las acciones que guiarán al partido a lo largo de los próximos cuatro años. Conseguir un salario mínimo de US$ 15 la hora, abolir la pena de muerte y limitar aún más a Wall Street son algunas de las promesas.

Líder del Comité Demócrata renuncia tras escándalo

La presidenta del Comité Nacional Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, expresó que dejará su cargo una vez que se proclame formalmente a Hillary Clinton como la candidata a la presidencia por ese partido.

Esta decisión llegó luego de que el senador Bernie Sanders exigiera su renuncia por la filtración de WikiLeaks, que desveló estrategias del Partido Demócrata para debilitarlo a él en favor de Clinton.

De todos modos, Wasserman Schultz dijo que mantiene su compromiso para que la exprimera dama gane las elecciones. "Para el futuro, la mejor manera para lograr esos objetivos consiste en dejar la presidencia del partido al final de esta convención", subrayó.

Tim Kaine: el elegido de Hillary Clinton

El electorado joven no lo quiere. Y de hecho, ya se había inclinado por Bernie Sanders en las primarias para escapar de Hillary Clinton. Sin embargo, Tim Kaine es el arma de la exsecretaria de Estado para unificar las filas demócratas.

Tiene 58 años y es un eficiente y discreto senador que busca cubrir algunas de las necesidades del partido: es un católico de origen jesuita, habla con mucha fluidez el español y tiene una extensa trayectoria política, ya que fue alcalde y gobernador.

Los demócratas presumen de que Kaine nunca perdió unas elecciones, pero los más jóvenes del partido buscaban un representante del ala más izquierdista.

Durante su período como gobernador, Kaine tuvo que hacer frente a la vigencia de la pena de muerte en Virginia, el segundo estado con más ejecuciones del país. Además, promovió un control de armas más estricto luego de enfrentar un tiroteo que dejó un saldo de 32 muertos.

Su visión liberal de la economía lo ha hecho partidario de los tratados de libre comercio, algo que se opone de manera rotunda con el proteccionismo de Trump. Además, se mostró tibio con los poderes de Wall Street, un aspecto que captó la atención de la mayoría de los votantes en estas elecciones.

"Queremos constuir puentes, no muros", dijo Clinton el sábado durante la presentación de su compañero de fórmula, en un intento de unificar las filas demócratas de cara a noviembre.

En estas elecciones, tanto Hillary Clinton como Donald Trump tienen altísimos niveles de rechazo –en los dos casos supera el 50%–, por lo que un compañero de fórmula con una sólida trayectoria política y con capacidad de construir consensos es un recurso clave para que los demócratas ganen la elección.

Fuente: Agencias

Populares de la sección