Corriedale de La Estela fue protagonista en la Expo Bagé

Animales con sangres de la cabaña de Soriano fueron Gran Campeona, Reservada y Reservado Gran Campeón

Cabaña La Estela de Brasil fue protagonista en la muestra de la raza Corriedale realizada esta semana en Bagé, Río Grande del Sur. La cabaña de origen uruguayo logró los premios de Gran Campeona, Reservada y Reservado Gran Campeón de esa exposición.

La Estela en Brasil se integra por una sociedad entre el establecimiento del mismo nombre ubicado en pueblo Risso, Soriano, perteneciente a la familia Rodríguez Bidegain, y el empresario brasileño de la zona de Cuaraí –en la frontera con Uruguay–, Enrique Lamego.

Hace 10 años que La Estela comenzó esta experiencia en Brasil. En 2007 envió 180 ovejas Corriedale del plantel de la cabaña en Risso, y actualmente hay entre 230 y 240 vientres. "Fue una experiencia muy buena para todo el equipo. Encontramos una familia que era más de los negocios, pero que se acercó a la producción, entendiendo muy bien la orientación de La Estela y aplicándola en Brasil", dijo este viernes a Agronegocios Sarandí, de radio Sarandí, uno de los directores de la cabaña, Mariano Rodríguez.

La Estela realiza su remate anual en Brasil en el mes de diciembre, con una oferta de 80 borregos y unos 50 vientres. La comercialización se venía haciendo en Cuaraí, la ciudad más cercana a la cabaña, y el último remate se hizo en Alegrete, obteniéndose un muy buen resultado.

En esa oportunidad los borregos cotizaron a un precio promedio de US$ 620 y las ovejas a US$ 400. Cabe destacar que se ofertaba el 50% de la Gran Carmpeona de la Expointer (Esteio), vendida en US$ 3.000, y la Cuarta Mejor Hembra de esa importante muestra.

Jorge Rodríguez Britos, el principal de La Estela en Uruguay, siempre tuvo la idea de tener cabaña en Brasil, pero esto se concretó casi de casualidad, recordó Mariano. "Estábamos arreglando un carnero para participar de la exposición de Artigas, cuando llegó Lamego, nos pusimos a charlar y nos propuso esta sociedad. Eso fue a mediados de 2006 y un año después ya estábamos instalados en Brasil", relató.

Agregó que las pistas de Río Grande del Sur "son muy competitivas y para nosotros es un gran orgullo estar definiendo los principales premios. Siempre hablamos con mi padre que lo más difícil no es ganar una vez sino mantenerse ganando premios, y eso por suerte se ha dado", comentó.

Rodríguez señaló que esa zona de Cuaraí es de suelos muy pobres, muy ovejera, con algunas zonas arroceras. Allí la raza Corriedale se adaptó muy bien. Tratamos de hacer producir a la oveja en esos campos y lo pudimos hacer sin ningún tipo de mejoramiento. En esa zona es mayoría la raza Corriedale, está muy bien adaptada hace mucho tiempo. Río Grande del Sur se ha nutrido de carneros Corriedale, básicamente uruguayos. Siempre fue un mercado al que apuntó la raza.

Pero el criador reconoció que es trabajoso concretar exportaciones. Recordó que en 2007, cuando fueron enviadas las 180 ovejas a Cuaraí, los camiones pasaron dos días cargados en la frontera, "esperando una habilitación que nunca se supo de dónde tenía que llegar. Es complicado, siempre fue. Cuando se venden carneros en el Prado, por ejemplo, y luego se exportan a Brasil siempre hay dificultades importantes. Al ir con todo en regla no se entiende muy bien cómo se tranca la operativa".