Corrupción en Argentina que roza a Uruguay entra al debate

El senador Pedro Bordaberry vinculó a Uruguay con casos de corrupción de Argentina y Brasil y pidió "no mirar para otro lado"
Los coordinadores del Senado decidieron incluir en la sesión de hoy la discusión de los informes de la comisión preinvestigadora que con la mayoría del Frente Amplio rechazó investigar sobre corrupción y la normativa vigente en Uruguay.

El senador Pedro Bordaberry (Partido Colorado) vinculó a Uruguay con casos de corrupción de Argentina y Brasil, por lo que pidió "no mirar para otro lado" y analizar el asunto en una comisión parlamentaria. Su planteó no será aceptado.

Poco después de recibida la propuesta de Bordaberry para crear ese grupo de trabajo con fines legislativos, la bancada del FA decidió rechazarlo por improcedente.

En la discusión interna, según supo El Observador, se consideró que se trataba de "una jugada política para los medios".

En declaraciones públicas, voceros del oficialismo explicaron que "no hay razones ni denuncia específica" para iniciar una investigación de esa magnitud.

El senador Ruben Martínez Huelmo dijo ayer a El Observador que "no están para trancar" pero las propuestas deben "ceñirse a lo que establece la ley para investigar".

"Bordaberry en su planteo no artículó ninguna denuncia ni habló de nada específico", dijo Martínez Huelmo (Espacio 609).

La comisión preinvestigadora, integrada por los senadores Daisy Tourné (Socialista) y Martínez Huelmo por el oficialismo, y José Amorín, del Partido Colorado, decidió con los votos del Frente, que no hay mérito para aceptar el planteo de Bordaberry.

Tourné opinó que la investigadora no se formará porque "no amerita ni la entidad de la denuncia, ni la presunción de que pudiera estar desarrollándose en nuestro país (actos de corrupción), por más que existan problemas en la región"

Además, el FA entiende que ya hay otras comisiones especiales en marcha similares: una sobre trata de personas, otra de financiamiento de los partidos políticos y una respecto a los llamados Panamá Papers –que refiere a las sociedades offshore.

El rechazo a la investigadora con la presentación de dos informes –uno de la mayoría y otro de la minoría– se discutirá hoy en el Senado.

Los partidos de la oposición aprovecharán la sesión para criticar al FA dejando entrever que no investigar implica ocultar, extremo que la izquierda rechaza de plano. La oposición también recordará lo ocurrido en Pluna y ANCAP, casos que terminaron en la Justicia.

El Partido Colorado entiende que la corrupción de la región repercute en Uruguay y ese aspecto fue parte de la argumentación del líder de Vamos Uruguay para pedir la investigadora.

El planteo recibió el apoyo del Partido Nacional mientras que el senador Pablo Mieres (Partido Independiente) opinó que "no tiene lógica" formar una investigadora "sobre hechos genéricos", porque esas comisiones "deben tener un objeto específico".

Bordaberry redactó además algunos proyectos para enfrentar la corrupción. Uno es para establecer como delito el enriquecimiento ilícito como lo exigen Naciones Unidas.

Otro crea la figura del arrepentido, que permitirá bajar penas a delincuentes que colaboren con la justicia; otro la del informante o el agente encubierto y otro proyecto impulsa la no prescripción de los delitos de corrupción. Todos están en discusión a nivel de comisión.

Gastos con firma


Pedro Bordaberry denunció en mayo una serie de gastos en despachos de senadores por precios superiores a los del mercado. Comprobó que se gastaron $ 54.450 para pulir y encerar los pisos del despacho del vicepresidente Raúl Sendic y más de $ 200 mil para empapelar la oficina de la senadora Mónica Xavier.

También se empapeló la oficina de la secretaría de Bordaberry y el despacho de Verónica Alonso.

Tras esa denuncia, Sendic ordenó que todo gasto para reformar un despacho o comprar mobiliario superior a $ 30 mil deberá llevar la firma del senador involucrado. Los gastos inferiores a esa cifra se ordenarán en forma directa.

Casos de Brasil y Argentina vinculados a Uruguay

Coimas
En Brasil, el empresario Benedito Rodrígues, en calidad de arrepentido, informó que las empresas OAS y Odebrecht pagaron coimas al gobierno para que se gestione ante Uruguay la adjudicación de las obras de la Regasificadora. OAS ganó la licitación en Uruguay para Gas de France y luego por problemas económicos debió abandonar el proyecto.

La valija
En 2007, el empresario venezolano-estadounidense Guido Antonini Wilson llegó a Argentina con una valija con US$ 800 mil y luego huyó a Uruguay. El entonces ministro argentino, Alberto Fernández aseguró que ese dinero abandonado en el aeropuerto de Ezeiza tenía como destino a Uruguay. Se sospecho que el dinero era para la campaña kirchnerista.

Lavado
La Justicia argentina investiga lo que se conoce como "la ruta del dinero K", por la cual se sacó millones de dólares del país para ser lavado. En ese marco se comprobó la compara de un campo en Maldonado conocido como El Entrevero. Bordaberry dijo que argentinos "procesados y condenados por corrupción se paseaban a sus anchas por Uruguay".

Negocios
Ex ministros de economía de Argentina, exinterventores de la petrolera YPF y ex secretarios de planificación que tenían "estrecha vinculación con Uruguay",dijo Bordaberry, fueron procesados. Los vínculos entre jerarcas de Argentina y de Uruguay fueron por la compra de energía. Esos negocios se dan cuando uno de los países necesita energía del otro.

Dragado
Una empresa intentó ofertarle dinero para mantener los contratos de dragado del Río de la Plata al exembajador de Uruguay en Argentina, Francisco Bustillo. El diplomático -actual embajador en España- informó sobre ese hecho a la Cancillería en aquel momento. El presunto intento de soborno era por una cifra de US$ 1 millón.




Populares de la sección

Acerca del autor