Cory Henry lleva el góspel en sus dedos

El premiado tecladista estadounidense presentará por primera vez su carrera solista en Montevideo el 28 de abril
Desde muy joven Cory Henry ha cultivado una intachable carrera en el teclado. Más específicamente el Hammond B3, un órgano cuyo sonido forma parte del ADN del gospel y que fuera, en los escenarios seculares, se hizo su lugar acompañando el jazz y el R&B.

Comenzó tocando en la iglesia, pero hace más de una década fue reclutado por artistas de la talla de Kenny Garrett, figura del jazz, el rapero Puff Daddy, la banda The Roots e incluso Bruce Springsteen. Formó también parte del colectivo Snarky Puppy, que llegó el año pasado a Montevideo y con el cual ganó dos Grammy.

Pero ahora Henry se encuentra en un camino personal y acompañado del instrumento de su infancia. El 28 de abril actuará en La Trastienda presentando su segundo disco, The Revival, grabado en vivo con clásicos de varios géneros.

Previo a su presentación, Henry habló con El Observador sobre su relación con el Hammond y el camino que lo trajo de nuevo al gospel.

¿Cómo se enamoró del Hammond B3?
Fue a una temprana edad. Era el foco musical en la iglesia. Era el único instrumento que estaba permitido tocar en la mayor parte del servicio. El órgano es para mí el instrumento más espiritual de todos. Y desde el primer momento que recuerdo de sentarme en el banco, y que mis pies no llegaban a los pedales, me enamoré de todos los diferentes sonidos que este instrumento puede hacer.

Cory Henry & The Funk Apostles


Comenzó a tocar desde muy niño. ¿Cómo encontró su propia voz musical?
Fue durante varios años y mediante ensayo y error. Y luego de eso, empezar a sentirme cómodo tanto con mis éxitos como con mis equivocaciones. Es divertido ver cómo termina siendo beneficioso para mí y a la larga me hace feliz. Igual es un camino difícil.

Su disco The Revival es una celebración al góspel. ¿Qué importancia tiene el género para usted?
Podría decirse que el góspel es uno de los géneros más importantes de la música. Es una música que se pone al servicio de la libertad del sonido, y su dirección hacia la espiritualidad y hacia Dios la separa y le suma valor a una gran audiencia. Baso muchas de mis interpretaciones en los principios que aprendí en la iglesia desde niño. El proyecto The Revival es una conmemoración de lo que aprendí de niño, así como también de lo que ahora amo tocar como un hombre. Esto se representa a través de diferentes músicas, como el blues, el R&B y el jazz y a través del Hammond.

¿Qué ha aprendido en todas las giras y shows que hizo con muchos de los mejores músicos del mundo, incluyendo la banda Snarky Puppy?
Me hace muy feliz haber transitado un camino que me llegó a tocar con muchos músicos espectaculares durante mi carrera. Cada una de las experiencias que tuve me ha enseñado algo diferente. Conocer a mi mentor Kenny Garrett y girar con él durante tres años me mostró a una muy temprana edad en mi carrera lo que significa ser creativo y al mismo tiempo trabajar muy duro. Unirme a Snarky Puppy luego me demostró que todo eso era cierto. Juntos descubrimos la música de una manera muy especial. Y me sorprende mucho más cómo será el camino a futuro.


Populares de la sección

Acerca del autor