Costo energético y baja de la rentabilidad frenan el riego

Se creó Regadores Unidos del Uruguay para expandir la tecnología en el país
Con la baja de la rentabilidad del negocio agrícola y las condiciones que pone la ley de inversiones para pagar en cinco años la inversión realizada, y los costos de la energía, "hay un freno al riego en el país", aseguró a El Observador Agropecuario Hernán Massoller, integrante de Regadores Unidos del Uruguay (RUU).

Con ese telón de fondo y un proyecto de ley en el Senado que modifica la ley de riego, RUU se presentó en sociedad el viernes 21 como una nueva organización de productores que busca expandir el uso de la tecnología en el país.

Lo hizo durante la Jornada de Riego organizada en Casa de los Rurales, en Mercedes, el corazón agrícola del país, ante un centenar de personas, en su mayoría jóvenes.

Luego de una presentación de RUU, que obtuvo en forma reciente la personería jurídica y funcionará en la sede de la Asociación Rural de Soriano (ver En línea), el asesor privado Santiago Arana reafirmó el favorable impacto económico que tiene el riego en las empresas agropecuarias.

Arana confirmó las dificultades que enfrentan los regadores para generar rentabilidad en el negocio agrícola y así aprovechar los beneficios impositivos que la ley de inversiones otorga a través del IRAE para pagar en cinco años la inversión.

La otra gran limitante que enfrentan los agricultores es el costo de la energía, pues explicaron que en el pliego tarifario de UTE no están contemplados. Existe una tarifa zafral estival, que usan los arroceros, pero que no sirve para el sistema de riego suplementario que se utiliza en la agricultura de secano.

Varios técnicos del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) participaron en la jornada organizada por RUU, entre ellos Claudio García, que es el responsable del área de riego y contó los avances en la investigación acerca del uso de la tecnología. García sentenció: "Con el riego se pueden dar incrementos importantes en la producción de materia seca". Además, repasó las funciones de productividad del agua, como la mejora de los rendimientos de los cultivos, el uso de fertilizantes, la estabilidad en la producción y la producción de 1.000 kilos de carne por hectárea.

En una mesa redonda de cierre, en la que participó la directora de Recursos Naturales, Mariana Hill (ver aparte), quedó claro que "Uruguay debe adoptar la estrategia del riego, donde tiene mucho por aprender".

Pese a las dificultades que enfrentan, Arana pronosticó que "cuando mejoren los precios y se estabilicen, habrá un crecimiento inexorable del riego" en el país.

"El riego da estabilidad a los cultivos"

Por otra parte, el presidente de RUU, Carlos Lavista Chilibroste, dialogó con El Observador Agropecuario. Lo que sigue es un resumen de la charla.

¿Cómo surgió la idea de crear Regadores Unidos del Uruguay?

Muchos productores regábamos, pero sentíamos que sólo echábamos agua sin muchos fundamentos. Buscamos formar una asociación que permitiera plantearnos las dudas respecto a la infraestructura del riego y saber qué cultivos regar. Luego, en la Expoactiva de 2014, el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, nos alentó a obtener la personería jurídica, lo que ocurrió de forma reciente. Ahora empezamos a desarrollar actividades para que el productor tenga un lugar donde informarse y vincularse.

¿Qué espectro productivo abarca ahora RUU?

Somos unos 20 productores que regamos entre 8.000 y 9.000 hectáreas. La mayoría de los integrantes de RUU son regadores de Soriano y de Río Negro, aunque también hay productores del este y últimamente también del norte. Esperamos cubrir todo el país. Se riegan cultivos de verano y de invierno porque todos necesitan agua. En cultivos de secano tenemos mucho para hacer, como construir represas multiprediales. La meta del país es almacenar el agua para después regar cuando haga falta. Además, de la mano del agua del riego hay mayores rendimientos, mayor fertilización del suelo.

No está extendido el riego en el país, pero hay agua.

Si miramos el mapa, sí. Pero hay muchos acuíferos que no se pueden tocar. Lo que es impresionante es la cantidad de agua de lluvia que se pierde porque no se puede guardar. Si construyéramos buenos reservorios para guardarla tendríamos agua para muchos cultivos. El riego se irá imponiendo porque necesitamos estabilidad en los cultivos. Hay cultivos con los que se puede obtener el doble de rendimiento con el riego.

¿Qué es lo más difícil para llegar al riego?

Nada es fácil. Es caro instalar la tecnología y también es cara la energía, que es un tema en el que RUU quiere trabajar. En el mundo, el costo de la energía está bajando porque antes no se usaban el sol y el viento para producirla. Todo es difícil, pero se obtienen muchos beneficios con el riego para el productor y para el país.

¿Cuál es la meta?

Sumar productores, capacitarlos y que RUU sea un lugar al que puedan acudir para asesorarse en la aplicación del riego.

Proyecto oficial

Por último, la directora de Recursos Naturales, Mariana Hill, enumeró las principales novedades del proyecto que modifica la ley de riego, a estudio del Senado.

"El espíritu general" es que hay un mejor escenario para facilitar las inversiones en obras de riego "a partir de los privados", se crea la figura de la asociación agraria de riego para facilitar la entrada de inversores –no regantes– y abre la posibilidad de formar sociedades con socios de diferentes actividades.

La sociedad puede cobrar por el servicio de riego por contrato a un tercero. En una obra el padrón quedará afectado por 30 años. Y si alguien no paga, se corta el suministro.

Acerca del autor