Costo de energía industrial cayó pero continúa a tope en la región

Suba de precios en países vecinos achicó brecha en 2016
El cambio en la matriz energética sirvió para que Uruguay achicara en los últimos años la brecha de costos de su energía eléctrica de media tensión -que suelen utilizar las industrias- respecto a la región, incluso durante algunos meses puntuales dejó de ser el país con la electricidad más cara. De acuerdo el indicador de diciembre que divulgó la consultora SEG Ingeniería, ese mes Uruguay encabezó el ranking de costos con un precio de US$ 124 por megavatio/hora (mWh). En segundo lugar se ubicó Brasil con US$ 121 por mWh, luego viene Chile (US$ 121) y cierra al cuarteto Argentina con un costo de US$ 71 por mWh.

Las tarifas de la energía eléctrica en Uruguay para la industria vienen cayendo desde 2013 cuando el precio del mWh rondaba los US$ 159. De hecho, tomando los últimos dos años, el precio de la electricidad para medianos consumidores cayó 6,8%. En la vereda de enfrente, los precios aumentaron 12% en Brasil y 6,5% en Chile. Mientras que en Argentina, el costo de la energía aumentó 129% pero aún así está unos US$ 30 por debajo del promedio que US$ 102,2 por mWh que daba el cierre de diciembre para la región.

El gobierno de la vecina orilla ha iniciado un proceso gradual de ajuste en las tarifas, eliminando subsidios tanto a nivel industrial como residencial. Por otra parte, a nivel residencial, la baja de 6,3% que registró el precio de la energía eléctrica en Uruguay en los últimos dos años solo sirvió para reducir la brecha con el resto de los países. Al cierre de 2016, los consumidores residenciales uruguayos pagaron un precio de US$ 267 por mWh, bastante por arriba de los US$ 195 de Brasil y los US$ 194 de Chile, mientras que Argentina nuevamente se ubica con el menor costo (US$ 69 por mWh) aún con una suba de 60% de las tarifas en dólares en los últimos dos años.

Desde 2014, UTE ha registrado una fuerte caída en los costos de generación producto de la consolidación y expansión de los parques eólicos. Sin embargo, ese beneficio fue trasladado parcialmente a tarifas ya que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ha solicitado en el último año un mayor aporte de utilidades a esta empresa para que sea un puntual clave en la reducción del déficit fiscal a la meta de 2,5% del PIB para fines de 2019. En 2016, UTE volcó a las arcas del Estado unos US$ 240 millones. Las principales gremiales productivas cuestionaron públicamente esa definición política del gobierno.

Cierre de 2016

El indicador del costo energético del sector industrial (IPEI) de Uruguay cerró el 2016 con una suba de 6,1% en 2016, en línea con la suba que experimentó el año anterior (6,05%). Sin embargo, el índice del costo de energético del sector residencial mostró una variación interanual de 9,4% el año pasado, lo que determina un incremento de 1,3 puntos sobre la evolución de la inflación en 2016 (8,1%).

De acuerdo al trabajo que divulgó la consultora energética SEG, el mayor costo de la energía para los particulares se explica a las distintas variaciones que experimentaron los enérgicos, pero en el caso de la electricidad se verificó un menor impacto del plan "UTE Premia" que en diciembre de 2016 contrajo la tarifas 19,5%. En igual mes de 2015, el impacto de esa campaña en la factura de la electricidad fue de 21,9%. Por otro lado, la canasta media de energía residencial -compuesta por una serie de fuentes energéticas que suele consumidor un hogar uruguayo- cerró el año 2016 con un costo de $ 1.931,8, un incremento de 8,9% respecto a los $ 1.773,8 que pautó el último mes de 2015.

Populares de la sección