Cuando la política es una murga

El ministro Bonomi y la inseguridad, el título de Sendic y Novick son de lo más mencionado en los textos
Hay otro personaje que también te hace temblar, escucharlo y calentarse ya es costumbre porque hace siete años que está atornillado al sillón ministerial. Como aquel golero de Cacho Bochinche nadie lo puede voltear. Con su pelo blanco, su bigote blanco, siempre habla entre dientes, nada se le entiende, pero el tipo sigue ahí. Es Bonomi, un caso único mundial. Es Bonomi, nadie consigue hacerlo echar", canta la murga "Patos Cabreros" este año.

Esa es una de las críticas que esta y otras murgas hacen al gobierno y una de las tantas alusiones políticas que los libretos tienen en este carnaval.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, es uno de los elegidos, pero no faltan el titular de Economía, Danilo Astori; el vicepresidente, Raúl Sendic o Edgardo Novick.

Mirando hacia atrás, en febrero de 2005, durante el concurso en el Teatro de Verano y en los tablados, previo a la asunción de Tabaré Vázquez como presidente, muchas murgas dedicaron estrofas a festejar la llegada del Frente Amplio por primera vez al gobierno.

Y en años siguientes, los conjuntos escatimaron críticas a la gestión gubernamental. Es que a algunos letristas de carnaval les costaba marcarle errores a una fuerza política con la que se sentían identificados. Pero con el paso de los años, la situación fue variando.

"La esencia de la murga es la critica social, ser un poco el portavoz de lo que dice la gente en la calle y lo que piensa", dijo a El Observador el letrista de "Patos Cabreros", Eduardo Rigaud.

"Yo tengo una postura política, pero la murga sobrepasa eso. Más allá de que a mí me moleste decir cosas que vayan contra el gobierno lo que tiene que hacer la murga es criticar", añadió.

Además de las críticas a Bonomi, en "Patos Cabreros" hay cuartetas dedicadas al vicepresidente Raúl Sendic y al sector del ministro de Economía, Danilo Astori.

La murga también comenta sobre la creación del Partido de la Gente de Novick y los aumentos de tarifas públicas que rigen desde principios de año.
Otra murga que en este carnaval tiene fuertes críticas políticas es "Curtidores de Hongos". Su dueño, Daniel Carluccio, explicó a El Observador que el espectáculo de la murga gira en torno a un vendedor de caretas.

"Está el careta de Astori que encaja un impuestazo y tiene gente trabajando en negro; el careta de Sendic que dijo y declaró que tenía un título, pero el título nunca apareció. En el espectáculo se mezcla al careta de carnaval con el careta político", dijo.

"Decimos en la parte de los caretas que si la murga no critica al gobierno es oficialista y si lo critica es una murga facha. La murga tiene que reclamar por justicia en la sociedad. Para ser murguista podés ser de cualquier partido", agregó Carluccio.

Marcel Keoroglian vuelve a salir en carnaval, esta vez con "Don Timoteo" y es además uno de los responsables de los textos de la murga .

Keoroglian señaló que el conjunto "da palo para todos lados, sin ponerse en ningún lado".Recordó que hace algunos años "no se criticaba nada al Frente Amplio; después empezó a cometer errores que cometen los gobiernos y ahí dan más letra para criticar. Creo que de a poco se fue abriendo la canilla de la crítica".

Igualmente indicó que "hay murgas, y no es mi caso, que le dan más suave a la izquierda y otras que se las siguen ingeniando para pegarle a la oposición".

Martín Angiolini es el director escénico de "Momolandia", reconocida en carnaval como la heredera de "La Soberana", murga que en la década del '70 fue censurada por la dictadura militar.

En este carnaval, "Momolandia" se referirá, entre otros temas, a la educación y la seguridad pública. "También hay un cuplé sobre Novick, uno de los personajes del año", dijo Angiolini a El Observador. "Momolandia siempre ha tenido crítica política", manifestó el director escénico. Comparando con años anteriores, señaló que actualmente las murgas critican más. "Pasado un poco el tiempo se ven los frutos y los fracasos del gobierno y muchos podemos sentirnos defraudados", expresó.

Álvaro González es el dueño y también el director escénico de "La Clave", murga proveniente de Maldonado.
En sus textos vuelve a aparecer el ministro Bonomi y el tema de la inseguridad. "En el popurrí nos detenemos en hacer un poco de crítica" al gobierno, mencionó González a El Observador.

"La murga siempre estuvo muy identificada con la izquierda, pero actualmente hay como un tirón de orejas al gobierno del Frente Amplio. El crédito se va gastando", afirmó.

"La gran muñeca" es la última ganadora del concurso de carnaval que se realiza en el Teatro de Verano. Su director escénico, Andrés Toro, manifestó que en la parte política "La gran muñeca" no se diferenciará mucho del resto de las murgas, colocando énfasis en funcionarios que toman "acciones que no contemplan a la gente".

Toro añadió que "siempre es correcto criticar la gestión, cuestionar. Y también hacerlo con la sociedad, no solamente con los gobernantes".

El texto de la murga también mira hacia la región donde para el director de la murga "hay un intento de derechazo". La actividad en los tablados comenzó durante el fin de semana y esta noche empieza el concurso oficial en el Teatro de Verano (salvo que llueva, algo bastante usual mientras dura el carnaval).

Pero ya sea en los escenarios barriales o en el Ramón Collazo se escucharán estrofas como esta de Patos Cabreros: "Los aportes que hago en la caja y el recibo que debo firmar me aseguran en un par de años un retiro de tranquilidad. Eficaz el descuento contable, eficiente el ahorro social. Y al final todo es ineficiencia si te aporta Asamblea Uruguay", que cantan recordando el episodio de una ex empleada de ese sector por la cual el grupo político del ministro Astori no pagaba los aportes al Banco de Previsión Social (BPS).

Populares de la sección