Cultivos urbanos para principiantes

El sueño de la huerta propia está al alcance de la mano. Alternativas pagas y el "hágalo usted mismo" son posibles con algunos pasos

Cultivos urbanos para principiantes

El patio trasero del Centro Cultural Florencio Sánchez, en el Cerro, era un basural. En diciembre de 2015 asumió como directora Ana Laura López y una de sus propuestas fue limpiar ese espacio y encontrarle una utilidad más allá de la descarga de escenografías de obras ya fuera de cartel. Tres meses después, allí hay una huerta.

No es un caso aislado. En los últimos años ha crecido el interés de los uruguayos por cultivar alimentos en sus casas. Algunos lo ven como una instancia educativa para compartir tiempo con sus hijos, otros para aprovechar mejor sus jardines o por una mayor conciencia de saber de dónde viene parte de lo que comemos. Lo cierto es que las pequeñas huertas urbanas en balcones, azoteas o patios son cada vez más comunes y hay una cantidad de pequeñas empresas que ofrecen el servicio de diseño, asesoramiento y mantenimiento de huertas.

Huerta en casa surgió dos años atrás de la mano de Pedro Young, Martín Fossemale y Horacio García, dos estudiantes de agronomía y un analista en marketing que tenían huertas en sus casas y que un día se lanzaron a compartir su conocimiento con los demás. "A algunas personas tenemos que darles un empujoncito para que se animen. Pero no hay cucos, es prueba y error, y prueba y acierto", afirma Young.

Conviene empezar de a poco, con algo pequeño y sencillo de mantener. Después, las ganas y el entusiasmo se contagian. "No conozco a nadie que haya empezado a plantar y cultivar que no quede completamente fascinado por eso", dice López. "Hay algo mágico de estar en contacto con la tierra".

Con un metro alcanza

Si se tiene un metro cuadrado disponible en un balcón, ya se posee suficiente para tener una huerta. La falta de espacio es una de las excusas más comunes "pero no una limitante", dice Young. El tipo de huerta se adapta al espacio: se pueden diseñar canteros elevados, macetas de diferentes tamaños e incluso jardines verticales.

"Yo tuve una huerta en un balcón de un metro por medio metro. No podés tener de todo, pero cosas chicas sí. Yo plantaba lechugas en macetas", comenta López. En estos casos el foco no está en producir mucho, sino en aprender, en probar y agarrarle el gusto. "Después seguro se encuentra un lugar para expandir, así sea junto a otra gente".

Las plantas aromáticas, como albahaca o romero, suelen ser más rústicas y fáciles de mantener. Además, ocupan espacio reducido y crecen en macetas sin problema. Young las recomienda para los principiantes en espacios reducidos.

La luz, en cambio, sí es una de las principales limitantes. Hay que tener en cuenta que, para empezar con una huerta, conviene que el lugar tenga como mínimo seis horas diarias de sol. De todas formas hay especies que tienen requerimientos menores y se pueden adaptar a sitios menos luminosos.

Poquito y frecuente

López cree que el tiempo es más importante que el espacio a la hora de tener una huerta. "No es que te lleve mucho tiempo, pero hay que tener un compromiso regular de estar encima de las cosas", afirma. Por eso es una buena práctica mantener la huerta en familia o con un grupo de gente, para que siempre haya alguien disponible para los mínimos cuidados que requiere.

El cuidado de la huerta tiene que ser "poquito y frecuente", según Young. Dedicarle diez minutos por día para regar, podar las hojas que están en mal estado y mover la tierra.

El clima tiene mucho que ver a la hora de regar. En verano debe hacerse todos los días y en horarios donde el sol no está muy fuerte: ya sea temprano a la mañana o en la tardecita.

En invierno, en cambio, conviene regar más cerca del mediodía y con menor frecuencia: día por medio, por ejemplo. Los días que llueve, no es necesario regar.

Cultivos de estación

Se puede arrancar con la huerta en cualquier época del año, pero hay momentos ideales para sembrar cada especie. El tomate, el zapallito y la albahaca, por ejemplo, conviene plantarlos en primavera ya que son cultivos de verano. Durante el otoño, en cambio, es recomendable sembrar especies como el puerro, cebolla o espinaca.

Aunque lo mejor siempre es respetar las estaciones de cada especie, hay plantas que se pueden adaptar para ser cultivadas durante todo el año. Por ejemplo, se puede poner una malla de sombra durante el verano para evitar el sol directo o se puede cubrir en invierno para cuidar de las heladas o del frío intenso.

La cosecha

Hay quienes ven la huerta "muy linda" y no se animan a cosechar, pero Young insiste en que es algo necesario e importante. "Cuando vos las cortás, las plantas crecen con más fuerza. Es como que se sienten agradecidas, porque es su razón de ser".

Las especies de hoja, como la lechuga o la rúcula, conviene cosecharlas día por medio. También se puede hacer de forma escalonada: de a grupos de plantas y cada dos o tres días. De ese modo, cuando se vuelve a la primera tanda ya rebrotó y se puede empezar de nuevo.

Algunos vegetales deben ser cosechados en el momento oportuno. Ciertas especies, como el tomate, se cosechan maduras. Los zapallitos o el zucchini, en cambio, deben cortarse un poco inmaduros para que no endurezcan demasiado. En el caso de las plantas aromáticas, se pueden ir cosechando hojas o brotes a medida que se utilicen para cocinar o condimentar.


"Hay que lanzarse"

López recuerda que cuando ella empezó, en su balcón, cuando vivía en Inglaterra, no podía distinguir una lechuga de una acelga. "El conocimiento se acumula de a poquito", dice. "Hay que lanzarse", aunque al principio conviene consultar con alguien que tenga un poco de experiencia.

"Si vas a esperar a ser un experto para tener una huerta, nunca va a acontecer, porque es infinito el conocimiento", concluye. "Es expansivo, un proceso de vida".


Calendario de siembra

Todo el año

Hortalizas. Acelga, berro de tierra, cebolla de verdeo, kale, lechuga, mizuna, puerro, rúcula.
Aromáticas. Albahaca perenne, ciboulette, orégano, menta, perejil, romero, salvia, tomillo común, tomillo limón.
Medicinales. Caléndula, guaco, malva, taco de reina.


Cultivos de otoño-invierno

Hortalizas. Apio, brócoli, cebolla colorada, coliflor, espinaca, frutilla, rabanito, remolacha, repollo, zanahoria.
Aromáticas. Cilantro, orégano, lemongrass.

Cultivos de primavera-verano

Hortalizas. Berenjena, chaucha, maíz, morrón, mostaza, pepino, pimiento, radicheta (escarola, achicoria), tomate (perita, cherry, americano), zapallito, zucchini.
Aromáticas. Albahaca limón, albahaca morada, albahaca pesto, ajolet, curry, eneldo, estragón, hinojo, ruda, stevia, yerba buena.


Populares de la sección

Acerca del autor