Cumbre de OEA por Venezuela fracasó por falta de acuerdo

Pese a las diferencias, coincidieron en exigir el cese de la violencia

La Organización de Estados Americanos (OEA) fracasó este miércoles en unificar una posición frente a la crisis de Venezuela, luego de que los cancilleres de los países miembros no lograran consensuar una declaración, lo que dejó en evidencia la división en dos bloques perfectamente delineados.

Pese a la falta de acuerdo, la situación en Venezuela "sigue en la agenda" de OEA, dijo el secretario general de la entidad, Luis Almagro. Ante la falta de consenso, la sesión fue suspendida y las delegaciones ahora buscarán negociar la fecha de una nueva reunión antes de la Asamblea General prevista del 19 al 21 de junio en Cancún, México.

Incluso antes del inicio de la vigésimonovena reunión de consulta de los cancilleres, ya habían quedado expuestas las divisiones sobre posibles ideas para hallar un camino viable a la crisis institucional de ese país.

En ese marco, una propuesta de declaración liderada por Estados Unidos, México, Perú, Canadá y Panamá condena la Asamblea Constituyente en Venezuela (ver apunte) fue muy crítica con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, mientras que la presentada por los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) resultó ser más condescendiente con el régimen chavista.

El texto del grupo impulsor del encuentro pide a Maduro "el cese" de la Asamblea Constituyente "en la forma en que está concebida actualmente", la liberación de los "presos políticos" y un calendario electoral con la persencia de observadores internacionales.

Además, llama a la suspensión de "todo enjuiciamiento de civiles por tribunales militares", a iniciar un nuevo proceso de diálogo entre gobierno y oposición y "al cese inmediato de los actos de violencia" que provengan "de cualquiera de las partes".

También exhorta al gobierno venezolano a que "busque asistencia humanitaria internacional" y le ofrece crear "un grupo de apoyo" para proveer esa ayuda junto con los organismos especializados. Asimismo, plantea "establecer un grupo u otro mecanismo de facilitación para apoyar un nuevo proceso de diálogo" y "promover la implementación oportuna de los compromisos que asuman las partes".

Por otro lado, los 14 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) presentaron un proyecto que no incluye la mayoría de las demandas del texto del grupo de Perú, lo que causó desánimo en algunas delegaciones, indicaron fuentes diplomáticas.

En lo que sí coincidieron los dos borradores es en reclamar el cese de la violencia a todas las partes, un nuevo proceso de diálogo, la creación de un grupo que lo acompañe y en la invitación a Venezuela a reconsiderar su decisión de dejar la OEA. Ninguna de estas propuestas es de consenso, por lo que no resultó tarea sencilla llegar a un texto que obtuviese los 23 votos necesarios, es decir los dos tercios de los 34 Estados representados (todos menos Cuba).

Venezuela había pedido su salida de la OEA el 28 de abril por la convocatoria de la reunión de cancilleres contra su voluntad, aunque no será efectiva hasta 2019 y dio la sorpresa al acreditarse para la reunión con su representante en la organización, Carmen Velásquez.
Fuente: Agencias

Populares de la sección