De Homero al Corto Maltés, lo nuevo de Teresa Cremisi

La Triunfante es una novela autobiográfica con un relato eficaz
Quienes esperaban ansiosos que en este debut literario Teresa Cremisi revelara un sinfín de chismes sobre el mundo editorial francés se sentirán decepcionados tras la lectura de La Triunfante, una novela que omite intencionalmente esa etapa fundamental en la vida de la autora.

Editora de la prestigiosa Gallimard durante más de 15 años, después de Flammarion, y actualmente editora externa de Madrigal, el consorcio que absorbió a las dos grandes editoriales francesas, el caso de Cremisi es único tanto por su condición de extranjera como por el hecho de ser una mujer que logró hacerse un hueco en un mundo dominado por hombres.

La autora ha dicho que omitió contar esa parte de su vida porque creyó que al ser tan importante, desequilibraría la novela de forma irremediable. Para llenar ese hueco biográfico, Cremisi se presenta en la novela como una mujer que accede a un puesto importante en una multinacional, pero no aclara nada más.

Lo que hay, entonces, es un relato autobiográfico con algunas licencias, que parte de Alejandría, donde nace la narradora, y termina allí mismo, cuando regresa ya mayor para no dejar que el pasado se destruya sin darle una última mirada.

Entre medio hay un periplo vital escrito con sobriedad, buen pulso y varios pasajes interesantes que, sin ser una maravilla, resultan agradables de seguir, sobre todo por las descripciones físicas de los ambientes y varias alusiones literarias que encajan muy bien con lo que se está contando.

La Triunfante habla más que nada de la búsqueda de una identidad y de la capacidad de adaptación de una mujer nacida en Oriente que debe sacar adelante su vida como adulta en una Europa convulsa que comienza a cambiar definitivamente en la década de 1960.

Las singularidades de la protagonista son tantas que hacen del retrato una colorida acuarela. Hija de padre italiano y madre con pasaporte británico, ambos ateos, decide bautizarse por el rito católico sin la oposición de sus padres, para enterarse, ya bien adulta, que en realidad es judía.

Además, es una experta en batallas navales, algo insólito en aquellos años para una mujer, pasión que nació a instancias de su padre, que le relataba enfrentamientos famosos, y a una sensibilidad particular hacia los barcos.

De allí surgen quizás las páginas más hermosas de este libro, cuando Cremisi cuenta su deslumbramiento por el pasaje más áspero de La Ilíada, el conocido como "Catálogo de las naves", donde Homero describe minuciosamente la flota. Y también, cuando cita pasajes de La línea de sombra, de Joseph Conrad, o recuerda los viajes deslumbrantes de Rimbaud y del inolvidable Corto Maltés.

De esa niñez feliz al borde del mar se pasa a la juventud en Italia, donde el padre consigue trabajo, la madre cae en una depresión profunda porque no logra adaptarse y ella comienza a trabajar como periodista en un diario.

La novela allí resulta amena aunque liviana en sus consideraciones sobre todo lo que está pasando en toda Europa. Una línea para hablar del mayo de 1968, otra para describir la efervescencia comunista, otra para las grandes huelgas francesas de 1995.

Más efectiva es cuando habla de ella misma, como sucede a lo largo de todo el libro.

Amena y colorida, La Triunfante es una novela que, sin deslumbrar, cumple.

Ficha

Nombre: La Triunfante
Autor: Teresa Cremisi
Páginas: 191
Editorial: Anagrama
Precio: $ 850

Populares de la sección

Acerca del autor

Andrés Ricciardulli