Debate por Rendición se inicia con legisladores dispuestos a ajustarla

Astori defiende mañana en el Parlamento su proyecto; oficialismo y oposición piensan en cambios
En un escenario atípico para la izquierda en una Rendición de Cuentas, donde ya no se habla de espacio fiscal y reparto de recursos para tal o cual sector, el Parlamento iniciará esta semana la discusión presupuestal más enfocada en buscar de dónde recortar y cómo recaudar más para bajar el déficit fiscal. Mañana martes asistirá el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, a la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la Cámara de Representantes. Como es de estilo, esa visita oficia de puntapié inicial para el debate, que tiene plazos estrictos establecidos por la Constitución, y que determina un punto final para los diputados a mediados de agosto.

La polémica que antecedió el envío del proyecto, generado por el plan de ajuste fiscal del gobierno, marcará en buena medida la Rendición. Del mismo modo, hay legisladores de distintos partidos que se prepararon en los últimos días para proponer cambios para “mejorar” el texto. Para ello existen distintas propuestas que parten tanto del oficialismo como de la oposición.

El diputado socialista Gonzalo Civila, que integra la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda, contó a El Observador que la bancada del Frente Amplio procesa algunas propuestas de modificación al proyecto. “Vamos a encarar este proceso con una discusión profunda, aunque tengamos poco tiempo. Debemos tomar decisiones importantes. Los cambios serán con ánimo de mejora y teniendo cuidado por el contexto actual del país”, dijo.

El Poder Ejecutivo propone en la Rendición de Cuentas modificaciones en las franjas superiores de cobro del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y también en el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), lo cual le generó duros debates con la bancada frenteamplista y con la central sindical PIT-CNT.

El texto de la iniciativa contiene además una serie de artículos en que el gobierno consuma una serie de recortes en distintas áreas de la administración central, que si bien representan poco dinero con respecto a las necesidades del país para bajar el déficit, envían una señal clara de achique.

“El resultado fiscal se deterioró más de lo previsto, lo que, en el marco de las nuevas proyecciones de crecimiento económico, fundamenta la necesidad de realizar una serie de correcciones en el plano fiscal a los efectos de asegurar la meta fiscal comprometida para 2019”, dice el mensaje del gobierno.
En la oposición también se preparan propuestas de cambio e incluso iniciativas impositivas. El diputado blanco Jorge Gandini, que integra la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda, comentó a El Observador que del estudio de la Rendición surge a las claras que existen recortes y cambios en el sistema de recaudación. A pesar de eso, dijo el legislador, al gobierno no le alcanzará para asumir el incremento presupuestal previsto para 2017, votado en el proyecto inicial de 2015.

“Mi primera conclusión al analizar la Rendición es que no alcanza para bajar ni una décima de déficit fiscal. Se afecta el gasto social, pero ni de esa forma se podrá cumplir con el crecimiento comprometido”, declaró Gandini. Para el diputado nacionalista la historia “irresponsable” de Astori y el concepto de “espacio fiscal” cada vez que discutía una Rendición de Cuentas, “demuestra que se gastó lo que no tenía”.

A juicio de Gandini, será necesario abrir la ley de Presupuesto Nacional para aplicar recortes de 3% promedio, donde en algunos lugares no se podrá rebajar nada o muy poco, y en otros el “gasto superfluo” permitirá ahorrar más. El diputado blanco también llevará su propuesta de aplicar un nuevo impuesto a los bancos, producto de su aumento en la recaudación con la puesta en marcha en todos sus términos de la inclusión financiera.

En la exposición de motivos del proyecto de Rendición de Cuentas, el Ejecutivo señala que la estrategia presupuestal se configuró “con un enfoque de prudencia, incorporó un horizonte de asignación de recursos presupuestales adicionales más corto que el tradicional –es decir de solo dos años en lugar de los cinco del período de gobierno–, en la asignación de un monto acotado de recursos adicionales estrechamente vinculado a las prioridades del programa de gobierno”.
En una entrevista con El Observador publicada el sábado, el líder nacionalista Luis Lacalle Pou aseguró que la Rendición “trae ajuste para el bolsillo del uruguayo actual y más endeudamiento al bolsillo de las nuevas generaciones”.


Populares de la sección