Decepción de la delegación uruguaya en Roma por fallo sobre Plan Cóndor

La justicia italiana absolvió a varios represores y condenó a Juan Carlos Blanco
La delegación uruguaya recibió con sentimientos encontrados el fallo de la Justicia italiana que condenó ayer con cadena perpetua al excanciller Juan Carlos Blanco, pero absolvió a los restantes trece acusados por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura militar (1973-1985).

De esa manera, uno de los principales objetivos de los familiares de desaparecidos, la declaración de culpabilidad para el militar Jorge Tróccoli, no pudo concretarse. La absolución para el capitán retirado uruguayo que reside en Italia fue el sinsabor más fuerte que padeció la delegación que se encontraba en Roma a la espera de la decisión de la III Corte Penal. Luego de conocido el fallo, algunos familiares ya comenzaron a hablar de apelar la sentencia.

"La parte (de la sentencia) sobre los absueltos es vergonzosa. La tristeza fue grande, nos cayó como un pedazo de hielo. Vi llorar a abogados nuestros", dijo a El Observador Aurora Meloni, una de las querellantes por el asesinato de su marido Daniel Banfi, ocurrida en Buenos Aires en 1974.

Los 14 imputados uruguayos eran Blanco, Tróccoli, Gregorio Álvarez —muerto el 28 de diciembre de 2016—, José Arab, José Gavazzo, Juan Carlos Larcebeau, Pedro Mato, Luis Alfredo Maurente, Ricardo Medina, Ernesto Ramas, José Lima, Jorge Silveira Quesada, Ernesto Soca y Gilberto Vázquez. Casi todos ellos están presos en Uruguay

En total la fiscalía Italiana inculpó a 27 uniformados uruguayos, chilenos, bolivianos y peruanos por sus implicancias en el Plan Cóndor, a través del cual se asesinó y se hizo desaparecer a 42 jóvenes de izquierda, entre ellos 20 italianos, durante las décadas de 1970 y 1980.

En el caso de los uruguayos, si bien la delegación en Roma se sintió conforme por la condena de Blanco no pudo ocultar la desazón por las absoluciones.

Después de más de 10 años de investigación, aye se dio a conocer el fallo en Roma sobre el Plan Cóndor.

El vicepresidente, Raúl Sendic, transmitió ayer por la tarde la sensación que había en Roma y en diálogo con Radio Uruguay, el jerarca afirmó sentirse "defraudado" por la resolución judicial italiana.
Igualmente, dijo que de todos modos sentía la "tranquilidad de que el Estado uruguayo dio los pasos necesarios" y añadió que no estaba en condiciones de juzgar los elementos que evaluó el tribunal italiano.

En tanto, sobre la condena de Blanco, Meloni indicó que el fiscal italiano quería culpar a los que tuvieron cargos de mayor responsabilidad durante la dictadura y la aplicación del Plan Cóndor.

"En ese sentido, creo que hubo una sentencia justa. Esa es la primera lectura; no puedo oscurecer una parte de lo que esta sentencia de la corte italiana emitió y que alcanza un objetivo que yo me puse en 1999 cuando empecé con otros familiares este proceso en Italia", dijo.

Sin embargo, fue terminante sobre la otra parte del fallo. "Fue una sentencia superficial. Se podía haber hecho un análisis y una sentencia diferente. Esta gente fue procesada y condenada en Uruguay y por eso es vergonzoso. Sobre lo de Tróccoli no quiero pronunciarme porque me desconcertó", afirmó.

La justicia italiana decidió condenar a cadena perpetua al canciller de la dictadura Juan Carlos Blanco.

Meloni expresó que la III Corte Penal tiene hasta 90 días para informar sobre las razones que tuvo para dictaminar el fallo.

Al respecto del caso de Tróccoli y el resto de los absueltos, expresó que el fallo es apelable y por ese motivo "habría que formar un grupo de abogados que se encargara de las apelaciones que hay que hacer". "Hay que apelar y seguir trabajando. Queríamos memoria, verdad y justicia; pero lo queríamos en serio", insistió.

A su vez, Cristina Mihura, viuda del desaparecido ítalo —uruguayo Armando Arnone Hernández, comentó a la agencia AFP no tener palabras para "comentar una sentencia como ésta".

"Después de una lucha tan larga los jueces no han reconocido la responsabilidad individual de los imputados. Un criterio muy discutible. Vamos a presentar un recurso". afirmó.

Abatidos


Por su parte, la presidenta de la Institución Nacional de Derechos Humanos, Mirtha Guianze, que también se encontraba en Italia espeando el fallo, dijo a Telenoche que los familiares estaban "muy abatidos" por el fallo, ya que esperaban un resultado diferente.

A su vez, el integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT (también presente en Roma) Fernando Gambera señaló a El Observador que por un lado la sentencia fue un reconocimiento a la existencia de "un plan coordinado entre las dictaduras para la desaparición forzada de personas".

Pero, sostuvo, por otro lado el jurado italiano "no pudo entender que los militares uruguayos actuaban al estilo de una patota y con autonomía en sus acciones y, por tanto, no pueden ser declarados sin responsabilidad".

El dirigente sostuvo que el caso de Tróccoli fue el que más "movilizó" a los familiares de desaparecidos.

"Seguramente haya una apelación", dijo Gambera. El representante de la central uruguaya de trabajadores afirmó igualmente que la sentencia fue "un paso histórico importante". "La lucha continúa, habrá que seguir aportando elementos que demuestren que los militares eran una patota", agregó.

Las investigaciones sobre el Plan Cóndor comenzaron hace más de una década y estuvieron a cargo del fiscal italiano Giancarlo Capaldo.

Durante ese proceso desfilaron por los tribunales romanos unos 70 testigos uruguayos. Ayer, la sentencia terminó condenando a Blanco. Los demás condenados fueron dos bolivianos, tres peruanos y dos chilenos.

Blanco, que ejerció como canciller de la dictadura militar entre 1972 y 1976, fue procesado en 2002 en Uruguay por la desaparición y muerte de Elena Quinteros y condenado en 2010 a 20 años de prisión por homicidio muy especialmente agravado. En febrero de 2012 un tribunal confirmó la condena de Blanco.

Se trató del primer uruguayo en ser enviado a la cárcel por los crímenes perpetrados por el régimen militar.

Desde 2011 Blanco sigue con su proceso judicial en libertad provisional.
En ese momento, la Justicia cambió la carátula de la imputación a "coautoría de homicidio especialmente agravado".

Populares de la sección