Del amor, la pasión y la tragedia

Esta noche se estrena La traviata, de Verdi, en el Auditorio del Sodre
Alexander Laluz / Especial para El Observador

Un duro revés sufrió Giuseppe Verdi con el estreno de La traviata, el 6 de marzo de 1853, en el teatro La Fenice, de Venecia. Los problemas técnicos que tuvo la puesta en escena –como el montaje descuidado y una desacertada elección de cantantes–, así como las referencias críticas a la sociedad de la época que se planteaban en el desarrollo de la historia, provocaron una negativa y ruidosa reacción del público veneciano. En una breve carta que le envió al día siguiente a su amigo Emanuele Muzio, Verdi confesó que esta función fue un "fiasco", y planteó una duda muy simple: ¿fue su responsabilidad o de los cantantes?

Un año después, con revisiones estructurales y con otro elenco, La traviata tuvo su revancha en el teatro San Benedetto. El éxito de esta nueva puesta no sólo la convirtió en uno de los títulos más populares de la escena veneciana, sino que selló su entrada al canon operístico. El tiempo le dio la razón a Verdi. Las virtudes formales y líricas de esta obra –cuyo libreto fue escrito por Francesco Maria Piave a partir de una adaptación teatral de La dama de las camelias, de Alejandro Dumas hijo– eran innegables.

A 10 años de la última puesta de La traviata en Montevideo, que fue dirigida por Marga Niec y Federico García Vigil en el Teatro Solís, el Sodre juega sus mejores fichas a este título. Bajo la dirección escénica del chileno Federico Navarrete y la batuta de Martín García, director estable de la Ossodre, esta ambiciosa producción tendrá su prueba de fuego esta noche, a la hora 20, en la sala principal del Auditorio Adela Reta. Las siguientes funciones serán el 1, 2, 6, 7 y 8 de octubre.

Realismo conmovedor

A diferencia de otras óperas de Verdi, La traviata –obra que conforma la exitosa trilogía con Rigoletto e Il Trovatore – gana profundidad y cohesión a través del tratamiento realista de una historia de amor, pasión y muerte. Centrada en la trágica vida de Violetta Valery, joven y bella cortesana de París, su trama atrapa la atención con desarrollo dramático en el que se conjugan referencias a la vida personal del compositor italiano y a los lastres de una sociedad signada por las diferencias y tensiones entre clases, las crisis políticas, la hipocresía y la enfermedad. En el plano musical, el fino trabajo con las estructuras temáticas, las líneas vocales y la orquestación, completan una obra que reclama interpretaciones con intensidad expresiva y alta exigencia técnica.

Para asumir este desafío, esta realización del Sodre cuenta con un elenco de primer nivel. Las sopranos Mariana Ortiz, de Venezuela, y la uruguaya Sandra Silvera alternarán en el fascinante papel de Violetta. Como Alfredo cantarán los tenores Darío Schmunck, de Argentina, y Juan Carlos Valls de Uruguay. En el rol de Germont, dos barítonos uruguayos demostrarán su alto nivel: Darío Solari y Federico Sanguinetti. El reparto se completa con Andrés Presno (Gastone), Sandra Scorza (Flora), Alfonso Mujica (Baron Douphol), Nicolas Zecchi (Marchese d'Obigny), Marcelo Otegui (Doctor Grenvil), Elizabeth Benzo (Annina, la criada de Violetta), Javier Mayo Cordero (un sirviente y el Comisionado) y Marcelo Sosa (Giuseppe y otro sirviente).

LA TRAVIATA

Auditorio del Sodre
30 de setiembre, 1, 2, 6, 7 y 8 de octubre
Entradas: platea baja $ 1.750; platea alta $ 2.300; tertulia y palcos platea alta $ 1.100; galería baja y palcos tertulia $ 570; galería alta y palcos galería baja y alta $ 380.

Populares de la sección