Del Partido Comunista a los brazos de Perón

La odisea de Blanca Luz Brum (nota IV)

Blanca Luz Brum, una poeta y narradora nacida en Pan de Azúcar en 1905, "una belleza destinada a trastornar al sexo masculino", se instaló en Chile en 1934, por invitación de dirigentes del Partido Comunista de ese país. Después de múltiples aventuras, se embarcó en una relación amorosa con Jorge Augusto Beeche Caldera, ingeniero, empresario y dirigente del Partido Radical chileno, quien –tras dejar a su esposa, Louise Phillips– en 1938 se convertiría en su cuarto marido.

En carta de ese año al poeta Juvenal Ortiz Saralegui, un hombre nacido en Barriga Negra, Lavalleja, Brum admitió implícitamente que su nuevo matrimonio tenía una cuota de interés económico, pues aseguraba la crianza y educación de su hijo Eduardo, nacido en 1925 de su matrimonio con el poeta peruano Juan Parra del Riego.

Jorge Augusto Beeche fue diputado entre 1937 y 1941 y luego vicepresidente de la línea aérea Lan, entonces de propiedad estatal. Brum y Beeche también vivieron en el desierto de Atacama, cuando él dirigió industrias mineras. Ella publicó poemas y mantuvo una frondosa correspondencia con poetas y artistas plásticos uruguayos, en los que denotaba su deseo de permanecer en el candelero. De hecho, el deseo de figuración fue una constante en su vida.

Viraje hacia el nacionalismo y el catolicismo

Brum en 1940.jpg
Blanca Luz Brum en 1940.
Blanca Luz Brum en 1940.

A partir de 1939 su correspondencia mostró un giro ideológico hacia el nacionalismo, la decepción del comunismo soviético, que había abrazado en su primera juventud, y una fervorosa fe católica; aunque –según la socióloga argentina María Pía López– mantuvo una continuidad en "creer antes que racionalizar" y en cometer "actos aventurados y apasionados".

Brum y Beeche tuvieron una hija: María Eugenia, quien nació el 8 de diciembre de 1938.

A partir de 1942 las relaciones de la pareja Beeche-Brum se deterioraron claramente. Blanca Luz regresó a Montevideo con su hija María Eugenia y se hospedó en casa de su hermana Violeta. Beeche se casó con otra mujer en 1951 y falleció 20 años más tarde.

Brum regresó a Chile con sus dos hijos en 1947. El 23 de octubre de ese año se casó con un hombre alcohólico y menor que ella: Carlos Brunson González, gerente de la compañía aérea chilena Panagra. El 7 de abril de 1949 tuvo con él a su tercer hijo, Nils Alarik. Viajaron con frecuencia a Estados Unidos y Europa. Entre 1947 y 1953 ella fue subdirectora de la revista chilena Zig-Zag, dirigida por Raúl Aldunate Phillips.

Durante su estancia en Uruguay entre 1943 y 1947, Brum trató a los líderes blancos Eduardo Víctor Haedo y Martín Ricardo Echegoyen, a quienes solicitó sin éxito que la designaran cónsul en Chile.

También habría tratado al colorado Luis Batlle Berres, quien tenía fama de seductor y le dedicó una foto cuando fue presidente.

Militante peronista

Se supone que Eduardo Víctor Haedo conectó a Blanca Luz Brum con el entonces coronel Juan Domingo Perón, estrella ascendente de la política argentina, quien fue ministro y luego vicepresidente del dictador Edelmiro Farrell. Blanca Luz Brum lo entrevistó cuando él era titular del Departamento Nacional de Trabajo, poco después Secretaría de Trabajo y Previsión, para una nota en el diario El Mercurio de Chile que se publicó el 11 de noviembre de 1943. En ella Brum vaticinó que Perón se convertiría en el "caudillo de Argentina". Poco después se integró al equipo de prensa y propaganda de Perón, con quien colaboró hasta febrero de 1944, cuando se fue de Argentina, aunque continuó vinculada al caudillo. La leyenda dice que fue amante de Perón hasta que la ahuyentó Eva Duarte, pero no hay certeza de ello y los testimonios difieren.

Blanca Luz sostuvo que participó en la organización de la gran jornada del 17 de octubre de 1945, en la que Perón fue librado de su prisión y consolidó sus aspiraciones presidenciales.

Sí es claro que Blanca Luz Brum y Perón mantuvieron una frondosa correspondencia durante décadas, ella más insistente que él. Parte de esa correspondencia fue donada por el periodista y novelista Tomás Eloy Martínez a la Universidad de Rutgers, Estados Unidos, aunque su contenido es secreto. El tucumano Tomás Eloy Martínez, fallecido en 2010, fue autor de algunas exitosísimas (y obsesivas) novelas históricas, como La novela de Perón o Santa Evita.

En 1972 Blanca Luz publicó el libro En brazos de su pueblo regresa Perón. El 12 de octubre de 1973 asistió a la ceremonia en la que Perón regresó a la Presidencia de Argentina después de un largo exilio y un nuevo y abrumador triunfo electoral.

Entre 1946 y 1955, Juan Domingo Perón desarrolló un gobierno autoritario, nacionalista y populista, con amplio apoyo ciudadano, en un proceso similar y casi paralelo al que Getúlio Vargas lideró en Brasil.

Las cartas de Brum a Esther de Cáceres en la década de 1950 traslucían un anticomunismo y nacionalismo latinoamericanista un tanto místico. Esther de Cáceres, por entonces casi su único vínculo firme en Uruguay, escribió a la poeta chilena Gabriela Mistral en 1954 que quería "siempre" a Blanca Luz "como a una hermana loca", quien además era "políticamente de cuidado".

Fuga de Guillermo Patricio Kelly

blanca_luz_brum_05.jpg

Tras el derrocamiento y exilio de Perón en 1955, muchos líderes de su movimiento fueron puestos en prisión. Uno de ellos, Guillermo Patricio Kelly, dirigente de la Alianza Nacionalista Argentina, fuerza de choque del peronismo, fugó el 18 de marzo de 1957 de una cárcel en Río Gallegos, en el extremo sur del continente, junto a Héctor Cámpora y Jorge Antonio y se refugió en Chile.

Kelly fue detenido en Santiago tras el pedido de extradición del gobierno argentino y Brum comenzó a frecuentarlo en la cárcel. Blanca Luz, que consideraba a Kelly un hombre clave en la lucha contra el comunismo en América Latina, lo ayudó a maquillarse y vestirse de mujer y lo acompañó del brazo cuando el dirigente peronista se fugó de la prisión chilena el 28 de setiembre de 1957.

Kelly se paseó unos días por Santiago, ingresó incluso a la casa del juez que había decretado su extradición para recuperar objetos personales y, disfrazado de sacerdote, visitó a Blanca Luz Brum en prisión. Luego huyó del país y se reunió con Perón en Caracas.

El incidente provocó un gran escándalo internacional –y significó el fin del matrimonio de Brum con Carlos Brunson.

Blanca Luz permaneció detenida dos meses y fue liberada tras el pago de una fianza; la causa judicial se mantuvo abierta durante años.

El periodista y escritor colombiano Gabriel García Márquez narró la fuga de Kelly en la prensa e incluyó el relato en su libro de recopilación de crónicas Cuando era feliz e indocumentado (1973); en tanto Blanca Luz se la contó a la revista brasileña O Cruzeiro Internacional, que lo publicó el 1º de enero de 1960.

Luego Guillermo Patricio Kelly desarrolló una carrera política y periodística tumultuosa; el multimillonario José Antonio fue financista de Perón en el exilio; y Héctor Cámpora fue presidente de Argentina en 1973, puesto al que renunció para permitir el llamado a elecciones anticipadas y el triunfo de Perón, quien gobernó de nuevo a Argentina entre octubre de 1973 y su muerte el 1º de julio de 1974.

Quinta y última nota el miércoles 1º: Al servicio del régimen de Augusto Pinochet y solitario final en la isla Robinson Crusoe


Comentarios

Acerca del autor