Desalojan Idomeni, el campo de refugiados en el que se hacinan más de 8.000 migrantes

Están allí desde hace más de tres meses, intentando entrar a Europa
El campo de refugiados de Idomeni, ubicado en Grecia próximo a la frontera con Macedonia, se convirtió en símbolo de los padecimientos de los centenares de miles de personas que huyen de las guerras, las persecuciones y la miseria de países de Medio Oriente, Asia y África, en la peor crisis migratoria que Europa ha debido enfrentar desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

La Policía griega empezó ayer el desalojo de 8.400 emigrantes que desde hace más de tres meses se hacinan en uno de los campos de refugiados que cristaliza las tensiones migratorias de Europa. La operación movilizó a 700 policías apoyados por helicópteros, según una fuente de las fuerzas de seguridad.

bondi refugiados

El lugar fue abierto el año pasado por grupos humanitarios para acoger a un máximo de 2.500 personas en su camino hacia Europa central o septentrional, pero llegó a albergar a más de 12.000 –principalmente sirios, iraquíes, iraníes y del Magreb–, después de que los países de los Balcanes cerraran en febrero sus fronteras para frenar el constante paso de columnas humanas por sus territorios. La operación empezó hacia las siete de la mañana y desarrolló sus primeras horas "con un ritmo lento y en calma". "No es necesario el uso de la fuerza", dijo a la AFP Giorgos Kyritsis, portavoz del servicio de coordinación de la crisis migratoria.

Una fuente policial dijo a la agencia AFP que los agentes iban de tienda en tienda para incitar a los refugiados e inmigrantes, entre los que hay numerosas familias con hijos pequeños, a aceptar el traslado hacia los centros de acogida.

Pero en declaraciones al diario británico The Guardian un activista griego que está en el lugar desde 2014, Vasilis Tsartsanis, dudó que la totalidad de los traslados puedan realizarse sin utilización de la fuerza. "Puede parecer como si fueran para una evacuación , pero no sé cómo van a hacerlo", dijo.
"Ellos pueden estar tratando de utilizar el miedo para que los refugiados se vayan. Pero no sé quién va a poner la cara y ordenar una evacuación a la fuerza", agregó.

Las autoridades griegas dijeron que planean trasladar a los inmigrantes gradualmente a instalaciones supervisadas por el Estado más al sur del país, donde actualmente tienen capacidad para albergar a unas 5.000 personas. Se espera que la operación dure varios días.

portada refugiados

Un testigo de Reuters en el lado macedonio de la frontera dijo que había fuerte presencia policial en el área pero no se registraron problemas.

La evacuación se produce después de un invierno con lluvias gélidas que convirtieron al lugar en un barrial y de varios intentos de forzar los pasos fronterizos, que condujeron a enfrentamientos con la policía de Macedonia. Las organizaciones humanitarias denunciaron en varias ocasiones las deplorables condiciones sanitarias y de seguridad del lugar.

Sobre el mediodía, ya habían sido 1.200 los trasladados sin registrarse incidentes, según informó El País de Madrid.

Operativo

La operación de evacuación empezó a prepararse el lunes, con la llegada de numerosos policías, un centenar de ellos de los cuerpos antimotines. El gobierno de izquierda griego insiste desde hace meses en su voluntad de evitar tanto como sea posible el recurso a la fuerza para hacer frente a la ola migratoria.

El modelo elegido es el de la "persuasión", que ya dio resultados en los últimos días, afirmó una fuente gubernamental.

cartel refugiados

En las últimas dos semanas, 2.500 personas ya aceptaron abandonar Idomeni y cerca de 800 los imitaron el domingo y el lunes, cuando circulaban rumores sobre la inminencia de la evacuación, indicaron fuentes policiales.

La ola migratoria también provocó tensiones con los agricultores griegos y perturbaciones en el tráfico ferroviario hacia el norte de Europa, a causa de cortes de vías efectuados por los migrantes en manifestaciones de protesta.

Menos migrantes muertos

El número de migrantes y refugiados muertos en el Mediterráneo registra actualmente una considerable caída, anunció ayer la Organización Internacional para las migraciones (OIM).

Este año 1.370 migrantes y refugiados perdieron la vida cuando intentaban llegar a Europa a través del Mediterráneo, 24% menos que en el mismo período del año anterior (1.792), según la OIM.
Desde mayo, el balance es de 13 fallecimientos en el Mediterráneo, y ninguno de éstos se produjo en la ruta marítima oriental entre Turquía y Grecia.

En comparación, 330 murieron en mayo de 2014 en el Mediterráneo y 95 en mayo de 2015. Se trata de una "considerable caída", declaró un portavoz del OIM, Joel Millman.

En 2015, más de un millón de migrantes y refugiados llegaron a la Unión Europea, en su mayoría sirios que entraron por Grecia.

Fuente: Agencias

Populares de la sección