Descubren 180 nuevas regiones del cerebro

Un nuevo mapa del cerebro desarrollado con inteligencia artificial podría ser la clave para curar enfermedades como el Alzheimer
La superficie rugosa, llena de doblajes y protuberancias del cerebro esconde en su interior una infinidad de zonas, cada una especializada en ciertas acciones y pensamientos. Algunas neuronas se activan para reconocer rostros, otras cuando leemos y otras cuando levantamos las manos.

Esta semana, en un acto considerado una hazaña por la neurociencia, un grupo de investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington, denominado Human Connectome, creó un nuevo mapa cerebral con datos mucho más específicos sobre cada zona del cerebro. La actualización tuvo lugar gracias al desarrollo de nuevas tecnologías y computadoras manejadas con inteligencia artificial que "aprendieron" a identificar regiones escondidas del cerebro a partir de una gran cantidad de información recabada de cientos de sujetos de prueba.

A pesar de que es un importante avance, aún queda mucho por descubrir sobre el funcionamiento del cerebro. Puede tomarle décadas a los científicos descubrir lo que hace cada región y en las décadas que vienen se descubrirá mucho más, según los científicos.

"Este mapa es como la versión 1.0", explicó al New York Times, Matthew F. Glasser, el neurocientista autor de la investigación. "Cuando haya mejor información y más ojos la vean habrá una versión 2.0. Esperamos que el mapa pueda evolucionar en paralelo con el progreso de la ciencia".

Este proyecto surge tras una investigación previa realizada hace tres años por el mismo grupo de científicos. En él 1200 cerebros de voluntarios fueron escaneados durante horas con una poderosa máquina que testeaba la memoria, el lenguaje y otro tipo de variables vinculadas con la actividad cerebral.

La diferencias entre este programa y los mapeos previos sobre la corteza de cerebro es la innovación de cruzar la información sobre el cerebro con variables diversas tales como la actividad neuronal y la anatomía.

"Tenemos 112 tipos distintos de información en los que podemos incursionar", dijo David Van Essen, uno de los investigadores principales del proyecto Human Connectome. Los escáneres identifican los diferentes puntos del cerebro y los procesan vinculados con su funcionamiento con un 96,6% de certeza. El tiempo que les lleva mapear por completo el cerebro de un individuo es de alrededor de una hora.

El mapa producido por la computadora incluía 83 regiones familiares pero también incluía 97 desconocidas.

"El próximo gran paso es ver lo que puede hacer por nosotros en términos de obtener más poder", dijo sobre el mapeo cerebral Emily Finn, una estudiante de grado de la Universidad de Yale que utilizó la información de Human Connectome para encontrar vínculos entre la actividad cerebral y la inteligencia.

Otro investigador, el doctor Van Essen dijo que él y otros científicos va a utilizar el mapa para realizar un seguimiento del desarrollo de los cerebros jóvenes y para buscar cambios causados por trastornos como la enfermedad de Alzheimer.

"No debemos esperar milagros y respuestas fáciles", dijo, "pero estamos posicionados para acelerar el progreso."