"Desmantelaron la casa por completo. Donde estaba el piso ahora había un pozo". Guzmán Pedreira, abogado de la dueña de la casa ocupada por anarquistas