Diálogo con el gobierno por seguridad enfrenta a Lacalle Pou y Larrañaga

Hoy habrá un encuentro clave con el presidente

Te lo quiero decir personalmente Luis, esto fue por un error tuyo". Con esas palabras el senador Carlos Camy marcó las diferencias de Alianza Nacional con el proceder del senador Luis Lacalle Pou que públicamente anunció que los blancos, ante la falta de resultados, debían retirarse de la negociación con el gobierno por los temas de seguridad. Jorge Larrañaga apoya seguir en el diálogo y así lo había comunicado cuando fue informado de la decisión del líder del sector Todos.

Con ese marco de posiciones encontradas, la Agrupación Parlamentaria y la mesa de conducción del Directorio blanco, hizo ayer un fino equilibrio para cuidar la unidad del partido e intentar superar las diferencias expuestas por los dos líderes respecto a continuar o no negociando con el gobierno. La reunión en el Parlamento se previó para una duración de dos horas y se extendió durante cuatro.

Finalmente, los blancos encontraron un camino, "que es un empate" dijo una fuente parlamentaria, que buscó conformar a los dos grandes sectores.

Lo resuelto es pedirle hoy al presidente Tabaré Vázquez "suspender" el diálogo por seguridad hasta aprobar "en agosto" los proyectos sobre los que ya se logró acuerdo entre gobierno y oposición.

Esa decisión se tomó "por unanimidad", según lo destacó ayer el senador Luis Alberto Heber, presidente del Directorio, rodeado de legisladores y secretarios políticos. A su lado, en la conferencia en la que no se aceptaron preguntas de los periodistas, se ubicaron Lacalle Pou y Larrañaga.

Desde ambos sectores intentaron mostrar que la resolución anunciada contemplaba lo que impulsaban sus líderes.

El día después

Pero un punto que sigue enfrentando a Lacalle Pou y a Larrañaga es qué harán si el Poder Ejecutivo rechaza la propuesta de suspender el diálogo y pasar a votar.

Fuentes del Poder Ejecutivo informaron a El Observador que el diálogo por seguridad continuará con el resto de los partidos con representación parlamentaria, sin importar lo que decidan los blancos. Dirigentes colorados, del Partido Independiente, Edgardo Novick y Unidad Popular, anunciaron que seguirán yendo a la Torre Ejecutiva.

Los periodistas consultaron a Lacalle Pou sobre qué hará si el diálogo no se suspende como lo proponen. El senador prefirió no adelantar una respuesta. Desde su entorno se comentó a El Observador que en ese caso la decisión de abandonar la negociación sigue vigente y la deberá tomar la orgánica del Partido.

Del otro lado, fuentes de Alianza Nacional adelantaron a El Observador que la postura del sector es mantener la negociación con el gobierno. Larrañaga escribió ayer en su cuenta de Twitter: "El diálogo por seguridad va a continuar mientras tengamos la posibilidad de incidir para que este gobierno cambie. Por la gente".

Un punto de coincidencia en el Partido Nacional es que el resultado de las reuniones con Vázquez es pobre.

La reunión

El encuentro de los blancos comenzó ayer pasadas las 10 de la mañana con una exposición de Lacalle Pou sobre la necesidad de ponerle punto final al diálogo con Vázquez, en virtud que no se han obtenido los resultados buscados, contaron a El Observador participantes de la reunión.

Después fue el turno de Larrañaga, quien marcó lo contrario, es decir, que los blancos, a pesar de no estar conformes con lo obtenido hasta ahora, deben seguir yendo a la Torre Ejecutiva para incidir en los proyectos de seguridad.

Luego hablaron casi todos los parlamentarios que se fueron alineando con una u otra postura según el sector al que pertenecen.

La agrupación y la mesa del Directorio hizo un repaso de cómo se llegó a la instancia de hoy que insumió tres meses de encuentros técnicos y políticos con el presidente Tabaré Vázquez.

En ese lapso se acordaron seis proyectos de ley que fueron enviados al Parlamento y hasta hoy ninguno fue aprobado, aunque tres de ellos tienen sanción de una de las cámaras. Fue ahí cuando el senador Carlos Camy adjudicó el "error" a Lacalle Pou. Camy no estaba de acuerdo con la forma en que Lacalle Pou planteó a través de su audición y sin consultar a los organismos de decisión, la postura de que los blancos se retiraran del diálogo.

El lunes 18 de julio, Lacalle Pou llamó por teléfono a Larrañaga para avisarle que anunciaría públicamente su idea de retirarse definitivamente de las negociaciones. El senador de Todos entiende que se hizo "lo suficiente" y que "no da para más". Larrañaga no estuvo de acuerdo con ese camino y así se lo dijo en esa conversación.

Desde el sector Todos, hace tres semanas, ya se habían dado señales de disconformidad cuando el senador Javier García (Lista 40), uno de los que representa al partido en las reuniones con Vázquez, habló de "pausa y votación".

Allegados a Lacalle Pou dijeron ayer a El Observador que el senador quedó "satisfecho" con el contenido de la declaración de los blancos. Entienden que si va a haber una definición parlamentaria de los temas de seguridad, entonces no tienen que ir más a la Torre Ejecutiva.

"Se suponía que los temas (de seguridad) el presidente los sacaba de acá porque acá estaban estancados, los llevaba a la Torre Ejecutiva y los devolvía para tratarlos bien rápido. Hay un corto circuito y a nosotros nos parece un momento prudente para hacer una pausa, un alto, que se vote lo comprometido y después ver cómo seguimos", dijo Lacalle Pou a los medios a la salida de la reunión.

En Alianza informaron a El Observador que en la reunión de ayer se buscó "enmendar" lo sucedido y se priorizó mejorar el relacionamiento interno. Sobre las negociaciones, allegados a Larrañaga insisten en que no se puede dar un portazo a la institución presidencial ni a los demás partidos políticos que participan de la negociación y con quienes en el futuro se buscará coordinar acciones.

La reunión con Vázquez, donde los blancos harán su planteo, está prevista para esta tarde y los representantes nacionalistas aspiran que el presidente les de una respuesta hoy mismo.


Populares de la sección

Acerca del autor