Diez maneras simples de recortar calorías

Recortar algo de calorías por aquí y allá no mostrará resultados inmediatos, pero si los cambios son consistentes, el efecto será notorio

Aquí van diez maneras simples de evitar el exceso a lo largo del día:

Tomar el café puro: un reciente estudio publicado en la revista Public Health halló que las personas que toman su café negro consumen unas 69 calorías menos por día, en comparación con aquellos que agregan azúcar, crema, etc. En el caso del té, se ahorran unas 43 calorías por día.

Consumir más fibra en el desayuno: si se eligen cereales integrales en el desayuno, la sensación de saciedad llegará antes y se consumirán menos alimentos. Un estudio del 2015 publicado en Annals of Nutrition and Metabolism mostró que aquellos que desayunan con harina de avena consumen un 31% menos de calorías en el almuerzo que los que consumen copos azucarados.

Sustituir los refrescos por agua gasificada: eliminar una lata de refresco o bebida azucarada por día permite ahorrar unas 150 calorías. La mejor forma es sustituirla por agua con gas, a la que se le puede agregar fruta o incluso algún endulzante. Elegir las opciones light también permitirá ahorrar las mismas calorías.

Consumir proteínas: comer alimentos y colaciones proteicas como nueces, semillas, carnes magras, soja y productos lácteos contribuye a evitar el hambre de la tarde. Un estudio del 2016 publicado en la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics muestra que las comidas ricas en proteínas tienen un mayor efecto en la saciedad que las pobres.

Controlar los aderezos: consumir ensaladas es muy bueno, pero hay que tener cuidado con los extras: queso, croutons, panceta, etc. que pueden ser elevados en calorías y, en ciertos casos, es mejor evitarlos.

Ordenar la comida antes de sentir hambre: un estudio publicado en la revista Journal of Marketing Reaserch en el 2016 mostró que aquellos que piden el delivery al menos una hora antes de comer tienden a elegir menos calorías que aquellos que ordenan en el momento en que van a comer.

Mantener limpia la cocina: investigadores de la Universidad Cornell University Food & Brand Lab. aseguran que cuando el ambiente está desordenado y caótico, mantener la dieta bajo control puede resultar difícil. Así también lo demuestra una investigación realizada en 2016 y publicada en Environment and Behaviour.

Cocinar más en casa: es un hábito que, además de otros beneficios, contribuye al ahorro de calorías: unas 150 menos que aquellos que no lo hacen. Cocinar frecuentemente en casa, además, permite hacer elecciones más saludables y consumir menos calorías cuando se sale a comer afuera.

Utilizar aerosol antiadherente: una buena forma de recortar calorías es reemplazar el aceite por el spray antiadherente en el sartén. Una cucharada de aceite tiene aproximadamente 120 calorías. También se puede utilizar caldo de vegetales, por ejemplo, que no solo evitará que el alimento se pegue, sino que aportará más sabor.

No comer delante de la TV: ya que esto hará, no solo que se consuman más calorías por perder noción de los tamaños de las porciones, sino que además el cerebro no interpretará completamente que se está comiendo y disparará la sensación de hambre más temprano.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy



Fuente: Time

Populares de la sección