Divercine, un pequeño gran festival

El muestrario de cine para niños celebra 25 años con varias actividades en julio
Dentro del cine uruguayo, Ricardo Casas tiene dos facetas. Por un lado, la de un director que ya cuenta con tres documentales en su haber. Su último largometraje fue El padre de Gardel (2014) y el próximo, presentado el pasado viernes, se titula Libres en el sonido (2016) y se centra en la compositora argentina Graciela Paraskevaídis.

Pero Casas, quien trabajó en la Cinemateca Uruguaya durante tres décadas, también se ha profesionalizado en la creación e impulso de festivales de cine en Uruguay. Es responsable de haber creado el Festival Internacional de Cine Documental de Uruguay Atlantidoc, así como el Festival Internacional de Cine para Niños y Jóvenes Divercine.

En 2016, Divercine celebra sus 25 ediciones con varias actividades a lo largo de julio, comenzando con la proyección de una muestra retrospectiva en la Sala Zitarrosa (18 de Julio 1012) a partir de mañana (ver recuadro).

Según recuerda Casas, el festival para niños –al que presenta como uno de los más longevos en América Latina– empezó como un pedido. "En 1991 trabajaba en la coordinación de Cinemateca", recuerda el cineasta. "Vino la directora del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes de la Organización de los Estados Americanos y pidió una muestra de cine para niños. Manuel Martínez Carril empezó a buscar en el archivo a ver qué había. Las pocas películas que teníamos estaban rayadas de tanto exhibirse. Empezamos a investigar en otros lados".

Esa búsqueda llevo a Casas y a Martínez Carril, fundador y directivo de la Cinemateca Uruguaya, a solicitar la ayuda de otras organizaciones dedicadas al séptimo arte, como la Berlinale –el Festival Internacional de Cine de Berlín–, donde se brindó una mano para recolectar un material adecuado para el divertimento del público infantil. Para 1992, en la Cinemateca ya contaban con uno de los primeros proyectores en video en Montevideo y el traspaso de obras de diferentes rincones del mundo se había facilitado para la realización de Divercine. "Traer 100 copias de 25 países hubiese sido imposible en celuloide", aclara Casas. "En video era más sencillo. Tuvo un éxito tan grande que ya estamos cumpliendo los 25 años", agrega con orgullo.

Hoy Divercine se ha vuelto una de las actividades constantes en el contexto de las vacaciones de invierno. Además de la proyección de cortometrajes y películas en Montevideo, también se realizan actividades del festival en otros departamentos de Uruguay y se exporta parte de su selección a otros países.

Mes de festejos


Cinco días de programación y tres horas por día, con cada hora orientada hacia un grupo de niños de diferentes edades, ha sido la fórmula que el evento ha mantenido a lo largo de los años. Sin embargo, para celebrar el cuarto de siglo del festival, en esta edición, previo a su programación regular, se exhibirá desde mañana y hasta el 8 de julio la muestra Divercine 25, con una selección retrospectiva de cortometrajes en la Zitarrosa.

Previa coordinación con la organización, las escuelas de Montevideo podrán acceder gratis a las funciones que comenzarán a la hora 14. La muestra también se realizará el próximo 16 de julio en el
Centro Cultural de España en Montevideo (Rincón 629) a la hora 15.

En tanto, la edición número 25 del festival, cuya programación todavía no ha sido anunciada, comenzará en simultáneo el 25 de julio en la Sala Movie del Nuevocentro Shopping a la hora 14.30 y en la Sala Héctor Tosar del Auditorio Nelly Goitiño, a la hora 13.30.

"Yo no sé si es un orgullo, en realidad son trabajos que uno hace con convicción" indica Casas sobre su labor ininterrumpida al frente del festival. "Es una experiencia intransferible. El hecho de que los niños vayan a la sala, compartan con otros chicos y vean una programación diferente no tiene sustituto".

Agenda


Biromes y servilletas (Argentina). Una animación sobre la canción que Leo Maslíah escribió de Montevideo. Dirigido por Pablo Rodríguez Jáuregui, 2015.

Leñador (Brasil). En el cortometraje los niños son los encargados de reponer los árboles que se talan. Dirigido por Fábio Teófilo.

Pequeña diosa (Canadá). Trata sobre una leyenda del norte de América que apela a la imaginación de los niños. Dirigido por María José Campos.

El dragón y la música (Suiza). La obra se centra en las sorpresas de la naturaleza y en los seres vivos sobreponiéndose a sus limitaciones. Dirigido por Camille Müller.

Pichintún (Chile). Rescata las historias cotidianas de niñas y niños de distintos pueblos de Chile. Dirigido por Patricio Veloso.

Populares de la sección

Acerca del autor