Dura condena de los obispos al gobierno de Maduro

Conferencia Episcopal dijo al papa que la Asamblea Constituyente es "innecesaria, desigual y peligrosa"
En Venezuela existe hoy una lucha entre un gobierno “devenido” en dictadura, que solo “sirve para sus propios intereses”, y todo un pueblo “que clama libertad”, señala la Conferencia Episcopal Venezolana en un saludo realizado al Papa Francisco, a propósito de la audiencia concedida por este este jueves 8.

En el texto enviado al Sumo Pontífice, los obispos venezolanos realizan una dura condena al régimen chavista del presidente Nicolás Maduro.

En la carta, agradecen la preocupación del papa por el “destino democrático” del país y advierten que en Venezuela hoy no existe un “conflicto ideológico” entre izquierdas y derechas o entre “patriotas o escuálidos”.

Para la Conferencia Episcopal, existe una lucha entre “un gobierno devenido en dictadura, autorreferencial que solo sirve para sus propios intereses” y todo un “pueblo que clama libertad y busca afanosamente, a riesgo de las vidas de los más jóvenes, pan, medicamentos, seguridad, trabajo y elecciones justas, libertades plenas y poderes públicos autónomos, que pongan en primer lugar el bien común y la paz social”.

En esa misma postura crítica hacia las acciones del gobierno, los obispos venezolanos entienden “innecesaria, desigual desde el punto de vista social y, en consecuencia, inconveniente y peligrosa, la iniciativa presidencial de una Asamblea Nacional Constituyente, convocada sin consultar la libre opinión del pueblo de manera directa y universal, mediante un previo referéndum consultivo”.

Según los obispos, dicha Asamblea, prevista para finales de julio, será “impuesta por la fuerza” y sus resultados serán “la constitucionalización de una dictadura militar, socialista marxista y comunista, la permanencia ilimitada del actual gobierno en el poder, la anulación de los poderes públicos constituidos, el aumento de la persecución y exilio de los opositores”.

Asimismo, consideran que su instalación ampliará las “facilidades” para la “corrupción de los gobernantes y sus adláteres”, además de incorporar mayores controles a la libertad de expresión, “incluso a la libertad religiosa y mayor represión para la ciudadanía”.

Populares de la sección