Economía creció en 2015 la mitad de lo que pronosticó el gobierno

La desaceleración del PIB también fue más pronunciada de lo esperado por los economistas
La economía uruguaya creció 1% durante 2015, lo que implica una fuerte desaceleración respecto al incremento de 3,2% el año anterior. La magnitud del descenso sorprendió a más de un analista y dejó en falsa escuadra la última estimación de 2% que habían manejado las autoridades del equipo económico. Con este escenario, los privados ajustan sus previsiones para este año a la baja y alertan por los desequilibrios que deberá resolver el gobierno para no comprometer las perspectivas a futuro.

"Cuando la percepción 'en la calle' coincide con los indicadores económicos: la economía no creció a lo largo de 2015", dijo el economista Javier de Haedo.

Según el informe de Cuentas Nacionales divulgado ayer por el Banco Central (BCU), en el último trimestre del año pasado la economía uruguaya se contrajo 0,1% respecto a igual período del año anterior y creció 0,1% frente al tercer trimestre (quitando los efectos estacionales). La expansión de 2015 no colmó las expectativas de los analistas privados. La mediana de la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador de marzo estimaba un crecimiento del PIB de 1,2% el año pasado.

Cuando el Ejecutivo envió la ley Presupuesto al Parlamento –julio del año pasado– estimó una expansión de 2,5% del PIB para 2015 y 2016, de 2,8% para 2017 y de 3% para 2018 y 2019. Incluso, la expansión del gasto público para los dos primeros años de la administración de Vázquez se hicieron bajo ese supuesto de crecimiento.

"Quienes comparan estimaciones de inicio 2015 de PIB, recomiendo ver variaciones de proyecciones de crecimiento o caída de otros mercados relevantes", dijo el diputado del Frente Amplio Alfredo Asti.

Si bien el equipo económico luego redujo a 2% su estimación para el año pasado, el ministro de Economía, Danilo Astori, descartó en una reciente entrevista con Presidencia corregir esas proyecciones, al tiempo que ratificó la meta de llevar el déficit fiscal al 2,5% estipulado (en los 12 meses a febrero el rojo de las cuentas públicas se ubicó en 3,7% del PIB, ver página 12). Sin embargo, los analistas son escépticos respecto a que el gobierno pueda cumplir con sus proyecciones y le achacan que ya se lo habían advertido.

Por sector


Entre los sectores de actividad, el agro creció 1,2% durante el último año, la industria se expandió 5,7% (explicado en su totalidad por la puesta en marcha de Montes del Plata), mientras que la construcción fue uno de los sectores con peor desempeño, con una contracción de 5,4% respecto al año anterior. El comercio, por su parte, cayó 2,5%. El rubro transporte, comercio y comunicaciones se expandió 3,1%, mientras que suministro de electricidad, gas y agua mostró una caída anual de 8,1%.

Si se miran los principales componentes de la demanda, llama la atención el freno en el crecimiento del consumo privado, que mantuvo el mismo nivel que en 2014 (cuando el año anterior había crecido 3%). En cuanto a la inversión, hubo un deterioro de 8,2% explicado por la finalización de las obras de Montes del Plata. Las exportaciones de bienes y servicio cayeron 1,2% en volumen físico, mientras que las compras al exterior se redujeron 7,4%. Las perspectivas para pensar en un repunte en el nivel de actividad de algunos de los rubros más relevantes de la economía uruguaya aparecen como complejas para 2016 (ver página siguiente).

Estancamiento y ajustes


El freno de la economía uruguaya no sorprendió a los analistas privados consultados por El Observador. El socio de la consultora Deloitte, Pablo Rosselli, dijo que el dato de 2015 confirma que la economía uruguaya permaneció "estancada" ya que la expansión de 1% se debió a un "efecto arrastre" del 3,2% alcanzado el año previo. Para el experto, el magro desempeño del PIB está asociado a un contexto externo negativo y la "acumulación de desequilibrios internos" como la merma de la competitividad, una situación fiscal "compleja" y "rigideces" en el mercado laboral. "Todo eso pesa para que las perspectivas de los consumidores y empresarios sean más negativas", sostuvo.

Por otro lado, Rosselli recordó que la evolución de la actividad confirman que el gobierno elaboró su Presupuesto quinquenal con una "premisa optimista" de crecimiento que hace "muy difícil" la meta oficial de llevar el déficit al 2,5% del PIB para el final del período de gobierno.

"Evidentemente Uruguay entró en un escenario de estanflación durante 2015. La duda ahora es cuán permanente será", comentó el economista Aldo Lema.

"Parece razonable que el gobierno tenga que tomar más medidas en el frente fiscal, pero sería un error concentrar la política económica en esa área, y no tener mejores niveles de competitividad", advirtió el experto. A su juicio, uno de los objetivos que deberá "resignar" el gobierno será el de tolerar por un tiempo una inflación por arriba del 10% y un dólar más alto. Añadió que eso seguramente lleve a que se registre "una caída del salario real" por un período de 12 a 24 meses, pero indicó que ese el "costo" que hay que pagar para mantener los niveles de empleo.

Precisamente para el economista Guzmán Etcheverry del IEEM de la Universidad de Montevideo, el hecho de "haber crecido la mitad de lo esperado (por las autoridades) para el primer año de gobierno complica porque los ingresos se proyectaron en base a un crecimiento que no se observó, lo que agranda la brecha con los gastos que son poco flexibles y por lo tanto complica el déficit fiscal".

A su juicio, para corregir las cuentas públicas es necesario "una mejora de eficiencia" en las empresas públicas, fundamentalmente en ANCAP, "ya que hay poco margen para más impuestos". Agregó que es importante que el país "vuelva a posicionarse en una mayor senda de crecimiento" ya que la evolución del PIB "es una de las determinantes estadísticamente significativas de las calificaciones de deuda" que tienen a Uruguay dentro del grado inversor.

Por su parte, el investigador de Cinve Nicolás Fornasari, también recordó que en su momento se planteó "la importancia" de elaborar un Presupuesto con "supuestos creíbles" en materia de crecimiento, existiendo "cierto consenso entre analistas sobre el establecimiento de un escenario demasiado optimista por parte del gobierno". Dijo que el escenario actual de crecimiento "imprime tensiones adicionales en el frente fiscal, donde los ingresos se ubicarán sensiblemente por debajo de lo esperado, a la vez que el gasto cuenta con un elevado grado de rigidez, dificultando el ajuste", alertó. El experto recordó que hasta el momento, los recortes de gasto se han concentrado en el rubro inversión, que muestra un importante declive. Adicionalmente se han anunciado aumentos en la contribución a rentas generales esperadas para las empresas públicas.

Ajustan proyecciones


Deloitte estima que la economía uruguaya crecerá 0,5% este año y que la actividad no se "reacelerará" hasta que no se corrijan los desequilibrios que mencionó. En tanto, el IEEM maneja ahora una estimación de crecimiento para 2016 es que la actividad económica crezca en 0,6%, lo que implica una corrección a la baja respecto a la estimación anterior (0,9%). En el caso de Cinve, según Fornasari, con el "magro dato de crecimiento" correspondiente al último trimestre de 2015, se espera un crecimiento cercano al 0,5% para este año, aunque precisó que son "datos preliminares".





Acerca del autor