EEUU plantea en OEA nueva mediación para Venezuela

Ministros de Exteriores de la OEA analizan hoy salidas para la crisis institucional del país
Con la voz cantante de Estados Unidos, los países que forman parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) debatirán este miércoles las condiciones para impulsar una salida "pacífica" y por la vía "democrática" a la crisis institucional y política que atraviesa Venezuela.

En ese sentido, EEUU propondrá la creación de un grupo "mínimo" de países, que se encargue de liderar un nuevo proceso de mediación o negociación entre el gobierno del chavista Nicolás Maduro y los partidos de oposición.

Esa intención, expuesta por un funcionario de alto rango del Departamento de Estado de EEUU en un diálogo telefónico desde Washington con El Observador y distintos medios estadounidenses y de América Latina, se pondrá sobre la mesa este miércoles durante una reunión de consulta de los cancilleres de la OEA sobre la tensa situación en Venezuela. La reunión había sido convocada el pasado 26 de abril por el Consejo Permanente, por 19 votos a favor, 10 en contra y cuatro abstenciones.

Justamente, el propósito del encuentro es establecer bases de discusión de la crisis que afecta a ese país, en el que desde hace dos meses se realizan casi a diario protestas callejeras anti gubernamentales que causaron ya un saldo de 60 personas muertas (ver cifras).
Hasta este martes, se manejaban en la OEA dos proyectos de declaración que discutirán los cancilleres: uno presentado por cinco países y otro elevado por otros dos (en ninguna de esas alternativas participó Uruguay).

En grandes trazos, ambos textos reclaman al gobierno de Maduro que deje sin efecto su intención de convocar a una Asamblea General Constituyente, encargada de redactar una nueva Constitución, lo que para la oposición es una muestra de "fraude".

Pero, además, ambas declaraciones exigen la definición de un calendario electoral, así como el fin de la espiral de violencia que sacude al país y de las detenciones arbitrarias. Asimismo, se reclama la inmediata liberación de los presos políticos y que el gobierno acepte sin dilaciones la asistencia humanitaria en un país en el que, por ejemplo, faltan medicamentos.

Hasta este martes, una docena de países había confirmado la presencia de sus ministros de Exteriores en el encuentro.

La cita de cancilleres coincide con el punto más alto de los debates internos en la OEA sobre la coyuntura venezolana y del incremento de la presión internacional para encontrar una salida.

Pero todavía no parecen estar dadas las condiciones en ese organismo para obtener un consenso tan necesario como difícil de lograr, lo que en los hechos debilita la chance real de que los cancilleres puedan acordar decisiones que resulten efectivas.

A todo esto, el funcionario del Departamento de Estado señaló que se procura "buscar" una postura regional "unificada" para ayudar a encontrar una solución a los problemas de Venezuela.
"La OEA debe actuar como un grupo organizado para defender la democracia y los derechos humanos", comentó.

Venezuela comenzó recientemente su proceso de salida de la OEA, ya que entiende que el organismo, a través del secretario general Luis Almagro e impulsado por EEUU, realiza una intervención indebida en los asuntos internos del país.

Le otra mediación

Paralelamente, la canciller venezolana Delcy Rodríguez pidió en mayo a Uruguay ser parte de un grupo de "amigos de Venezuela", para "ayudar y facilitar el diálogo", junto a otros países cercanos al gobierno venezolano como El Salvador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y República Dominicana.

Ese intento de negociación es visto con recelo por la oposición, así como el grupo promovido por Unasur, integrado por el exmandatarios José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

Estancados

Tras dos meses de protestas que causaron 60 muertos, la oposición no sólo no logró su propósito, un cambio de gobierno, sino que encara una urgencia mayor: evitar la Asamblea Nacional Constituyente.

Los opositores volvieron a marchar este martes vestidos de blanco en el este de Caracas para exigir la salida de Maduro; mientras, de rojo, los chavistas se manifestaron en apoyo al presidente en el centro de la capital.

Para variar, la jornada terminó en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, en un cruce de gases lacrimógenos, piedras y cócteles molotov, que muchas veces terminaron en disturbios y saqueos.

¿Cuánto más puede durar este ciclo de protestas? Para la oposición es ahora o nunca. Pero distintos analistas coinciden en que las manifestaciones son importantes, pero insuficientes.

Advierten que la estrategia opositora debe apuntar a la Asamblea Constituyente con la que Maduro busca radicalizar la "revolución" iniciada por el extinto presidente Hugo Chávez.

Protestas

Aunque no logró su propósito con las manifestaciones,la oposición continuará protestando en las calles para exigir el llamado a elecciones anticipadas y la salida de Maduro.

Nuevo foco

Pero ahora la oposición tiene un nuevo foco sobre el que centrar su atención: la Asamblea General Constituyente.

Reunión

Los cancilleres de los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizarán este miércoles una reunión de consulta en Washington para analizar la crisis política, social y económica de Venezuela

Presiones

Mientras la situación continúa estancada en ese país, pues tanto oposición como gobierno siguen sin ceder, las presions internacionales para hallar una salida, en lo posible por la vía diplomática, también van en aumento.




Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección