El 57% de las madres jóvenes no estudian ni trabajan

Un informe indica que al 71% le hubiera gustado posponer la maternidad
Un estudio realizado el año pasado por la Universidad de la República, financiado por el Fondo de las Naciones Unidas, evidenció que existen brechas significativas en el embarazo adolescente en distintos barrios de Montevideo. La maternidad más joven se concentra fundamentalmente en los sectores de menor nivel educativo y con mayor cantidad de necesidades básicas insatisfechas.

El informe identifica el tema en puntos específicos de la ciudad. Indica que mientras en Casavalle el 17% de las mujeres de entre 15 y 19 años son madres y el 9,4% lo son en Jardines del Hipódromo, en Pocitos se reduce a 0,5% y en Carrasco a 0%. "La maternidad en adolescentes es expresión de la desigualdad social y limita el desempeño futuro de estas jóvenes", dice el análisis denominado Maternidad en adolescentes y desigualdad social en Uruguay.

El informe también indica que el 57% de las jóvenes de entre 15 y 24 años que son madres se encuentran "recluidas en el ámbito doméstico". Esto ocurre cuando abandonan los estudios y no buscan empleo ni trabajan. Entre las jóvenes que no fueron madres ese porcentaje se reduce a 9%.

"Este dato revela el profundo aislamiento de los ámbitos de socialización de la mayoría de las jóvenes madres. Implica que tienen su libertad cercenada y carencia total del ejercicio de la ciudadanía. Esto compromete sus desempeños más allá de la maternidad y contribuye a la reproducción de la pobreza", agrega.

El perfil de las adolescentes que quedaron embarazadas indica que al 71% le hubiera gustado posponer la maternidad. La enorme mayoría (94,6%) abandonó sus estudios, mientras que ese porcentaje es solo del 16,8% para las que no quedaron embarazadas. El 85% no tiene trabajo, pero tampoco busca uno. Casi una de cada tres vive bajo condiciones de pobreza y el 35% no vive con su pareja.

Esos datos surgieron del análisis de la Encuesta Nacional de Adolescencia y Juventud de 2013 –realizada por el Instituto Nacional de la Juventud y presentados en el informe de la UdelaR.

"Si bien -el embarazo- puede ser valorado positivamente por las adolescentes como por el entorno social inmediato, refleja situaciones de privación social, baja expectativa acerca de los beneficios de la educación y falta de perspectivas futuras", agrega el informe.

Uruguay presenta niveles altos de maternidad en menores de edad, en comparación con la región y el resto del mundo. El embarazo adolescente fue identificado por las autoridades sanitarias como un problema hace 20 años, y la cifra se mantiene estancada desde 1996. Sin embargo, hay departamentos que presentan situaciones más críticas con respecto a esta problemática. En Río Negro, Durazno, Artigas, Salto y Cerro Largo la tasa de embarazo es de entre 70 y 86 cada 1000 adolescentes, que se acerca al promedio de los países africanos.

Salto a la adultez

Las encargadas del relevamiento realizaron entrevistas a jóvenes y técnicos que están en contacto con las embarazadas adolescentes de Casavalle y Jardines del Hipódromo.

Concluyeron que el proyecto de la maternidad es la "salida rápida" para pasar a la adultez. Eso les "alimenta la expectativa de la salida del hogar de origen". Por otro lado, también lo definieron como "un evento que entraña la necesidad de aceptación y reconocimiento de la comunidad y de las familias. En la medida que el 'ser madre' como identidad tiene plena legitimación social".

El MSP junto con el MEC, la OPP y el Inau diseñaron políticas públicas intersectoriales para reducir la cifra del embarazo adolescente que serán presentadas este martes.


Populares de la sección