"El acceso al talento global ya es una realidad"

Siete años es lo que ha necesitado Freelancer.com para conseguir cerca de 23 millones de usuarios en todo el mundo

Desde su nacimiento en 2009, esta plataforma que pone en contacto a trabajadores independientes con empresas o personas interesadas en sus servicios, publica una media de 10.000 trabajos diarios, lo que supone un total de 10 millones a lo largo de su breve historia. "Hablaríamos de un 20% de contratistas, entre los que abundan las pymes pero también destacan grandes empresas como la NASA; frente al 80% de freelance", explica Sebastián Siseles, director general de Freelancer.com que acaba de adquirir Nubelo y Prolancer, sus competidores más importantes en Argentina y Brasil, respectivamente, que se suman a las 16 adquisiciones que ha realizado desde sus orígenes.

Convencido del potencial de estas plataformas, Siseles asegura que gracias a ellas "el acceso al talento global es una posibilidad y una realidad". Y va aún más lejos al afirmar que "lo que hace diferente a las organizaciones es el conocimiento humano, y aquellas que no puedan atraer o fidelizar su talento se quedarán atrás".

Imagine a las organizaciones del futuro con menos personal en plantilla, "más ágiles y menos burocráticas", como consecuencia de un aumento del profesional independiente que trabaja por objetivos, no por horarios: "El mercado laboral está viviendo una transición. El trabajo individual es más colaborativo y el físico está más en el conocimiento. Las nuevas generaciones no quieren estar encerradas durante ocho o diez horas en su puesto de trabajo. No se trata de una moda es una tendencia".

En opinión de Siseles, el gran desafío para que todo encaje en este nuevo panorama son las organizaciones: "Hay que educarlas de manera que combinen las formas tradicionales de trabajar con los freelance y para que superen el choque de culturas".

Una de la ventajas que apunta en las plataformas de este tipo es la transparencia. "Nosotros sólo ponemos en contacto al contratador con el profesional y recibimos nuestra comisión -3% al primero y 10% al segundo- cuando el trabajo se da por concluido. No entramos en legislaciones laborales. Se trata de una relación entre ambas partes por la realización de una tarea concreta", explica Siseles, quien añade que para garantizar las transacciones se hicieron el año pasado con Escrow.com, una startup del sector fintech que vela por esa seguridad.


Fuente: Expansión - Ripe

Populares de la sección