"El anuncio de que el CPP se podía prorrogar lo conocimos por la prensa"

En su último día como ministro insistió en que el nuevo Código del Proceso Penal debe regir desde el 16 de julio; dice que como juez midió a todos con la misma vara
Caminar por la oficina del ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) Ricardo Pérez Manrique no es fácil. Decenas de papeles y biblioratos inundan el piso, mientras dos de sus secretarios guardan algún que otro material en cajas. Es martes 16 de mayo y será la última vez que el magistrado pise ese lugar como funcionario del Poder Judicial. Hoy miércoles cumple 70 años y, como la Constitución lo obliga a dejar su cargo, quiere llevarse documentos, libros y cinco carpetas con su currículum vitae.

El caos de esa oficina contrasta con su despacho particular. Nada en ese lugar parece indicar que habrá una mudanza de un funcionario que fue ministro de la SCJ por más de cinco años pero que además trabajó ocho más como secretario letrado en el mismo edificio del que hoy se despide, 12 como ministro de un tribunal de apelaciones de familia y que comenzó su carrera judicial como juez en el interior. "No me quiero ir con el despacho desarmado. Me voy con el despacho como está. A mí no me gustan las despedidas como tales porque no quiero que parezca que corto con todo drásticamente", comenta a El Observador. Por ese motivo, Pérez Manrique pidió que le alcanzaran sus pertenencias media hora después de haber llegado a su casa. En su última día como ministro y funcionario del Poder Judicial, el magistrado afirma tener "la satisfacción del deber cumplido, sin perjuicio de no haber podido hacer" todo lo que quiso. A continuación un resumen de la entrevista con El Observador.

Si le quedaran más años para irse pero le dieran la chance de dejar su cargo ahora, ¿lo dejaría?
No. Me da el físico, la mente y siento que tengo muchas cosas para hacer. Pero una hay un imperativo constitucional que hay que respetar. Pero no me iría. Hay otros colegas que contaron los días hasta el momento de irse, queriendo que llegara cuanto antes. No es mi caso.

La inconstitucionalidad del artículo que blindaba al Ejecutivo ante juicios salariales, ¿fue la última decidida en su mandato?
Y la de los cincuentones referida a las AFAP que fue declarada constitucional. En mi primera época en la SCJ, en grandes sentencias, fui el único discorde y eso hizo que mucha gente opinara y cuestionara mi posición. Luego se dieron cuenta de que acá hay un juez independiente que cuando entiende que hay que condenar al Estado o que el Poder Ejecutivo está equivocado, lo condena. Me podré equivocar, pero durante toda mi carrera he medido a todo el mundo con la misma vara. Por ese desde que nací duermo todas las noches tranquilo.

¿Entonces cree que cumplió con lo mencionado en su discurso de asunción como ministro?
Varias cosas se cumplieron. No hay que olvidar que venimos de cinco años de sequía presupuestal, es muy difícil hacer cosas. Este Poder Judicial tiene que estar orgulloso de las reformas que está haciendo sin recursos.

¿Esa falta de recursos desgastó en los últimos años la relación del Poder Ejecutivo con el Poder Judicial?
El conflicto salarial, por lo menos en los cinco años que he estado en la SCJ, ha intoxicado el nivel de la relación con el poder político, específicamente con el Poder Ejecutivo. De todas formas destaco que cuando asumí la presidencia (de la SCJ) el 1 de febrero de 2016, la Corte tenía cortado totalmente el diálogo con el Poder Ejecutivo y logramos destrabarlo. Tuvimos una entrevista muy importante con el presidente de la República. Él me dijo que había que buscar una solución y a partir de ahí debo reconocer que nos reforzaron los rubros. Esos rubros se han mantenido este año y por lo tanto podría la Corte tener un panorama más claro para 2017.

¿Le gustaría ver la relación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial totalmente reconstruida en el corto plazo?
Creo que tenemos como una relación de primos lejanos que se encuentran para solucionar problemas concretos de la familia. Sería bueno que pasara a ser una relación de primos más cercanos y que hubiera un diálogo más abierto y menos problemas.

"Pude llegar a donde llegué en una sociedad donde el esfuerzo paga. Llegué gracias a todo el sistema político pero también a toda la gente que aceptó propuestas para un desarrollo del Poder Judicial."

Hay diferentes versiones sobre una posible postergación de la entrada en vigencia del nuevo Código del Proceso Penal (CPP) ¿Cómo lo tomó?
Oímos que el fiscal de Corte (Jorge Díaz) quiere prorrogarlo hasta noviembre y que hay opiniones encontradas. Pero nosotros decimos: estamos trabajando con vista al 16 de julio. Solo se advierte que se están complicando los trabajos de implementación en función del conflicto de actuarios y funcionarios.

¿Hubo un cortocircuito con la Fiscalía?
El anuncio de que se podía prorrogar el CPP con fecha concreta y con el aporte del sistema político lo conocimos por los medios de prensa. Como estamos trabajando con vista al 16 de julio, habrá que ver. Tal es la voluntad política de la Corte de aplicar este nuevo CPP a partir del 16 de julio. Hace unos días nos informaron que a raíz de costos y estimaciones de cálculo, faltan $ 15 millones para terminar obras. Pero la SCJ lo va a cubrir con fondos propios a los efectos de poder seguir adelante y no pedirle dinero al Poder Ejecutivo. Lo único que puede trabar el nuevo CPP es el conflicto de funcionarios y actuarios (con el gobierno). Pero la voluntad política de la Corte es que se aplique a partir del 16 de julio.

¿Le preocupa en particular, por la aplicación del CPP, el conflicto con los funcionarios judiciales?
Sí y porque parece no tener punto final.

"Me voy con el despacho tal como está y mis secretarios me lo desactivan. Va a quedar vacío hasta que venga otro integrante que con su personalidad le va a dar su impronta".

¿Qué va a hacer a partir de hoy?
Soy un agradecido a la vida y a la sociedad en la que me crié. Mi futuro va a estar vinculado a los temas que he trabajado toda la vida: derechos humanos, derecho de familia, infancia. Lo único que está descartado es que vaya a trabajar como abogado. Todo lo demás queda abierto.

¿Abierto también a un cargo en la Corte Electoral?
Yo de eso no sé nada. A mí me preguntaron el año pasado si me interesaba y les dije que lo iba a pensar.

¿Se lo preguntó el presidente Vázquez?
No, yo con Vázquez tuve dos charlas en 2016 (una por presupuesto y otra por el CPP) y el tema de la Corte Electoral no estuvo presente.

¿Y quién le ofreció el cargo?
Me lo ofrecieron desde el sistema político y yo dije que podía ser. Si me hicieran la oferta de nuevo yo diría que lo estudiaría. Nada ha cambiado. Solo que ahora me voy y me quedo sin trabajo. Igual sé que no me van a dejar que me vaya para mi casa. Tengo ofertas de charlas, visitas a otros países, reuniones. Tengo una cantidad de cosas pendientes. No voy a ser un jubilado común.

Populares de la sección

Acerca del autor