El avión presidencial planeó sobre otros casos polémicos

Debate sobre aeronave disparó discusión sobre políticos acusados o procesados

La interpelación al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, por el avión –que la oposición llama presidencial y el gobierno se esfuerza en decirle multipropósito–, se desvió por momentos al ser recordados casos de dirigentes vinculados con irregularidades y el manejo que cada partido político hizo de ellos.

Allí se planteó lo sucedido con Juan Carlos Bengoa y los casinos municipales, a quien el ministro Danilo Astori respaldó hasta último momento, y los procesamientos del ministro Fernando Lorenzo (Economía) y Fernando Calloia (presidente del Banco República) por el caso Pluna.

El oficialismo trató de vincular al interpelante Pedro Bordaberry (Partido Colorado) con decisiones del presidente argentino Mauricio Macri y apuntó a lo que ocurre con el diputado suplente de Maldonado, Francisco Sanabria, dueño de Cambio Nelson quién ayer debió renunciar a sus cargos en el Partido Colorado.

No obstante, el centro del debate fue la legalidad de la compra del avión que llegó a ser cuestionada por jurídica del Tribunal de Cuentas, organismo que primero observó la licitación y luego, tras un cambio en su integración, levantó las objeciones.

. Bordaberry afirmó que se está "ante una compra ilegítima" que le genera "sospechas de corrupción" por la forma en que se llevó adelante la adquisición del Hawker, que con una camilla para trasladar enfermos, se pagó US$ 1.010.000. Afirmó que la licitación "estuvo dirigida para beneficiar a una persona".

Luego, Bordaberry dejó claro el vínculo entre el vendedor del avión, el empresario Carlos Bustin, de la firma Floridian SA (Autolider) representante de Mercedes Benz; y Juan Salgado, asesor en logística del presidente Tabaré Vázquez. Salgado es desde hace años presidente de la transportista Cutcsa, la más grande del país que compra Mercedes Benz.

Bordaberry, con datos de esa transportista, dijo que en estos años, desde que Salgado dirige esa empresa, los ómnibus pasaron de ser Leyland a Mercedes Benz al punto que hoy Cutcsa es el principal cliente de esa marca.

De 1.090 ómnibus que tiene Cutcsa, hoy 950 son Mercedes Benz, afirmó el senador colorado.

Recordó también "lo activo" que estuvo Salgado en la campaña electoral de Vázquez, de quien es su amigo, disponiendo ómnibus para actos y acondicionando uno para el candidato del Frente.

Otro vínculo que denunció fue el existente entre la Fiscalía de gobierno, a cargo de María Inés Da Rosa Callorda y el secretario de Presidencia de la República, Miguel Toma.

La Fiscalía de gobierno cuestionó el dictamen del Tribunal de Cuentas que observó, dos veces, la compra del avión y su opinión en contrario fue utilizada por el Poder Ejecutivo para avanzar en ese negocio.

El Tribunal de Cuentas respondió enviando una carta al presidente de la Asamblea General, Raúl Sendic , por la "invasión" de la Fiscalía de gobierno que habló de una "supuesta falta de transparencia" del organismo de contralor.

Bordaberry contó cómo la carrera profesional de Da Rosa Callorda está vinculada a Toma, uno de los hombres cercanos a Vázquez. De hecho Da Rosa Callorda estuvo en la secretaría de Presidencia y en la Oficina del Servicio Civil cada vez que Toma trabajó en esas dependencias.

Bordaberry criticó que se redactara una licitación con "cláusulas ilegales" para beneficiar a un amigo del asesor de Vázquez.

"Hay un cúmulo de indicios que se suman y confirman ilegalidades", concluyó Bordaberry.

"Esto se parece a un acomodo", dijo sobre la compra del avión el diputado nacionalista Pablo Abdala, interpretación que rechazó el Frente Amplio que defendió la transparencia de la compra.

El Ministro informó que cuatro empresas hicieron consultas por la licitación del avión y solo una se presentó. También opinó que el Poder Ejecutivo adjudicó la compra basándose en varios informes de distintos organismos. "Es una compra basada en fundamentos técnico-jurídicos", opinó Menéndez. El secretario de Estado dijo que varias veces la Fuerza Aérea recurrió "a compras directas por excepción" y la primera fue en el año 1975 (gobierno dictatorial) cuando se adquirieron aviones por US$ 4.5 millones.

"Uruguay no tiene avión presidencial" marcó Menéndez pero sí "hay vuelos presidenciales".

La única vez que Uruguay tuvo avión presidencial fue 1965, el FAU 507, que se identificó de esa manera.

Cuestionó que Bordaberry "pusiera en duda lo expresado por el comandante", Alberto Zanelli, un hombre que tiene el "apoyo político del gobierno, la venia del Parlamento y que está al servicio de la patria". "No permitimos que se denoste a la Fuerza Aérea", afirmó.

Menéndez dijo que "es falso" y rechazó que el avión se compró "para atender un capricho o una frivolidad" de Vázquez". Finalmente, después de nueve horas, la interpelación terminó con el apoyo del Frente Amplio al ministro Menéndez.



Populares de la sección

Acerca del autor