El buque insignia de Tabaré Vázquez va a media marcha

El gobierno asiste cuatro horas diarias a 2 mil personas con dependencia severa; geriatras apuntan que es insuficiente y se debería coordinar con el sistema de salud
Su hija. Su trabajo. Su vida. Delia dejó todo en Montevideo y se fue a Tacuarembó, porque la situación en la casa de sus padres se había vuelto insostenible. El matrimonio, de 84 años, tiene dependencia severa, lo que implica que necesita ayuda para desarrollar actividades básicas, como comer o bañarse. "Yo no podía salir ni a la esquina de mi casa, porque mis padres no podían estar solos nunca", contó a El Observador. Luego de haber estado un año y medio haciéndose cargo de la situación por sí sola, Delia acudió al Sistema Nacional Integrado de Cuidados y anotó a sus padres en el programa de asistentes personales. Hoy, a tres meses de recibir ayuda de dos cuidadoras, su vida mejoró.

"Yo ahora salgo tranquila, hago los mandados, sé que ellos están bien cuidados", afirmó. Sandra y Virginia son las dos asistentes personales que trabajan en su casa, una en la mañana y otra en la tarde. Si bien Delia no puede trabajar porque las mujeres van cuatro horas por día cada una –por lo que viven con la jubilación de sus padres–, ese tiempo le permite hacer otras actividades, como limpiar la casa o pagar cuentas. "Mis padres me ven mejor, porque se dan cuenta de que estoy más aliviada", sostuvo.

Sin embargo, los expertos afirman que solo cuatro horas de asistencia al día es poco.

El secretario nacional de Cuidados, Julio Bango, dijo a El Observador que son 2.048 los uruguayos que accedieron hasta el momento a un asistente personal. La condición para formar parte del programa es tener dependencia severa, por lo que no se trata de una política que favorezca solo a los sectores con vulnerabilidad económica. "No importa si la persona vive en Carrasco, en Marconi, en Artigas o en Colonia. Si está en situación de dependencia severa, entra. Luego se analizan los ingresos y hay un sistema de franjas de pago que se establecen", informó Bango.
152 horas de capacitación práctica y teórica deben recibir los aspirantes a asistentes personales. Los cuidadores tienen hasta 18 meses para cumplir con la capacitación, de lo contrario no pueden trabajar.
Los padres de Delia, por ejemplo, tienen subvención completa de las asistentes personales por parte del Estado, ya que sus ingresos per cápita son menores a $ 10.833. Como ellos, el 73% de los que se acogieron al plan tiene subsidio total, por lo tanto el Banco de Previsión Social (BPS) es el que paga los $ 12 mil por las cuatro horas de trabajo diarias a los cuidadores.

Otros de los incluidos en el sistema (el 13%) tienen subsidiados dos tercios del costo, ya que sus ingresos son menores a $ 21.666. A los que cobran entre esa cifra y $ 39.721 por mes (7% de los usuarios actuales), el Estado les paga el 33% del salario de los cuidadores. Los que cobran más de $ 40 mil, (el restante 7% de los atendidos por el sistema actualmente) no reciben subsidio ninguno.

Los expertos afuera

cacho.jpg
Los trabajadores deben recibir un curso de formación de 152 horas prácticas y teóricas. Alondra trabaja como asistente personal en Montevideo desde agosto del año pasado y está terminando la capacitación, ya que tiene 18 meses para hacerla. "Es una formación de fortaleza de conocimiento y apunta a enseñar valores, como el respeto, la tolerancia, la paciencia", contó a El Observador. Además, la currícula incluye nociones de enfermería –por ejemplo, cómo colocar el cuerpo para levantar al paciente– y de primeros auxilios.

En el desarrollo de la capacitación el Sistema de Cuidados no le pidió asesoramiento a la cátedra de Gerontología y Geriatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República. El profesor grado cinco de la materia, Ítalo Savio, dijo a El Observador que no participaron de las "instancias definitorias" y no diseñaron la currícula de los cursos de formación. "Yo creo que hubiera sido importante que nos tuvieran en cuenta", agregó.
$12 mil es el sueldo de un asistente personal que trabaja cuatro horas en el Sistema de Cuidados. Si el usuario recibe subvención del Estado, el pago lo efectúa el Banco de Previsión Social.
En ese sentido, la presidenta de la Sociedad Uruguaya de Gerontología y Geriatría, Graciela Acosta, afirmó que ellos tampoco formaron parte del proceso. "No conozco cómo están hechos los cursos, nosotros no tenemos acceso a eso, pero lo básico me imagino que estará cubierto", señaló.

Tanto Savio como Acosta subrayaron la importancia de cursos de capacitación bien enfocados. "Yo veo cuidadores que me dicen: 'Este viejo está de vivo, mirá lo que hace', y quizá ese señor está con una demencia. Si los cuidadores están formados, eso no va a pasar", afirmó Acosta.

También aseguró que la atención de cuatro horas no es suficiente, ya que las personas con dependencia severa necesitan compañía todo el día. "Es positivo que exista el sistema, pero hay mucho para trabajar. Faltan más asistentes personales, más tiempo, más formación", indicó. Además, señaló que es necesario que el familiar que está a su cargo tenga "un respiro", porque suele ser una persona mayor. "Yo vi a una señora que cuida a su esposo con una demencia severa y trastorno de conducta. Ella tiene 73 y lo cuida a él que tiene 78", sostuvo.
Por otra parte, Savio señaló que el Sistema de Cuidados se debería complementar con el Sistema Nacional Integrado de Salud. "Las necesidades de las personas no se pueden disociar, porque las personas son una sola integralmente", explicó.

niño discapacidad.jpg
En ese sentido, afirmó que debería existir una estrategia sociosanitaria para brindar mejor atención. "Como estamos en etapas iniciales del desarrollo del Sistema de Cuidados este es el momento para revisar, porque es necesario articular los recursos", estimó.

Bango señaló que este gobierno está "en la etapa fundacional" y dejó sentadas las bases para los próximos períodos. "Hay infraestructura que se pone en juego para que el sistema funcione. En las cosas que ya estaban hechas arrancamos de una, en infancia fue mucho más fácil. En lo otro tuvimos que armar toda la logística", explicó.

Agregó que "hay mucho trabajo que no se ve", ya que en 2015 diseñaron las prestaciones nuevas y definieron la legislación, por lo que recién empezaron a funcionar a partir del año siguiente.
90 días es el tiempo promedio de espera para recibir un asistente personal. Los interesados son entrevistados por funcionarios del Sistema de Cuidados para determinar el grado de dependencia.
Si bien el Sistema de Cuidados fue anunciado por Tabaré Vázquez durante la campaña electoral como el buque insignia de su gobierno, tuvieron que adoptar una política de progresividad para el ingreso de los usuarios, porque "los recursos son finitos". Además, los programas no solo incluyen a las personas con discapacidad o en situación de dependencia, sino que también hay políticas destinadas a la primera infancia.

Este año solo podrán acceder a un asistente personal aquellas personas que sufran de dependencia severa y tengan menos de 29 años o más de 80. Al principio del quinquenio –antes de que el Presupuesto nacional se dividiera en dos–, el Ministerio de Desarrollo Social aspiraba a que el 60% de los uruguayos con dependencia severa entrara al programa.

Sin embargo, Bango explicó que esa meta está "frenada" hasta la Rendición de Cuentas, porque no saben con cuánto dinero contarán en los próximos dos años y medio.

El ingreso al sistema

viejos
El proceso para acceder al asistente lleva tres meses desde que se inicia el trámite. Delia señaló que "es poco burocrático", si bien tuvo que hacer un poder de sus padres –porque no se pueden mover– y viajar a Montevideo para presentar la documentación.

El interesado tiene que llamar por teléfono al Portal de Cuidados, agendar una visita y un funcionario del programa va a entrevistarlo a los 15 días. Luego de esa instancia, se define el grado de dependencia de la persona y se entrega la declaración de ingresos al BPS para establecer las franjas de copago. Cuando el usuario ingresa al programa, se le notifica y se le entrega una lista de los cuidadores certificados de su barrio para que elija el que prefiera. "Contrario a lo que se piensa, los asistentes personales no son del Estado", explicó Bango.
2.048 asistentes personales fueron asignados hasta el momento. Las autoridades aspiran a terminar el año con 5.000 usuarios integrados al programa.
La Secretaría de Cuidados regula la relación entre el usuario y el cuidador, por lo que ambos tienen un lugar adonde acudir si hay conflictos en el vínculo laboral. "Si un cuidador está avalado por nosotros significa que esa persona está en condiciones de entrar a tu casa y cuidarte, algo que antes no sucedía", afirmó el jerarca.

Además, el programa les brinda mayores seguridades a los trabajadores, ya que ese sector estaba ligado a la informalidad. Bango afirmó que hasta el momento recibieron unas "pocas denuncias" vinculadas a conflictos laborales.

El "problema" de los residenciales

residencial
Evacuación del hogar de ancianos Época Dorada, donde siete personas murieron a causa de un incendio en mayo de 2016.
Evacuación del hogar de ancianos Época Dorada, donde siete personas murieron a causa de un incendio en mayo de 2016.
El Sistema de Cuidados determinó que los aspirantes a asistentes personales deben cumplir 152 horas de capacitación. Según el secretario de Cuidados, Julio Bango, esta regulación ayudará a solucionar "el problema" de los residenciales.

Este año, estas instituciones deben tener al menos un funcionario formado, en 2018 será uno por turno y al final del quinquenio nadie podrá trabajar sin haber recibido la capacitación. Sin embargo, el profesor grado cinco de la cátedra de Gerontología y Geriatría de la Facultad de Medicina, Ítalo Savio, dijo que los recursos humanos no son el único componente a tener en cuenta. "La mejora tiene que ir atada a lo económico, los familiares deberían recibir subvenciones para acceder a mejores residenciales", afirmó.

Primera infancia

El Sistema de Cuidados incluye siete planes para los niños de entre 0 y 3 años. Las metas vinculadas a primera infancia para 2015 y 2016 superaron las previsiones de la Secretaría de Cuidados, ya que el programa se puso en marcha ni bien empezó el segundo gobierno de Tabaré Vázquez y se apoyó en lo ya realizado por los CAIF. Al final del quinquenio se universalizará la educación para niños de 3 años y los CAIF tendrán atención diaria y no semanal, como ocurre en la actualidad.

Populares de la sección

Acerca del autor