El cambio del Frente Amplio con Venezuela

La Mesa Política rechazó la desestabilización del orden institucional en Venezuela con el voto en contra del Partido Comunista
Luego de un largo debate, la Mesa Política del Frente Amplio rechazó ayer viernes 31 la decisión del Tribunal Supremo de Justicia venezolano de tomar el control de la Asamblea Legislativa porque entiende que no "aporta" al proceso y "desestabiliza" el orden constitucional. La declaración fue aprobada por mayoría con el voto en contra del Partido Comunista (PCU) y la abstención de la Liga Federal y del Frente de Izquierda de Liberación.

Los sectores que no acompañaron la propuesta marcaron sus diferencias con el punto dos de la declaración que señala el rechazo a la decisión de la Justicia, controlada por el chavismo. El PCU no comparte que se le adjudique toda la responsabilidad de la situación en Venezuela a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo, según dijeron a El Observador participantes de la reunión.

La principal duda de los frenteamplistas pasaba por si la acción de tomar las potestades de la Asamblea estaba prevista dentro de la Constitución venezolana. Tras consultar con personas especializadas, la Mesa llegó a esta declaración, agregaron las fuentes. Otro de los temas que estuvo sobre la mesa, antes de llegar a una conclusión, fue la posición del Poder Ejecutivo. Un rato antes el gobierno, junto con otros seis países, condenó la situación de Venezuela y pidió que se restablezca el orden constitucional.

De todas formas, la Mesa Política dejó claro que está en contra de la aplicación de la Carta Democrática por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA). "Suspender a un país miembro agudiza las contradicciones y nosotros apoyamos el diálogo", dijo en conferencia de prensa el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda.

Populares de la sección