El Ciclo Montevideo Danza presenta "Enigmas como ofrendas para el pozo"

La obra, de Julieta Malaneschii, se estrena hoy en la Sala Zavala Muniz

Desde hace siete años, el Ciclo Montevideo Danza ha congregado en cada una de sus ediciones a algunos de los coreógrafos y artistas de la danza más importantes del panorama local, dando también lugar a creadores y bailarines emergentes. Julieta Malaneschii, de solo 22 años, es uno de los ejemplos más claros de ese ánimo de apertura, al debutar hoy como directora en su propia creación, Enigmas como ofrendas para el pozo, que se estrena hoy en el Teatro Solís. Egresada del Espacio JEXE!, dirigido por Andrea Lamana, Malaneschii constituyó un grupo de trabajo con miembros de un promedio de 26 años de edad, incorporando roles como "dramaturgista" y "danza del viento", tan inusuales como su juventud creadora.

"La obra se centra en lo que hay detrás. Es investigar lo que ya traemos. Como partimos un poco de la idea de que la página en blanco, para la creación no existe, consideramos que la invocación de nosotros mismos hacia la escena es el motor y el sustento de lo que se ve luego", explicó Malaneschii a El Observador.

De esa forma, el "enigma" que plantea su creación son los bailarines mismos, "cada uno de nosotros, eso que los demás nunca van a llegar a saber sobre nosotros", agregó, como también "ese vértigo de no saber qué va a pasar con lo que creamos".

Según expuso Carolina Silveira, curadora de esta edición del Ciclo Montevideo Danza, en su texto introductorio, la confianza funciona "como base y como combustible para arrojarse a la creación", dados los vínculos entre Malaneschii y su dramaturgista, Leonor Courtoisie, y sus dos bailarinas, Cecilia Lussheimer y Melisa García Lueches.

"El grupo se constituyó a través de vínculos y de personas que nos conocíamos ya trabajando o que nos interesan los puntos de vista de los otros", señaló Malaneschii. "La metodología fue pensada incluso antes de decidir quiénes iban a estar en escena y quiénes iban a participar en el grupo, pero a medida que fuimos tomando las decisiones de quiénes iban a participar empezó a ser fundamental ese vínculo".

Para llegar al resultado que se expondrá hoy en el escenario de la Sala Zavala Muniz, movimientos "energéticos" e "intensos" de danza contemporánea, la directora y sus bailarines se volcaron no solo a la danza, sino también a la escritura.

"Empezamos escribiendo sobre nosotros y sobre los demás, haciendo unos diarios personales. Esa fue la primera etapa del proceso: convivimos juntos e intentamos sacar toda la información posible de los otros", señaló Malaneschii. El producto de ese intercambio luego se presentó a Courtoisie, que escribió un texto sobre cada uno, y se vio permeado a la incorporación de la "danza del viento", una táctica de trabajo físico de actores.

Sin embargo, el rol de Courtoisie, precisa Malaneschii, no fue la creación de una narrativa lineal, ya que "no hay 'principio, desarrollo y fin', sino más bien 'desarrollo, desarrollo y desarrollo'". La dramaturgista, en cambio, se dedicó a comentar, criticar. "Esta es la primera obra que yo dirijo y desde un principio me pareció que estaba bueno tener a alguien que me cuestionara las decisiones que iba tomando", explicó Malaneschii. Courtoisie, entonces, trabajó sobre el relato que Malaneschii iba formando sobre la obra, cuestionándolo.

"La figura del dramaturgista es muy importante para mí, y nosotros también hicimos ensayos abiertos donde venía la gente y opinaba sobre nuestra obra", agregó. "Tenemos en cuenta que es una obra que alguien la va a ver, no es solo para nosotros. Trabajamos desde el amor hacia el público, desde querer compartir ese momento".

Otras obras

El espejo de la mente. El 27, 28 y 29 de setiembre. Dirigido por Eugenia Silveira.

Otrotiempo. El 25, 26 y 27 de octubre. Dirigido por Laura Pirotto.

Caravana sísmica. El 22, 23 y 24 de noviembre. Dirigido por Carolina Guerra.

Aparejo. El 6, 7 y 8 de diciembre. Dirigido por Victoria Pin.




Populares de la sección

Acerca del autor