El cine, piedra a piedra

El gran director de cine chino Zhang Yimou se encuentra filmando La gran muralla, película épica ambientada en la construcción del inmenso muro y protagonizada por Matt Damon

Gong Li, una de las actrices más bonitas del cine chino, tiene la cara teñida de rojo. Es el efecto de la luz solar a través de las telas rojas que bordean la pequeña carroza llevada por hombres que atraviesa enormes extensiones semidesérticas. Mira a la cámara con fijeza. Levanta la tela. Su cara toma tonalidades naturales. Gong Li sonríe. Baja la tela. Su rostro vuelve a quedar rojo.

Corría el año 1987 y el director Zhang Yimou filmaba la película con que debutaba en el mundo del cine: Sorgo rojo. Es una adaptación de la novela más conocida del escritor Mo Yan, futuro premio Nobel de Literatura.

Yimou encontró en Gong Li a su actriz fetiche. La cara, hermosa, refinada, dura, alegre, surcada por una lágrima o petrificada en un grito, reinará en buena parte de la filmografía de este hombre nacido hace 64 años en la ciudad de Xian. Esposas y concubinas, Ju Dou, Qiu Ju y La joya de Shanghai, odas dirigidas por Yimou, tendrán a Gong Li como la mujer que arrastre con sutileza y contundencia las tramas que el director enhebra con maestría desde los guiones. Durante una década Li estará fuera de los proyectos de Yimou, hasta que en 2006 vuelve a ponerle cara a La maldición de flor dorada.

En 2014 se produjo la última colaboración entre ambos. El filme se tituló Coming home ("De regreso a casa"), y narra la historia de una pareja que debe separarse por décadas por culpa de la Revolución Cultural y sus efectos devastadores. Cuando el hombre finalmente vuelve a la ciudad donde vive su esposa ella ya no lo reconoce, víctima de un bloqueo emocional que la mantiene atada a un recuerdo que ya no existe.

Lo último de Yimou promete por la grandiosidad del proyecto como por la envergadura del elenco. Se trata de La gran muralla, una película con un presupuesto que, según The Hollywood Reporter, supera los US$ 130 millones, y que tendrá como protagonistas a Matt Damon, Willem Dafoe, el chileno Pedro Pascal y a la estrella china Andy Lau.

Esta es la única coproducción de Yimou, que en treinta años de carrera formidable siempre había filmado con capitales de su país. La presencia de producción estadounidense le asegura una amplia difusión internacional, además de poner en cartel a caras muy conocidas del espectáculo.

Según lo poco que se sabe todavía del argumento, la historia versa sobre la construcción de la mítica muralla en pleno siglo VIII chino, y sobre los misterios que rodearon las decisiones, las órdenes y la ejecución de monumental obra.

¿Por qué se puede esperar un filme magistral? Yimou ya demostró con creces la calidad plástica y el sentido narrativo de sus películas en los ejemplos mencionados y en otros tan soberbios como Héroe, La casa de las dagas voladoras o Las flores de la guerra, todas además excelentes adaptaciones de época. El director ha construido, como la muralla, piedra a piedra, una filmografía de rigor y talento, tanto en las pequeñas historias íntimas como en las grandiosas zagas históricas.

Por si le faltaran rosarios a la cuenta de su creatividad, Zhang Yimou fue el responsable de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing, en 2008. Recordada como la mayor fiesta de inicio de la historia de estas competencias, las cuatro horas de duración de la ceremonia incluyeron buena parte de la fibra que compone la obra de Yimou: la tradición, la belleza visual, la magia y la emoción.

Por todas estas razones, como decían las brujas de Macbeth, "lo mejor está por venir". La fecha de lanzamiento de La gran muralla será en diciembre de 2016, por lo que es plausible esperar que este fin de año tengamos otro pétalo de la flor del gran maestro del cine chino.


Populares de la sección

Acerca del autor