El desafío de enfrentar al terror cuando surge de un solo hombre

El FBI descartó que la masacre fuera organizada por el grupo Estado Islámico
Cuando ocurrieron los atentados de Charlie Hebdo en Francia o los de Bruselas en Bélgica, el vínculo directo con el Estado Islámico (EI) era claro: los terroristas habían sido entrenados por el grupo yihadista y las operaciones habían sido comandadas por esa organización. En la masacre ocurrida en la madrugada del domingo en la discoteca gay Pulse de la ciudad de Orlando, Estados Unidos, que dejó un saldo de 49 muertos y 53 heridos, el atacante, Omar Mateen, actuó solo. Y pese a que el EI se atribuyó el atentado, hasta el momento no hay información que pueda hacer suponer a los investigadores que fue todo un plan orquestado.

El FBI había reparado en Mateen previamente, pero no pudo evitar que actuara, lo que ilustra la dificultad de luchar contra estos lobos solitarios impulsados a asesinar por el grupo Estado Islámico. La policía federal lo había interrogado en varias oportunidades, en 2013 y 2014, por "eventuales vínculos terroristas". Pero no pudo iniciar un proceso contra él al no tener nada que reprocharle a nivel legal.
Lo mismo sucedió en 2011 cuando el FBI había identificado a Tamerlan Tsarnaev, quien dos años más tarde se convirtió en el coautor del atentado en la maratón de Boston, junto a su hermano.

Estados Unidos está cada vez más confrontado a actos de terrorismo interno, como sucedió en Boston o en San Bernardino (California) cuando a principios de diciembre una pareja radicalizada disparó a 14 personas.

"Parece que el tirador estuvo inspirado por diversas fuentes de información extremistas en internet", declaró Barack Obama luego de una reunión en el Salón Oval a la que asistieron, entre otros, el director del FBI, James Comey, y el ministro de seguridad interior, Jeh Johnson.

"Esto parece similar a lo que vimos en San Bernardino, pero aún no sabemos", dijo. Subrayó que en esta etapa no hay "pruebas claras" de que el ataque haya sido financiado desde el exterior.

El FBI se había fijado en Mateen tras unas inquietantes afirmaciones en su trabajo, y lo había investigado durante 10 meses a partir de mayo de 2013, según precisó ayer Comey.

El nombre de Mateen resurgió en julio de 2014 durante la investigación a un yihadista estadounidense del frente Al Nusra, Moner Mohammad Abusalha, muerto en Siria. Pero tampoco ahí el FBI prolongó sus investigaciones, pues ningún vínculo fuerte pudo ser establecido entre los dos hombres. "No encuentro nada, viendo el trabajo que hicimos, que sugiera que nuestros agentes hubieran debido actuar distinto", declaró Comey.

"No podemos mantener a las personas bajo investigación indefinidamente", añadió Comey, que precisó que Mateen figuró en el registro de personas a vigilar durante los diez primeros meses de la investigación, antes de ser retirado de la lista.

Para Steve Pomerantz, exfuncionario antiterrorista del FBI, la institución policial está jurídicamente desprovista en este tipo de situaciones. "Si todo lo que Mateen hacía era visitar algunos sitios en internet" que alentaban al yihad "y lanzar afirmaciones de loco, seguramente no había nada que pudiera hacerse contra él", explicó a AFP.

"La única forma de reducir la violencia con armas de fuego es confiscar las armas, pero tenemos la segunda enmienda" sobre el derecho de portar armas, "así que eso no pasará jamás", agregó.

En esta ocasión, Mateen se inspiró en el EI pero no siguió sus órdenes. El grupo yihadista volvió ayer a atribuirse el ataque y calificó a Mateen como "uno de los combatientes del califato en Estados Unidos".

En la tarde de ayer las autoridades publicaron la identidad de 47 de los 49 asesinados, la mayoría de origen latino dado que la discoteca Pulse es una de las más importantes de esa comunidad en Orlando y, además, esa noche había fiesta latina. Los reportes oficiales del domingo habían informado de 50 muertos, pero la Policía rectificó ayer la cifra porque, según dijo, se había incluido a Mateen entre los fallecidos.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección