El factor Novick

La invitación de Vázquez trajo al ruedo al excandidato de Montevideo

Edgardo Novick, candidato por el Partido de la Concertación en las últimas elecciones departamentales de Montevideo, volvió a escena, pero esta vez invitado por el presidente Tabaré Vázquez que le tendió la mano. El empresario no ocupa cargos electivos y se las ingenia para aparecer ante la opinión pública.

Ahora, preocupado por temas de seguridad, el mandatario invitó a los partidos políticos de oposición a dos reuniones para intercambiar ideas. Las invitaciones fueron dirigidas a los organismos de conducción de cada colectividad. La excepción fue la nota con nombre y apellido que recibió Novick.

Así, el presidente Vázquez le dio al excandidato a intendente la legitimidad como líder que no quieren reconocerle los líderes blancos y colorados.

Según supo El Observador, la presencia de Novick en la Torre Ejecutiva sorprendió a dirigentes de los partidos fundacionales –que formaron el Partido de la Concertación– e hicieron notar, incluso frente a Vázquez, que el dirigente no iba en nombre de esa alianza electoral.

Fuentes parlamentarias interpretaron la invitación como una "picardía" del presidente de la República que buscó dividir la oferta electoral de la oposición.

En las reuniones por seguridad, Novick también sorprendió al llegar acompañado por Guillermo Stirling, un exministro del Interior y excandidato presidencial del Partido Colorado. A la segunda reunión en la Torre Ejecutiva fue acompañado por el abogado penalista Jorge Barrera.

El analista político Oscar Bottinelli, de la consultora Factum, dijo a El Observador que "no está clara la filiación partidaria de Novick, pero tampoco está claro qué es el Partido de la Concertación que reúne a personas de otros partidos. Un hecho innegable es que Novick tiene un diputado (Guillermo Facello) que dice que pertenece a su grupo. Novick actúa como si tuviera un partido aunque no esté jurídicamente legalizado", y el presidente Vázquez –dijo Bottinelli– lo invitó como lo hizo con Unidad Popular, que también tiene un solo legislador. De no haber invitado a Novick, el diputado Facello no estaría representado por ninguno de los otros cuatro partidos que tienen presencia en el Parlamento, explicó el director de Factum.

Federico Irazabal, consultor político y profesor en la Universidad Católica, manifestó a El Observador que esta entrada de Novick "es la forma que tiene Vázquez de dividir a la oposición o de plantearle un nuevo desafío".

Dijo que el presidente les agregó "otro interlocutor" con alguien que tiene un perfil parecido al suyo "en lo ejecutivo".

Irazabal también comentó que, en el futuro, Novick puede quitarles votos a Lacalle Pou y a Pedro Bordaberry, y consideró que "su entrada más probable a la próxima campaña será por el lado del Partido Colorado", cuya estructura podrá utilizar como plataforma de lanzamiento.

Bordaberry expresó al semanario Búsqueda que Novick tiene "las puertas abiertas" en el Partido Colorado. A fines de abril, Bordaberry volvió sobre el tema y dijo que "por suerte" Novick "está cada día más colorado". Entrevistado el senador por El Observador TV, se le preguntó si se imagina a Novick en su partido. "Ojalá que compita. En definitiva esto no depende de si Vázquez te considera un líder o de si yo lo considero un líder. La que te considera líder es la gente votando. Ojalá venga, compita con todos los que sean candidatos y de esa forma el partido crezca", opinó el legislador de Vamos Uruguay.

En el Frente Amplio también miran los pasos de Novick. El intendente de Montevideo, Daniel Martínez, dijo a Crónicas que el empresario tiene aspiraciones "a algo más que la Intendencia de Montevideo". También observó que su exrival tiene problemas para formar su espacio político.


Proceso

El empresario Novick obtuvo algo más de 210 mil votos en las últimas departamentales al postularse por la Concertación. Durante la campaña electoral de Montevideo, e incluso después, se mostró crítico del Frente Amplio. Apuntó sus dardos al expresidente José Mujica, por la seguridad y el estado de la educación, y también contra sus rivales de turno: Lucía Topolansky y Daniel Martínez. A este último lo asociaba con la gestión deficitaria de ANCAP para desprestigiarlo.

Después de perder las elecciones mostró su fuerza al amagar con hacer fracasar el plan de obras de la Intendencia de Montevideo cuando mandató a sus ediles a no votar el fideicomiso por US$ 250 millones con el cual se financiarían los trabajos. Sin embargo, luego acordó con la administración de Martínez y terminó votando un fideicomiso por US$ 94 millones que asegura la realización de algunas obras.

Esa actitud de mostrarse duro y luego acordar con la intendencia del Frente generó en filas blancas "desconfianza" hacia su persona, dijeron a El Observador allegados al senador Luis Lacalle Pou.

En noviembre de 2014, el senador nacionalista tuvo una reunión en su casa con Novick. El Observador informó detalles de ese encuentro en enero pasado. Lacalle Pou le planteó en aquel entonces que se postule por su cuenta como candidato a presidente y le dejó claro que la Concertación no correría a nivel nacional.

El líder blanco cree que en las próximas elecciones se requerirá de todos en la cancha y con coordinación. Esa coordinación es la que permitirá mostrar que la oposición está madura para gobernar y asegurar mayorías parlamentarias para sacar proyectos adelante.

Otros líderes como Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) y Bordaberry (Vamos Uruguay) también le aclararon a Novick que no autorizarán que la Concertación se convierta en una expresión nacional.

Mientras se procesa la discusión sobre el futuro político del empresario dueño de varios negocios y de parte de Nuevocentro Shopping, Novick insiste en que la Concertación "es el mejor camino" y con esa consigna realizó varias giras por el interior del país.

Algunas las hizo junto al diputado Facello (un expachequista electo en la lista de Bordaberry, de quien se separó) y con varios ediles de la Concertación.

También tuvo conversaciones con dirigentes de otros partidos como el exintendente herrerista de San José, Juan Chiruchi, y el diputado colorado por Colonia, Daniel Bianchi. El diálogo con Bianchi para atraerlo a sus filas generó malestar en Vamos Uruguay, al punto que Bordaberry y el senador Germán Coutinho convocaron al legislador para que ratifique que seguirá respondiendo al partido Colorado. Bianchi ocupa actualmente una banca en el Senado colorado tras el fallecimiento de Martha Montaner.

A comienzos de abril, Novick dijo a El Observador que el objetivo de esas giras, que responden a invitaciones, es conocer la realidad política, económica y social de los distintos pueblos. Ahora volvió al ruedo pero la invitación se la cursó el presidente de la República.

Populares de la sección

Acerca del autor