El frenético estreno de la serie de Mick Jagger y Martin Scorsese

El primer episodio de Vinyl marcó un comienzo prometedor, aunque no perfecto, para el nuevo programa de HBO

El primer episodio de Vinyl fue un torbellino frenético de música, drogas, violencia y reuniones de negocios que a lo largo de dos horas marcaron un prometedor -aunque no perfecto- inicio para este proyecto creado por Martin Scorsese (quien además dirigió este primer capítulo), Mick Jagger, Terrence Winter y Rich Cohen.

El ritmo veloz de la historia que Scorsese le brindó a esta apertura está determinado por los frecuentes cambios de escena, los barridos que hace la cámara en las conversaciones y por supuesto, por la música, un componente fundamental dada la temática de la serie, que gira en torno a la industria musical neoyorquina de los años 1970. Cargada de hits, la banda sonora de la serie juega su papel.

Con una historia que inicia en 1973, pero que frecuentemente retrocede en el tiempo, Vinyl presenta como protagonista a Richie Finestra (Bobby Cannavale), el propietario de la discográfica American Century, una empresa que se devoraba a la competencia hasta que una serie de malos discos, una mala búsqueda de talentos (la empresa rechaza a Abba, por ejemplo) y una peor gestión monetaria lo lleva a tener que negociar una venta con el sello alemán PolyGram.

Este acuerdo se ve afectado por el recuerdo aún fresco de la segunda guerra mundial (varios personajes tienen padres o familiares muertos o afectados por el conflicto), y por un condicionante fundamental: Finestra debe convencer a Led Zeppelin de firmar con ellos. El productor va a var a la banda inglesa al Madison Square Garden, y tras una charla con Robert Plant y John Bonham, el acuerdo se frustra, lo que complica las cosas para Richie.

Aún peor Finestra también debe lidiar con Buck Rogers, propietario de varias radios importantes que se niega a pasar sus discos por un incidente con un artista de American Century, un dilema que terminará de la peor forma cuando Finestra y el matón Joe Corso asesinen a Rogers a golpes en la cabeza con una jarra de cristal.

Los problemas de Richie también se extienden al ámbito doméstico. Su esposa Devon (Olivia Wilde), una exmusa de Andy Warhol, le reclama continuamente que cambie su estilo de vida repleto de alcohol y cocaína.

Finestra se configura así como un sucesor espiritual de personajes como Don Draper de Mad Men, un hombre de mediana edad sobrepasado por sus problemas personales pero a la vez muy efectivo en su trabajo.

Por fortuna para Richie y su empresa, el punk está naciendo en Nueva York, revolucionando la música y prometiendo nuevos artistas para la discográfica. Mientras el director de la compañía descubre a los New York Dolls, una de las secretarias de la empresa, Jamie Vine (Juno Temple), descubre a los Nasty Bits, una banda ficticia que termina a las trompadas con el público en cada espectáculo en vivo que dan.

Además de moverse continuamente entre un plazo de cinco días entre el inicio del trato con los alemanes y el show de los New York Dolls, este primer episodio viaja también a 1963 para contar los inicios de Richie Finestra en el negocio de la música, así como su relación con Lester Grimes, un prometedor músico negro que el productor toma como protegido hasta que es obligado a abandonarlo por la presión de un mafioso que se involucra en el negocio.

Scorsese se despacha también con una serie de shows imaginarios que Finestra "ve" al escuchar determinadas canciones o ante la mención de un cantante. Así, entre una cortina de humo y luces de colores vemos a Otis Redding o Bo Diddley.

La escala, la perfecta recreación de época, la duración, el elenco y el equipo implicado detrás de cámara hacen que Vinyl tenga una estética y una calidad cinematográfica que le permite destacar en el interminable océano de series actual.

El programa tiene sus defectos, desde enfocarse demasiado en Finestra, dejando por el camino a otros personajes que aparentan ser tan interesantes como él, y un exceso de referencias a artistas y figuras del mundo de la música. Pero más allá de eso, lo mostrado en sus primeras dos horas hace que sea lo suficientemente atractiva como para seguirla.


Populares de la sección

Acerca del autor