El Frente bombardea la propuesta astorista de reforma de caja militar

Hay diferencias en la izquierda y hasta advierten sobre inconstitucionalidad

Aunque es un tema que comenzó a discutirse en junio de 2016 en el marco de la última Rendición de Cuentas, el Poder Ejecutivo y los sectores del Frente Amplio siguen sin acercar posiciones sobre la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, conocido como la caja militar.

La propuesta del equipo económico liderado por Danilo Astori para frenar el déficit de la caja militar enfrenta resistencias en la interna del Frente Amplio y se dilata. Dirigentes de los distintos sectores de la izquierda asumen que habrá reforma solo mediante una negociación que puede dejar de lado algunos de los principales objetivos del astorismo.

Uno de los temas que más tranca la negociación interna –en la oposición la propuesta despierta todo tipo de rechazos– es el alcance de la iniciativa, en relación a si los cambios correrían para los militares activos o si sería para quienes ingresen a las Fuerzas Armadas una vez aprobado el proyecto de ley.

El MPP resiste la idea de promover cambios inmediatos en los retiros militares que afecten las jubilaciones de los funcionarios en actividad e insiste con que el eventual nuevo sistema rija para quienes ingresen a las Fuerzas Armadas en el futuro.

Mientras el Partido Socialista (PS), la Lista 711 y Casa Grande esperan el proyecto que estudia el Poder Ejecutivo para analizar el tema, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) apoya las modificaciones inmediatas.

Lea también: Gobierno enviará reforma de caja militar al Parlamento en febrero

La negociación de ese texto incluso está trancada en el gabinete, que no logra acordar un texto para remitir al Parlamento. El ministro de Economía Astori (Asamblea Uruguay) y el subsecretario Pablo Ferreri (Nuevo Espacio) difieren con el Ministerio de Defensa, que encabezan Jorge Menéndez (PS) y Daniel Montiel (MPP).

Esas diferencias quedaron expuestas en la reunión del gabinete del lunes 3 de abril. Allí Defensa planteó la necesidad de que los cambios afecten solo a las jubilaciones de los nuevos ingresos a las Fuerzas Armadas y no a los actuales integrantes, informó el semanario Búsqueda en su edición del jueves 6.

Astori volvió a marcar el viernes 7 la necesidad de aprobar la reforma este año. "Son US$ 470 millones que todos los años hay que brindar a la caja. Es dinero que no podemos destinarle a la educación, a la salud. Hay que disminuir esto y se disminuye realizando una profunda reforma. Tenemos que hacerla este año", dijo a Subrayado.

Mientras no se aplique la reforma, Asamblea Uruguay pretende aprobar un impuesto sobre las jubilaciones más altas de militares que está a estudio del Senado y que quedó trancado el año pasado tras la negativa del MPP a tratarlo.

Pero, además, la Liga Federal, advierte que modificar los derechos adquiridos puede generar problemas.

"Lo que pretende Economía, a nuestro juicio, puede generar inconstitucionalidades porque está afectando derechos adquiridos", dijo a El Observador el diputado del sector Darío Pérez.

La eventual inconstitucionalidad también había sido señalada el año pasado por el diputado de la izquierda extrafrentista, Eduardo Rubio (Unidad Popular).

En ese escenario de contradicciones internas, el oficialismo tiene una dificultad más. Cualquier reforma o impuesto necesita de 50 votos en Diputados, y el Frente Amplio solo tiene 49 votos desde que Gonzalo Mujica se fue de la coalición de izquierda.

Déficit

A la espera de que el Consejo de Ministros defina un texto, el diputado del MPP y presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Representantes, Carlos Rodríguez, afirmó que los eventuales cambios deberían regir "para los que van a ingresar a cualquiera de las Fuerzas Armadas" porque "como se hace en cualquier trabajo cuando empezas debes tener la perspectiva de cuál va a ser el sistema jubilatorio".

"Es el Poder Ejecutivo el que va a tener que saldar eso en el proyecto que mande. Después obviamente el Parlamento va a discutir y verá eventuales modificaciones", dijo a El Observador.

Asamblea Uruguay tiene una postura contraria. El diputado de ese sector, Alfredo Asti, dijo a El Observador que el astorismo promueve "la necesidad de comenzar a ahorrar en un déficit muy importante que implica además unos privilegios fundamentalmente para los oficiales superiores muy distintos al resto de las pasividades".

La prioridad para el equipo económico es reducir las pérdidas de la caja militar que "este año van a costar US$470 millones", según el legislador.

Mientras cada vez hay menos soldados en actividad y más pasivos, el régimen jubilatorio de los militares los habilita a pasar a retiro con 20 años de actividad y con menos de 50 años de edad. Además cobran el 100% de su sueldo y al morir la mayoría de sus haberes son cobrados por sus familiares.

Las senadoras Mónica Xavier (PS), Constanza Moreira (Casa Grande) y Leonardo De León (Lista 711) afirmaron que sus sectores esperarán el proyecto de ley del Poder Ejecutivo para definir una postura. Mientras el diputado Luis Puig (PVP) apoyó los cambios, fuentes socialistas reconocieron la resistencia militar a la reforma y dijeron que eso puede pesar sobre la postura de Menéndez.

Populares de la sección