El fuerte impacto de la violencia real y virtual en niños

Estudios señalan que la exposición a violencia virtual tiene efectos agresivos en el comportamiento de los más chicos

Una nueva investigación realizada por el Comité de Comunicación y Medios de la Academia Americana de Pediatría y publicado por el portal Pediatrics exhorta a los padres, políticos, pediatras e incluso a las industrias a reducir la exposición de los niños a violencia tanto real como virtual. Esta publicación sale a la luz justo en un contexto en el que se supo que el joven de 18 años marcado como responsable del asesinato de nueve personas el pasado 23 de julio en Munich, Alemania, tenía una especial afición a los videojuegos violentos.

El estudio explica la experiencia sin precedentes que tienen los niños hoy en día con la exposición a la violencia no solo real sino virtual a través de la televisión y más que nada los videojuegos. Los autores añaden a esto que este tipo de exposición se vincula con claridad con comportamientos agresivos, pensamientos agresivos, sentimientos agresivos y activación fisiológica.

Según expresó el doctor Dimitri Christakis, director del Centro por la Salud de los Niños de la Universidad de Washington a la agencia de noticias Reuters, la mayoría de las personas cree que hay un vínculo entre la violencia en las pantallas y las agresiones en el mundo real". Sin embargo, "no piensan que eso los afecte a ellos o a sus hijos, solo a otros. Además, los medios por sí mismos usualmente retratan el problema como algo contencioso, cuando cientos de estudios y varios meta-análisis de escala han mostrado que hay un vínculo definitivo entre la violencia virtual y las agresiones del mundo real. Siempre es posible encontrar a un científico disidente (piensen por ejemplo en el asunto del cambio climático), pero lo cierto es que para la vasta mayoría de los científicos esto es ciencia cierta".

Para poder llevar a la práctica el conocimiento teórico que se tiene sobre el tema y reducir la exposición de los jóvenes a la violencia virtual, el paper realiza seis recomendaciones dirigidas a padre, pediatras, medios de comunicación y políticos. Entre ellos se encuentra que los pediatras consulten a los padres en cuanto a exposición (tanto cualitativa como cuantitativa) a videojuegos violentos por parte de los niños, la concientización de los padres sobre las edades más peligrosas para mostrar ciertas películas y juegos, el hecho de que el gobierno federal revea el sistema de evaluación de los videojuegos y películas y la sugerencia hacia los medios de generar conciencia sobre la realidad de lo que genera la violencia virtual en los niños.

"Lo que se necesita es mayor poder político", dijo Christakis. "Podemos mejorar la forma de catalogar a las películas, aplicaciones, programas de video y juegos para ayudar a los padres", señaló.

Por otra parte, la doctora Rhea W. Boyd de la Universidad de Stanford hizo énfasis en que la exposición a violencia ficcional es igual de relevante que la exposición a violencia real.

"La exposición perpetua a imágenes y videos que muestran violencia real a través de streaming en vivo en Facebook, post de Instagram, Snapchat y los Me gusta son algo del día a día", dijo Boyd, quien expresó que eso se puede manifestar como un trauma compartido, una experiencia de victimización, sufrimiento colectivo, temor, intimidación, y cambios comportamentales como resultado de esas experiencias."