El gobierno duda de que Venezuela pueda volver a integrar el Mercosur

El mecanismo de solución de controversias del Mercosur se activó ayer pero en el Ejecutivo no son optimistas
Una vía de tren muerta es la imagen que utilizó un alto representante del gobierno para describir el camino de Venezuela en el Mercosur. Es que más allá de los argumentos y contra argumentos, por la vía de los hechos, Venezuela está afuera de un bloque que la dejó sin voz y sin voto. Y que pretende que esa situación permanezca así.

"El Mercosur tiene la disyuntiva de seguir funcionando con los cuatro países fundadores –es un hecho histórico, no discriminación- y en consecuencia hemos resuelto seguir este camino de fortalecimiento del Mercosur", dijo ayer el canciller Rodolfo Nin Novoa, luego de un acto en el Instituo Pasteur.

Las fuentes del gobierno consultadas por El Observador estiman que la activación del mecanismo de solución de controversias que se inauguró ayer en la sede del Mercosur -con representantes de Venezuela, Argentina, Brasil y Uruguay- está destinado al naufragio.

En la reunión de ayer se comenzaron con las negociaciones directas, tal como propone el Protocolo de Olivos, informó el coordinador nacional de Venezuela ante la organización regional, Héctor Constant. El diplomático afirmó que se pretende avanzar en la resolución "favorable" del diferendo que existe para "reinstitucionalizar" el bloque, aunque omitió aclarar cuál es la controversia por la que Venezuela pidió la activación de ese mecanismo.

Una hora después, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo en conferencia de prensa en la sede del Mercosur que su país solicitó el inicio de las negociaciones por la "persistente agresión al ejercicio legítimo de Venezuela en la presidencia pro témpore del Mercosur" y por el incumplimiento normativo que el resto de los socios le achaca.

Dado el abismo que existe entre las posiciones de Brasil y Argentina con Venezuela (Paraguay se autoexcluyó de esta instancia) es probable que esas negociaciones terminen en un callejón cuya única salida será la conformación de un tribunal arbitral.

Esta segunda instancia, también contemplada en el Protocolo de Olivos, requiere la nominación de árbitros que deben ser aprobados por todos los miembros. Venezuela aún no hizo esa nominación y es previsible que la confección de esa lista despierte un nuevo foco de tensión.

En consecuencia, la única forma viable de que Venezuela retorne al Mercosur es a través de su regularización en el bloque, es decir, la incorporación de la normativa mercosuriana a su ordenamiento interno. Un escenario "poco probable", cree el gobierno uruguayo.

La visita de Delcy

En las últimas 48 horas la canciller venezolana hizo una gira por el Río de la Plata donde ensayó un verdadero ejercicio de diplomacia pública. Rodríguez argumenta que existe una "confabulación", que siguen siendo un estado parte y que están en ejercicio de la presidencia pro témpore del bloque. "No reconocemos el autonombramiento de Argentina", afirmó ayer la ministra en "la casa sagrada del Mercosur" en Montevideo.

Su primera parada fue en Buenos Aires donde le impidieron ingresar a una reunión del Consejo del Mercado Común de la cual Venezuela fue excluida. "Venezuela no necesita invitación cuando se trata del Mercosur. Venezuela es, ha sido y seguirá siendo Mercosur", dijo la canciller.

Rodríguez narró que vivió una situación "inédita", al ser recibida por un "piquete policial antimotín". "Yo nunca había sido recibida por un piquete policial antimotín. En el ámbito diplomático esto es una agresión sin dimensiones por lo que hicimos una enérgica protesta", señaló.

La jefa de la diplomacia venezolana dijo que sufrió una agresión física por parte de un agente policial y, de hecho, ayer apareció en Montevideo con un cabestrillo negro que le inmovilizaba el brazo derecho.

Cuando pasaron la barrera policial, la jerarca dijo que tuvieron que afrontar un "segundo piquete protocolar antiprotocolo" que impedía que accedieran a la reunión. Sin embargo, Rodríguez dijo que lograron entrar en esa sala pero que ya era tarde. "Los cancilleres huyeron del sitio de la reunión. Después vinieron los funcionarios a buscar el agua", dijo.

En Buenos Aires la canciller estuvo reunida con los ministros de Relaciones Exteriores de Uruguay y Argentina, Rodolfo Nin Novoa y Susana Malcorra. En ese caso la diplomacia rioplatense se unió para decirle que no podía ingresar a esa reunión y para explicarle, una vez más, que Venezuela debe ponerse al día con todas las normas que el bloque había incorporado para agosto de 2012.

En Montevideo, la diplomática fue recibida por el Pit-Cnt y por el Frente Amplio.

Diplomacia sin caballerosidad

El canciller Rodolfo Nin Novoa consideró que la actitud de su colega venezolana Delcy Rodríguez de ingresar a la fuerza ayer a la Cancillería argentina es un "acto grave" que podría afectar la relación entre esos dos países. "Entrar a la fuerza en la Cancillería argentina es un acto grave desde el punto de vista diplomático bilateral entre Argentina y Venezuela", dijo Nin Novoa. Rodríguez respondió que hablara en privado con Nin por su "falta de caballerosidad".

Populares de la sección