El gobierno pretende subir un impuesto que la OMC y el Mercosur piden eliminar

El Ejecutivo apuesta a que la tasa consular suba un punto para los bienes importados de extrazona, a excepción de México. En 2016 el impuesto recaudó US$100 millones

La Organización Mundial del Comercio (OMC) volverá a reclamarle a Uruguay este año, cuando haga su examen de las políticas comerciales del país, que elimine la tasa consular, un impuesto que actúa sobre la importación de bienes y que ahora el Ejecutivo subirá un punto para las importaciones extrazona –salvo México- en el marco de la Rendición de Cuentas. El gobierno pretende recaudar más para financiar el gasto educativo.

"Uruguay debe reducir requisitos de registro y eliminar la tasa consular a las importaciones", exigió la OMC en su "Examen de Políticas Comerciales" de 2010. Y la demanda se volverá a repetir este año, dijo el director de Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi, a El Observador.

Bartesaghi señaló que el impuesto se creó en la década de 1970 y que fijaba una tasa del orden del 4%. Con la creación del Mercosur, en la década de 1990, la tasa se eliminó durante la administración del expresidente Luis Alberto Lacalle. En medio de la crisis de 2002, el gobierno de Jorge Batlle volvió a implementar la medida con una lógica netamente recaudatoria.

Desde entonces Uruguay recibió el reclamo de la OMC y del Mercosur para que eliminara la tasa. En los últimos 10 años la normativa nacional ha reconocido la necesidad de sacar el impuesto y se llegó a poner al 2016 como el año en el que se adoptaría la decisión. Pero nunca se llegó a ejecutar la resolución.

Según datos que figuran en la página web de la Dirección Nacional de Aduanas el impuesto recaudó US$100 millones en 2016. Se aplica sobre la importación de bienes, a excepción de tres áreas: bienes de capital destinados a la industria agropecuaria, la importación de petróleo y bienes en régimen de admisión temporaria.

Bartesaghi destacó que la decisión del gobierno puede ser leída como una "medida proteccionista" en el exterior e hipotetizó que afectará principalmente el comercio con Asia y específicamente con China, desde donde se importa vestimenta, electrodomésitcos, mobiliario y otros bienes que ahora serán más costosos para importar.

"No es una buena señal para el mundo y marca varias incongruencias con la política exterior del gobierno", dijo.

Bartesaghi cree que en última instancia se trasladará el costo al consumidor final.


Populares de la sección