El héroe argentino resultó un jodedor

El caso Nisman sumó, en poco tiempo, tantos argentinismos que solo resta esperar más

En 2001, hace apenas 15 años, Argentina tuvo cinco presidentes en diez días. Que un fiscal haya aparecido muerto la noche anterior a presentarse en el Parlamento para acusar al gobierno de una conspiración internacional, si es en Argentina, no puede llamar la atención.

Hay un programa del argentinísimo canal Crónica TV que, con música y voz sombrías, pasan las historias de argentinos famosos muertos en situaciones trágicas o misteriosas. Nunca lo vi todo. Creo que debe durar días. Con la muerte del fiscal Alberto Nisman tienen un nuevo personaje.

A poco de andar en el escándalo de esa muerte que para unos fue suicidio y para otros un asesinato, empezaron a aparecer fotos sobre la vida íntima del fiscal, mujeres, playa, todo muy estilo Gente, solo que el fiscal estaba muerto. La información salta de las páginas políticas a las de chimentos. Otro paso hacia la argentinización del caso Nisman, que ya era un caso bien argentino.

Ante el gobierno, sospechoso siempre para la oposición, lo cual torna poco creíble a la oposición, se plantaba ahora, como el Cid Campeador –muerto pero atado a su caballo- la imagen de un héroe que dio su vida por llegar hasta el fondo de una causa como la de la AMIA y sus 84 muertes impunes.

En medio de toda esa información íntima sobre Nisman y sus amores y sus viajes, aparece, como en ocasiones ocurre, un dato no menor. A sus colaboradores, Nisman les hacía depositar la mitad de su sueldo en una cuenta en Estados Unidos que estaba a nombre de la madre y la hermana del fiscal. Están apareciendo otros datos, como el de una nutricionista del fiscal, paga presuntamente con fondos públicos, que casi nunca iba a su lugar de trabajo. En suma, todo apunta a que el héroe argentino resultó un jodedor.

No alcanzaban tantas escenas argentinas como para que el corto sobre la muerte de Nisman fuera aún más argentino.

Pero este corto, que bien podría llevar por nombre “El héroe argentino es un jodedor”, tiene una vuelta de tuerca más.

Mientras pasan los créditos finales y el público ya se iban porque parecía que no había chance de más argentinismos, aparece en primer plano la foto de Nisman muerto, de cuerpo entero y cara deformada por el tiro, sobre una enorme mancha de sangre. La imagen no solo recorre el terreno sin reglas de las redes sociales, sino que los canales argentinos Todo Noticias y C5N la muestran en sus pantallas.

Algunos dan vuelta la cara; otros miran, por puro voyeurismo o sorprendidos de cómo la argentinidad siempre te sorprende con una vuelta más de tuerca, y sin que la rosca se rompa.


Comentarios

Acerca del autor