"El mercado entre Chile y Uruguay puede ser estimulado con precios más competitivos"

La aerolínea chilena de bajo costo Sky Airlines comenzará a operar la ruta Montevideo - Santiago de Chile; su CEO se refirió a los desafíos que enfrenta al mantener un servicio low cost
Trabajaba con su padre, el empresario alemán radicado en Chile desde 1943 Jürgen Paulmann, en algunos de los negocios del holding de empresas de su poderosa familia -que actualmente cuenta con cadenas de supermercados, un distribuidor mayorista y propiedades, entre otras-, cuando el grupo decidió ingresar en el sector aeronáutico.

En 2001 se creó la aerolínea de bandera chilena Sky Airlines en 2001. Holger Paulmann (46) no estuvo de acuerdo, se retiró del grupo y se dedicó a estudiar un MBA en la Universidad de Miami. "Ambos queríamos ir para lados opuestos: yo quería que el grupo se concentrara en los negocios que ya teníamos y mi padre era un aventurero y decidió ingresar en un negocio de alto riesgo y bajo retorno potencial".

Luego de unos años regresó a Chile y comenzó a involucrarse en la compañía de la que hoy es director ejecutivo y va en busca de la ampliación de sus destinos, presentando la ruta Montevideo - Santiago de Chile que comenzará a operar el 12 de setiembre.

¿Cómo se involucró en Sky Airlines luego de ese alejamiento de unos años?

Mientras estudiaba en Miami, mi padre ya estaba metido con el negocio de las líneas aéreas y me pedía ayuda con el tema de los repuestos. Iba a visitar los talleres y proveedores en EEUU. Así entré en el negocio. Regresé a Chile e ingresé como director en la empresa pero sin tener un cargo ejecutivo claro.
Me acerqué a las distintas áreas del negocio para estar en la toma de decisiones y mejorar la gestión, dentro de lo posible. En 2013 asumí como gerente de Operaciones y empezamos al año siguiente un proceso de reestructura de la compañía.

¿En qué consistió?

En setiembre de 2014 murió mi padre. Estaba internado y me nombró como CEO de la compañía. Ahí empecé una reestructuración de toda la organización.
Creamos una estructura organizacional nueva y empezamos a pensar en planes a largo plazo. Ahí definimos cual era realmente el modelo de negocios. Desde el punto de vista operacional, teníamos más prácticas de una aerolínea bajo costo, pero desde lo comercial teníamos prácticas tradicionales.
Definimos que el modelo de negocio más provechoso era el low cost y en 2015 anunciamos que nos convertiríamos en la primera aerolínea low cost del cono sur.

¿Cuáles son los diferenciales de Sky Airlines?

Buscamos tener una estructura operacional con un costo muy parecido al de una compañía ultra low cost, pero escuchando lo que quiere el cliente. Cualquier línea aérea de bajo costo se encuentra en permanente mejora; las herramientas, la tecnología, el personal: todo se puede mejorar. Ser una aerolínea low cost es como cuidarse las uñas: permanentemente hay que estar cortándolas. Eso aplica para los costos.

¿Cuál fue el proceso en la incorporación de rutas?

Operamos desde el 2010 en Buenos Aires y Lima. Luego exploramos rutas domésticas e internacionales y vimos que había algunos destinos internacionales que tenían mejor atractivo para nuestro modelo de negocios. De acuerdo a eso, abrimos Córdoba, Montevideo y ya anunciamos próximos vuelos a Porto Natales (sur de Chile) y esperamos seguir incorporando nuevas rutas.
Posiblemente incorporemos hasta tres rutas por año y esperamos aumentar las frecuencias en las rutas que ya manejamos, que en el caso de Montevideo - Santiago será un vuelo diario.

¿Cómo repercutió en el mercado regional la fusión de la chilena Lam y la brasileña Tam en 2012?

Fue una de las noticias más importantes de la región en los últimos años. Era el paso que tenían que dar ambas compañías pero lo hicieron en el momento equivocado, un poco antes del deterioro de la economía de Brasil. Tienen el desafío de fusionar culturas organizacionales distintas.

¿Cuál es el atractivo de Montevideo como destino para volar?

Creemos que es un destino que estaba siendo servido por un solo operador (LatAm) con precios relativamente altos. Hay una necesidad de mejores precios para los viajeros de ambos países.
Creemos que el mercado entre ambos puede ser estimulado a través de precios más competitivos.

¿Cómo fue el diálogo con las autoridades uruguayas?

Lo ven con mucho entusiasmo: fue muy positivo el intercambio y es bueno para los clientes que exista competencia y tengan posibilidad de elegir cómo viajar.

Populares de la sección

Acerca del autor