El negocio detrás de los emoticones

En sus esfuerzos por mantenerse vigentes, las marcas y celebridades más mediáticas encontraron en los emojis una nueva manera de hacer negocios
Vote por su emoticón favorito para representar la esencia uruguaya. Aquel que tenga más votos será postulado en Unicode con el objetivo de que sea incluido en los teclados estándar. Además para guardar estas imágenes en su celular y poder usarlos en redes sociales o Whatsapp, cliquee sobre el link "Guardar imagen" y de esta forma quedará incluida en su carrete de fotos.

Embed

Desde hace ya un buen tiempo, los emojis, esas pequeñas caricaturas de rostro amarillo y de objetos o expresiones cotidianas, son un lenguaje en sí mismo. Poseen una universalidad que trasciende los idiomas y las barreras culturales y son parte de la esencia de las nuevas comunicaciones; un lenguaje exclusivamente visual que cualquiera puede entender sin mayores dificultades.

Quienes deciden qué emoji es digno de pertenecer a este lenguaje son los miembros de la organización Unicode, que debaten y votan acerca de la universalidad y el alcance de estas figuras. Creada a fines de los años 1980, la organización se reúne trimestralmente con el objetivo de estandarizar cada carácter que se envía de un dispositivo móvil a otro. Pero a pesar de ser quienes tienen al final la última palabra, cualquiera puede postular una idea para que se transforme en emoticón; ejemplos recientes sobran.

Al momento de decidir qué emojis incluir dentro de su catálogo y cuáles no, la organización considera algunos requisitos fundamentales: su compatibilidad con varias culturas y la transversalidad a los distintos lenguajes; su frecuencia de uso, para decidir si se justifica la existencia del símbolo o si es solo una moda de momento; y finalmente la categorización que se le pueda dar dentro de un rubro particular como animales, sentimientos, banderas o medios de transporte.

De todas formas hay tres grupos semánticos que Unicode, por políticas de la empresa, jamás incluirá dentro de sus teclados: personalidades, deidades y logos.

Es esta imposibilidad de ingresar a los teclados de emojis estándar –y la tentación que significa poder estar en todos los dispositivos móviles inteligentes del mundo– lo que ha impulsado a marcas y celebridades mediáticas a desarrollar sus propios teclados de stickers que funcionan bajo el mismo formato que los emoticones tradicionales pero sin tener presencia en los teclados estándar ya que en realidad son imágenes que se insertan en aplicaciones de mensajería instantánea como iMessege o Messenger.

Las mil caritas de Kim

La propulsora de esta nueva tendencia fue la mediática Kim Kardashian que, en diciembre del año pasado, lanzó su aplicación Kimoji. La empresaria estadounidense y protagonista de varios reality shows contrató a un diseñador gráfico para crear una extensa colección de caricaturas suyas y de su familia en situaciones cotidianas; las centralizó todas en una app y, con la ayuda y el asesoramiento de un programador, la configuró para que se incorporase al teclado de los dispositivos Apple. Su pequeño proyecto causó furor e instantáneamente Kimoji se transformó en la aplicación más descargada dentro de la App Store y se mantuvo dentro del top 10 de las aplicaciones más descargadas durante varias semanas consecutivas.

Si bien no es la primera en crear una serie de stickers personalizados para smartphone –de hecho en la aplicación Messenger de Facebook hace tiempo que se pueden incluir animaciones dentro de los chats– sí fue la primera en crear un negocio y ganancias concretas en torno a algo que hasta el momento resultaba sumamente cotidiano y masivo pero que nadie había sabido sacarle rédito comercial. Kimoji, que cuesta US$ 1,99 en la tienda de aplicaciones de Apple, obtuvo miles de millones de descargas en todo el mundo. De hecho el día en que la app salió a la venta comenzaron a circular varios rumores en la prensa de que Kardashian había logrado 'romper' la App Store y dejarla fuera de sistema por varias horas. El portal de noticias TMZ llegó a divulgar que los servidores internos de Apple colapsaron debido a que se generaban hasta 9.000 nuevas compras de la app de emojis Kardashian a cada milisegundo.

A Kim le siguieron varios que intentaron hacer negocios a través de este tipo de plataformas y mecanismo digitales. Justin Bieber, el popular cantante canadiense; y la flamante estrella de la NBA, Steph Curry, han sido los últimos en sumarse a la tendencia. Ambos lanzaron sus respectivas aplicaciones de emoticones –Justmoji y StephMoji– la semana pasada y han logrado buenas repercusiones y cientos de miles de descargas lo que las ha posicionado en las apps más descargadas de los últimos días. Los raperos Fetty Wrap y Wiz Khalifa; la cantante y actriz Amber Rose y el actor Charlie Sheen son también algunos de lo que han promovido con éxito sus propia línea de emojis.

emojis yanquis.jpg


Rick Sorkin, gerente de la compañía de tecnología móvil Kapps Media, explicó al sitio web The Ringer que "hay un gran cambio en la forma en que los usuarios consumen internet". Y agregó que la mayoría de las aplicaciones creadas por marcas o celebridades requieren que el usuario se cree una cuenta y active notificaciones para estar entrando y saliendo de la app; esto ya se está transformando en una serie de acciones tediosas para los usuarios que poseen demasiadas apps y varias cuentas en internet como para poder mantenerlas activas a todas. Por eso los emojis son una alternativa efectiva para evitar que las marcas y las personalidades se pierdan dentro del vasto mundo online. "Si a un usuario le llega una notificación de una aplicación, hay grandes chances de que decida ignorarla y no conectarse a la app. Pero cuando se trata de mensajes de texto, la mayoría de la gente lee el 100 por ciento de los textos que le llegan a su celular".

Las marcas lo quieren

The Ringer consultó también a otro especialista, Nathan Barker, encargado de Visixtwo. Esta es una compañía que diseñaba emojis para diferentes marcas y empresas como Chupa-Chups y la Universidad de Baltimore. Para Barker los emojis tienen el poder de sintetizar y representar algo con lo que las personas se sienten identificadas. El especialista afirmó que si un usuario utiliza un emoji de una marca o de una celebridad significa que es parte de algo o que tiene afinidad por alguien y quiere manifestarlo. Es una especie de traductor que permite a los usuarios hablar el idioma de esa marca o de esa figura pública. Kimoji es más grande que Kim en sí misma, cree Barker, porque se utiliza para hablar de temas que trascienden a la celebridad en particular y se aplican a la vida cotidiana de los usuarios.

emojis marcas.jpg

Precisamente por esto es que los emojis son un producto de marketing tan efectivo: porque le habla a los consumidores en su propio lenguaje. Además le permite a las marcas estar constantemente formando parte –literalmente– de la conversación y generando imagen de marca con cada mensaje que se envía.

La mirada ahora está puesta en potenciar esta idea en mercados masivos como Asia que todavía manejan aplicaciones que en Estados Unidos están en desuso como Kick Messenger y que no permiten utilizar stickers de aplicaciones externas en sus chats. Lo mismo sucede con Whatsapp que no habilita a insertar estos emojis externos dentro de sus conversaciones.

Esta nueva tendencia recién está comenzando a desarrollarse y, tal como indica The Ringer, los emoji ya no son solo emojis sino que buscan ser "pequeños y adorables comerciales" que pronto todos tendremos –a gusto y con conciencia– en el teclado de nuestros teléfonos.

Populares de la sección

Acerca del autor