El negocio está en casa

De cómo Airbnb comienza a seducir también a viajeros que no solo son turistas
Jane L. Levere / The New York Times

Ya sea que viaje por negocios o por placer, Tad Milbourn, el director ejecutivo de Payable, la empresa emergente de tecnología con sede en San Francisco, se queda en una propiedad Airbnb cada vez que es posible.

"Es absolutamente genial estar en la casa de alguien, en comparación con un hotel", dijo. "Y es superior desde el punto de vista del precio, la experiencia y la novedad".

Debido a que Payable ayuda a los clientes a manejar los pagos, Milbourn está en particular sintonía con los servicios que Airbnb ha desarrollado para los viajeros de negocios y él anima a sus dos empleados que viajan a que también utilicen Airbnb y sus servicios. Estos incluyen la capacidad de rastrear dónde están los empleados y sus gastos, así como cargar los gastos a una tarjeta de crédito corporativa.
Milbourn es uno de muchos viajeros de negocios que ahora escogen Airbnb u otros servicios para compartir casas, como HomeAway y VRBO, en lugar de los hoteles convencionales.

En el informe de julio que sacó Concur, una empresa de administración de viajes y gastos, se dice que la cantidad de noches que sus 42 millones de clientes de viajes de negocios pasaron en alojamientos compartidos aumentó más de 50 por ciento del primer trimestre
del 2015 al mismo periodo del presente.

Airbnb está cultivando activamente a esta clientela y, recientemente, llegó a acuerdos con tres grandes compañías de administración de viajes de negocios en Estados Unidos: American Express Global Business Travel, BCD Travel y Carlson Wagonlit Travel.

Airbnb

La otra cara

Sin embargo, algunos viajeros de negocios que han utilizado Airbnb, en especial, aquellos cuyos jefes les reservaron el alojamiento, advierten que, a veces, es posible que les esperen sorpresas negativas.
Alexa Pothier, una consultora de una empresa de programas informáticos en Palo Alto, California, quien vive en Boston y ha utilizado Airbnb ocasionalmente durante las vacaciones con resultados positivos, en general, tuvo uno distinto en un viaje de negocios en el 2014, cuando se hospedó en un departamento de una recámara en el barrio de Shoreditch, en Londres.

El anfitrión tenía un pequeño negocio en una accesoria en la planta baja, por la cual Pothier tenía que pasar para subir la escalera que conducía al departamento. Si bien éste tenía una sala grande, donde ella comentó que podía trabajar cómodamente, el inconveniente fue que se sobresaltó a causa de un ratón que "desde un principio pasó corriendo muy rápido por el sillón". Y la ventana de la recámara, además, daba a una calle muy ruidosa.

Quizá una razón más para utilizar los servicios de viajes de negocios de Airbnb sea que ahora incluyen ofrecimientos de "viajes de negocios listos", que es el alojamiento para satisfacer las necesidades específicas de este tipo de viajeros.

Chip Conley, el jefe de hospitalidad y estrategia mundiales de Airbnb, dijo que más de 70,000 empresas habían reservado en Airbnb for Business, un programa que se introdujo el año pasado, en el que se presentan ofrecimientos y herramientas para el manejo de viajes.
Algunos profesionales en el sector de los viajes de negocios reconocen los beneficios potenciales de utilizar servicios como Airbnb y ven algunas de las desventajas.

Los ofrecimientos asequibles de Airbnb podrían ayudar a los asistentes a convenciones, conscientes de su presupuesto, dijo Deborah Sexton, presidenta y directora ejecutiva de la asociación Professional Convention Management.

Sexton y algunos otros expertos también plantearon las inquietudes legales y las de seguridad.
Aun cuando Airbnb ofrece un seguro de protección, con cobertura primaria contra demandas de responsabilidad hasta por un millón de dólares para los huéspedes y dueños en más de 15 países, la misma no se aplica en caso de asalto y golpizas, abuso o acoso sexuales, o actos de terrorismo, entre otras situaciones.

William A. Brewer III, un abogado en Nueva York y Dallas que representa a dueños de hoteles dijeron que los hoteleros, gerentes y franquiciatarios, tienen la obligación de reducir riesgos previsibles.
Sin embargo, es posible que esas inquietudes se contrarresten si la tarea de un viajero fuera de largo plazo y el empleador pudiera reducir costos en forma significativa al reservar una propiedad de Airbnb, dijo Brewer.

Guerras y guerrilas

Tampoco está claro si las batallas persistentes de Airbnb con los gobiernos locales en Nueva York, San Francisco y otros podrían obstaculizar su estrategia para los viajes de negocios. Airbnb demandó al gobierno de San Francisco por un fallo que emitió en junio la junta municipal de supervisores para multar a la compañía con US$ 1000 diarios por cada anfitrión no registrado en su servicio.

Eso siguió a una medida bipartidista de los legisladores neoyorquinos que votaron para multar considerablemente a cualquiera que usara a Airbnb para rentar todo un departamento por menos de 30 días; una práctica que ha sido ilegal en el estado desde el 2010.

Nick Papas, un portavoz de Airbnb, dijo que la compañía no permitiría que esas disputas desvíen sus esfuerzos por cultivar una clientela para los viajes de negocios.

Bjorn Hanson, profesor en el Centro Tisch para la Hospitalidad y el Turismo en la Universidad de Nueva York, dijo que los acuerdos de las compañías de viajes con Airbnb muestran que la están "respaldando efectivamente".

"Esto cambia la discusión" que Airbnb está teniendo con Nueva York y San Francisco, señaló, y le da "muchísimo más peso a la empresa".