El otro animal fantástico de la cartelera uruguaya

Capitán Fantástico, protagonizada por Viggo Mortensen, es una muy recomendable propuesta que puede pasar desapercibida entre los estrenos más importantes

En medio de una semana donde la taquilla está dominada por bestias y animales fantásticos, hay una película –también fantástica, en varios sentidos- que busca su lugar entre las opciones del público, aunque entre tanto marketing pueda pasar desapercibida. Esta es Capitán fantástico, película dirigida por Matt Ross y protagonizada por Viggo Mortensen (Aragorn en El señor de los anillos) que obtuvo la distinción al Mejor Director en Un certain regarde, una proyección paralela del Festival de Cannes donde se exhiben las películas que no compiten por la Palma de Oro, el premio mayor.

Capitán Fantástico cuenta la historia de la familia Cash, quienes liderados por Ben (Mortensen) llevan una vida muy diferente a los estándares delineados por la economía capitalista contemporánea: ellos viven en medio de un bosque de Estados Unidos, cultivan su

propia comida, cazan, pescan y se educan con sus padres. Allí, en medio de la naturaleza, los seis hijos Cash crecen entre textos de Noam Chomsky, Trotsky y Nabokov; tienen rituales para convertirse en adultos y conviven con costumbres propias de comunidades similares.

El sistema, entonces, se encuentra por fuera de una familia que parece vivir en un entorno idílico, centrada más en problemas existenciales que en los materiales, y donde los tabúes no existen. Por ejemplo, ni los niños ni su padre entienden al cuerpo como algo a ocultar, por lo que en varias escenas se pasean desnudos por el lugar. Además, Ben es un padre que no esconde nada a sus hijos: les habla con la verdad en todo momento, así se trate de explicarle a su hija de siete años como dos personas tienen relaciones sexuales, o anunciarles que su madre no volverá con ellos porque se suicidó.

Esta revelación, aunque muy importante, no es un spoiler: a partir de la noticia, Ben se lanza a la carretera junto a sus hijos para asistir al funeral de su esposa, a pesar de las advertencias de su suegro, quien lo culpa de los problemas depresivos de su hija. El viaje, que constituye buena parte de la película, es también una de las partes más disfrutables: en estaciones de servicio, locales de comida rápida y lugares similares, la familia Cash se enfrenta a un mundo totalmente nuevo, lo que genera varias situaciones divertidas.

Capitán Mortensen

full.1260-1.jpg

Uno de los puntos más altos de Capitán Fantástico –uno de sus tantos- es la interpretación de Viggo Mortensen. El actor estadounidense criado en Argentina delinea un personaje sólido y empático, y que propone al espectador una cuestión que atraviesa toda la película y que queda resonando todavía después de los créditos finales: ¿Lo que Ben hace por sus hijos, por su familia, lo convierte en héroe o villano? Sus hijos son muy inteligentes –el los llama futuros "reyes filósofos"- y están entrenados para cultivar, cazar, protegerse e incluso escalar, pero sin embargo parecen estar muy poco preparados para el mundo real, un mundo que, como se lo hace saber su suegro, tarde o temprano los terminará envolviendo.

Aunque Mortensen está increíble –no debería extrañarle a nadie una nominación a Mejor Actor en la próxima edición de los Oscars- sus hijos no quedan relegados en importancia y están presentes en los momentos más sobresalientes del filme. En ellos se conjuga la inocencia frente al resto del mundo, una profundidad intelectual admirable, una camaradería tribal que los blinda frente a los momentos más dolorosos de su vida, pero que sin embargo es permeable a la falta de experiencia respecto al mundo exterior. Los Cash son fuertes y decididos, pero también singularmente frágiles.

CAPTAIN-FANTASTIC_ROSS_PHOTO6 KEY-0-2000-0-1125-crop.jpg

Lo transmitido por todos los personajes está acompañado por una muy buena fotografía, que exprime el lado más bello de la carretera y sus contrastes, así como los paralelismos entre la protección que los niños sienten en el bosque frente a la inmensidad de las ciudades.

Esta es la segunda película del director Matt Ross, alguien que generalmente se dedica a la actuación, y por lo bien que ha sido recibida, podría significar el punto de partida de una carrera a tomar en cuenta.

En resumen, Capitán Fantástico es una película redonda, que no busca la lágrima fácil del espectador pero que tiene momentos muy emotivos y tiernos, y que presenta a Mortensen en una de sus mejores actuaciones. Por el continuo recambio de cartelera del cine local, y el advenimiento de grandes blockbusters en las próximas semanas, es posible que Capitán Fantástico no esté mucho más tiempo en las salas uruguayas, por lo que aquellos que prefieran este tipo de historias a los magos, los extraterrestres y las historias de terror, tienen una buena excusa para ir al cine.


Populares de la sección

Acerca del autor