El ovino resurge en Australia y espera su recuperación local

Precios récord para la lana y la carne en el país de Oceanía; en Uruguay el rubro no emprende ese camino
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Son buenos tiempos para los productores australianos de lana que disfrutan tanto de precios récord para la lana como para los corderos, y retienen todas las corderas apostando a producir más el año próximo.

La lana ha vuelto a brillar alcanzando semana tras semana precios récord en la moneda australiana. La semana pasada el Indicador de Mercados del Este (IME) cerró a A$ 14,49 el mayor valor de la historia y se espera que el alto precio se mantenga.

En la conversión de la moneda australiana a dólares estadounidenses los precios son los más altos en más de tres años y superan los US$ 11, una suba de 22% respecto a un año atrás. Para quien tiene lanas finas, hubo pocos negocios mejores que haber guardado la lana en un galpón en los últimos 12 meses.

Es el segundo año consecutivo de subas para la lana, como si la lógica de salir de los productos derivados del petróleo y apostar a fibras que tienen un valor por su origen empezara a afianzarse entre los consumidores. Pero lo que hace un año era un repunte moderado desde precios bajos, en este año se ha acelerado y ha llevado a una situación muy favorable para las lanas más finas.

En Uruguay, en términos aproximados, la lana ganó un dólar por kilo de US$ 6 a US$ 7. Y hay precios mayores por finura. Esa ha sido una de las tendencias de estos últimos 12 meses: el premio por las lanas más finas ha sido cada vez mayor y el castigo para las lanas gruesas también. En las lanas de la raza mayoritaria Corriedale los US$ 3,50 de hace un año se han convertido en US$ 2,30 para lotes comunes a US$ 3 para lotes excepcionales.

centrales 1 (2).jpg

Lana y carne en Oceanía


En Oceanía, el diferencial es todavía mayor y en los últimos 12 meses es contrastante. Las lanas más finas tienen una suba importante para aquellos vellones con finura menor a 18 micras –y 25% de suba para las lanas de 19 micras–, pero cuando la fibra supera las 25 micras lo que se da es una baja cada vez más acentuada cuando el grosor es mayor.

Para los australianos la fiesta es completa porque el precio del cordero también está en los mayores niveles desde 2011, tras cruzar los seis dólares australianos (US$ 4,50) por kilo en algunas ventas de la segunda quincena de febrero.

Como el precio de la lana es tan alto se retienen corderos para generar capones y se retienen hembras para criar más, por lo que la oferta es escasa y así los precios se mantienen firmes. Algo similar –aunque en menor medida– sucede en Nueva Zelanda. Aunque en este caso, dada la predominancia de razas de lana gruesa, el auge es menor.

La consecuencia de este escenario es que por primera vez en década la población ovina de Australia y la producción de lana empezará a crecer en forma consistente en 2017.
Las referencias a Australia son importantes porque marcan el ritmo del mercado mundial en lanas, así como Nueva Zelanda –junto a Australia– determinan la situación del mercado mundial de carne ovina.

centrales 2 (2).jpg

¿Y en Uruguay?


Por ahora el gran momento internacional lo captan solo los productores de Merino e Ideal, y en las cifras de Uruguay no se ve la misma situación que en Oceanía.

Aunque la zafra de reproductores en curso transcurre con fluidez y precios similares a los del año pasado, es desalentadora la cifra de faena de ovejas, que se mantiene por encima de la del año pasado, mostrando que no hay retención de vientres.

A pesar de que se han dado mejoras legislativas en el tratamiento del abigeato, muchos productores están cansados de los robos. En una reciente encuesta ganadera una cantidad muy alta de encuestados habría manifestado su desaliento ante los robos y algunos enojados pidieron el formulario para escribir de puño y letra sus comentarios sobre el tema. Eso a pesar de que llegan reportes de zonas del interior en las que hay cambios positivos tras la mayor rigurosidad ante el delito.

Otras opiniones apuntan a la necesidad de afinar radicalmente la lana de las razas doble propósito en lugar de apostar al afinado gradual de la raza Corriedale. Eso parte del supuesto de que el mayor premio a las lanas finas sea una situación permanente derivada por ejemplo de la mejora en el nivel de vida y el aumento de las exigencias de los consumidores de China.

Mientras la población de ovinos va en baja, la faena de ovejas en lo que va de este año casi duplica a la del año pasado. Van 43 mil ovejas faenadas este año frente a 25 mil que se habían faenado el año pasado, 68% de aumento. Por ahora las señales del mundo no parecen llegar a las decisiones de los productores uruguayos.

Para muchos ganaderos la idea de demandar más mano de obra es muy desestimulante. El peso de las cargas sociales sumadas a salarios que han subido llevan a preferir quedarse solo con vacunos, más fáciles de manejar.

Aunque muchos defensores de los ovinos afirman que varias innovaciones han simplificado el manejo y permiten que una sola persona maneje una gran cantidad de animales, la mayoría de quienes han abandonado el pastoreo conjunto de ovinos y vacunos no regresa y persiste en una actividad solo de vacunos.

Los países de Oceanía cuentan con algunas ventajas sanitarias respecto a Uruguay. La ausencia de las moscas que causan la "bichera" hace mucho más simple el manejo de los animales. En Uruguay cada vez que un animal se lastima, una especie de moscas pone huevos y sus larvas se nutren de la carne de los animales.

Eso obliga –en especial en verano– a un seguimiento diario de las majadas, pérdidas de corderos y tratamientos con mano de obra que se quiere evitar. En tiempos pasados se apostó a erradicar este problema a través del control biológico, pero esa línea de trabajo fue discontinuada.

centrales 3 (2).jpg

Mirando hacia adelante


Lo cierto es que hay poca oferta de lana en el mundo, es el único rubro sin competencia de los países vecinos, los australianos están convencidos de que la suba de precios puede persistir, y en Uruguay tenemos la menor cantidad de ovinos desde que se llevan registros y la faena de ovejas muestra que la tendencia a la baja puede continuar.

Muchos productores elogian la tarea de varios agentes policiales del interior del país que con mayor apoyo judicial han frenado situaciones de robos permanentes e impunes que antes no tenían solución.

Muchos productores están agrupándose detrás de nuevos caminos productivos. Una cultura de alimentar pobremente a los ovinos dada su rusticidad está dejando paso a una cultura de apostar a la prolificidad y la buena alimentación.

Los productores agrupados en el Consorcio de Merino fino están teniendo el premio por el que trabajaron tantos años.

Si la ola de buenos precios que recorre el mundo llega a Uruguay puede dar lugar al comienzo de una nueva etapa que empiece a recuperar el camino que el país recorrió en el siglo XX, en el que parte fundamental de su competitividad ganadera fue el pastoreo conjunto de ovinos y vacunos. Por ahora no se ven síntomas de eso.

centrales 4 (2).jpg

La carne ovina tampoco despega


A pesar de la situación muy favorable que atraviesa la carne ovina en Oceanía, en Uruguay los precios se han mantenido estables, con colocaciones muy enfocadas en Brasil y con precios de exportación que ajustaron a la baja el año pasado y no se recuperaron en lo que va de este año. El precio viene en una gradual caída y las entradas están demoradas. Otra diferencia es que en Oceanía hay plantas frigoríficas que trabajan especializadamente con ovinos. En Uruguay cuando la faena de vacunos es alta, la entrada de los ovinos se posterga y eso genera fuerte incertidumbre entre los productores. Para que el buen momento global se traslade en una apuesta productiva a los ovinos muchas cosas tienen que cambiar fronteras adentro.

Ovinos


Populares de la sección