El presidente turco considera la posibilidad de restablecer la pena de muerte

Hay unas 6.000 personas detenidas tras el golpe fallido

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo este domingo que está considerando el restablecimiento de la pena de muerte tras el intento de golpe de Estado frustrado.

"En tanto gobierno, en tanto Estado, conocemos y escuchamos esta demanda que es la vuestra", respondió el presidente ante el clamor de simpatizantes que pedían la pena de muerte para los golpistas.

"En las democracias, las decisiones se basan en lo que dice el pueblo. Pienso que nuestro gobierno discutirá con la oposición, y sin lugar a dudas llegaremos a una decisión", destacó.

Vea Los coletazos del golpe frustrado en Turquía

"No podemos retrasar esta decisión, puesto que en este país quienes intentan un golpe contra el Estado tienen la obligación de pagar el precio", prosiguió.

Un eventual restablecimiento de la pena de muerte en Turquía sería contrario a los criterios de adhesión de Ankara a la Unión Europea (UE). Las discusiones con Bruselas están atascadas desde hace años.

Hay cerca de 6.000 detenidos

"Hasta ahora se han detenido unas 6.000 personas. Habrá más detenciones", dijo el ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, en declaraciones a la televisión pública TRT en Ankara.

Hasta ahora, las autoridades habían informado de 2.839 soldados detenidos, entre ellos decenas de generales, mientras que más de 2.700 jueces fueron destituidos.

El secretario de Estado volvió a acusar a los seguidores del predicador conservador Fethullah Gülen de haber organizado el golpe. Agregó que el gobierno turco seguirá limpiando las instituciones del Estado y el Ejército de lo califica como "organización terrorista de Fethullah Gülen" (FTO).

"El hombre número uno en esto (el golpe) es Fethullah Gülen. Después de esto, mantener a Gülen en Estados Unidos no sirve a la amistad entre Turquía y Estados Unidos", dijo Bozdag.

Gülen vive desde hace años en un exilio autoimpuesto en EEUU y Ankara exige su extradición, una reclamación que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, repitió ayer una vez más.

Sobre las destituciones de los 2.700 jueces, Bozdag destacó que el objetivo de "liberar la judicatura turca" con esos ceses.

El golpe ha terminado a "cien por cien"

Por su parte, el primer ministro turco y líder del partido islamista AKP, Benali Yildirim, aseguró este domingo en una declaración televisada que el intento golpista del viernes "ha fracasado" y "ha terminado al cien por cien".

El mandatario destacó que todo ha terminado y que todo puede volver a la normalidad en el país, aunque instó a la gente a mantenerse en las plazas públicas durante las noches.

"En 81 provincias debemos mantener la vigilancia por nuestra democracia. Vida normal durante el día y vigilar la democracia y fiesta democrática por la noche. Esto seguirá así durante tiempo", manifestó Yildirim.

"El golpe ha sido prevenido al cien por ciento. La vida comercial y social ha vuelto a la normalidad. El sistema bancario funciona con normalidad, el banco central, todas las instituciones financieras funcionan sin restricciones", aseguró Yildirim.

Erdogan insta a la gente a ocupar las plazas

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hizo en Estambul un nuevo llamamiento a la ciudadanía a mantener ocupadas las plazas de las principales ciudades de Turquía durante la semana que viene tras el golpe militar del viernes.

"Esto no es un operativo de 12 horas. Esta semana es muy importante. No abandonen las plazas, no se relajen", dijo Erdogan después del entierro de varias víctimas del intento golpista.

El presidente turco aseguró que Fethullah Güllen se ha infiltrado en todas las instituciones del Estado, desde el Ejército hasta la Judicatura, lo que requiere una limpieza con miles de detenciones. "¿Es esto suficiente?, se preguntó Erdogan, que se respondió a sí mismo diciendo que "no" y agregó que los operativos y las detenciones continuarán.


Fuente: Agencias

Populares de la sección