El primer paso en la regulación de los food trucks

Mientras que Maldonado aprobó la ordenanza que habilita la operativa de los carros de comida gourmet bajo ciertas condiciones y permisos, en Montevideo el negocio aún se encuentra frenado
Los restaurantes rodantes de comida gourmet -conocidos como food trucks-, son una tendencia mundial que, aún con limitaciones, parece haber llegado a Uruguay para quedarse. Rodeado de países en los que esta modalidad de comida ambulante ya está regulada, en Uruguay, Maldonado ha sido el primer departamento en dar el paso.

La resolución aprobada el 8 de diciembre permitirá a los food trucks instalarse en el tramo de la antigua rambla costanera Brava, entre el puente de La Barra y el estacionamiento de la playa La Gorgorita, según comunicado de la dirección de Higiene y Medio Ambiente de la Intendencia fernandina, a quienes los emprendedores deberán solicitar autorización y será la encargada de designar los lugares.

Además, los vehículos deberán estar empadronados en Maldonado y no podrán instalarse a menos de 200 metros de cualquier local de venta de comida o bebida, ni a menos de 15 metros de otro food truck. La resolución completa se encuentra en la página web de la Intendencia de Maldonado.

El chef y director de la Asociación Uruguaya de food trucks, Santiago Garat, percibe la regulación de Maldonado como "un gran avance", en la espera de que el escenario de Uruguay irá cambiando poco a poco a partir de este primer paso, ya que así fue como se dio en otros países del mundo.

Para Garat, que Montevideo reglamente resulta fundamental para que los demás departamentos también quieran "ponerse a la vanguardia". "Supongo que Uruguay entero siempre está mirando a la capital. Creo que hay mucha gente que está esperando ver qué es lo que pasa en Montevideo para ver cómo funciona", comentó. Agregó que no le llama la atención que Maldonado haya sido el primero en establecer una normativa, ya que "Punta del Este tiene una necesidad de nueva oferta de gastronomía". Para Garat, es "lo más acertado".

Por su parte, el propietario del food truck Glamburger, dijo a Café y Negocios que "el anhelo es que se pueda reglamentar en todo el país", agregando que resulta necesario trabajar con determinadas reglas: "estamos alineados con la idea de trabajar en determinados parámetros".

El director de Higiene y Medioambiente de la Intendencia de Maldonado, Jorge Píriz, contó que desde que se aprobó la ordenanza, recibieron la solicitud de un solo food truck, del cual se excusó de suministrar información.

En la capital

La Asociación Uruguaya de food trucks presentó un ante-proyecto a la Intendencia de Montevideo (IMM) con el objetivo de establecer algunos parámetros: qué son los food trucks, cómo se conforman, cuál es el fin de estos negocios, qué capacidad tienen, dónde pueden operar, cómo es la gente que los opera, y algunas sugerencias sobre cómo se podría empezar a emplear esta modalidad de venta y cómo el gobierno los podría avalar.

La IMM formó una comisión para tratar este tema, liderada por la pro secretaría general, de la que participan ediles, técnicos de la Intendencia y actores políticos de varios partidos, en la que se contempla a "todo móvil que elabore alimentos, no para vía pública sino para eventos privados", señaló el responsable de la división de Regulación Alimentaria de la Intendencia de Montevideo, Marcelo Amado.

"La Asociación de Food Trucks presentó un trabajo, la Asociación de carros de chorizos presentó otro trabajo, los tortafriteros presentaron otro trabajo, la Asociación de pancheros presentó otro. Cada uno de estos grupos presentó sus aportes desde la óptica que ellos consideran", señaló.

"Como asociación necesitamos y queremos que nos controlen". Director de la asociación uruguaya de Food Trucks, Santiago Garat.

"Queremos que en Uruguay existan todas las garantías al momento de consumir alimentos”. Responsable de la división de Regulación Alimentaria de la IMM, Marcelo Amado.

Según Amado, la reglamentación estará dirigida a la elaboración de alimentos en la vía pública desde móviles que deberán estar fijos, "porque además hay riesgos de tránsito".

El freno por parte de la Intendencia de Montevideo, proviene de su "responsabilidad de cuidar a la población y a los turistas", apuntó Amado.

El funcionario subrayó la necesidad de la correcta manipulación de los alimentos: "Tenemos que tener mucho cuidado para que los turistas sigan manteniendo el perfil de Uruguay como un lugar de alimentos sanos y seguros".

Por su parte, el prosecretario general de la IMM, Christian Di Candia, puntualizó que la comisión mixta trabaja en la posibilidad de habilitar los food trucks "para que en caso de un evento privado la intendencia pueda tener un listado de carros habilitados bromatológicamente". Di Candia indicó que hasta el momento, como no hay food trucks habilitados, la división de Regulación Alimentaria "genera los arreglos correspondientes para cada caso, porque no hay un marco normativo como el que queremos generar".

A futuro, Di Candia apuntó que planean "compatibilizar la nueva oferta gastronómica con la intención de la IMM de generar o potenciar centralidades urbanas", habilitando ciertos espacios públicos para la instalación de food trucks.

Origen de los food trucks

Los carros de venta de comida gourmet surgieron en Estados Unidos, producto de la crisis de 2004. En ese momento en el que muchas personas quedaron sin hogar, que muchos restaurantes cerraron y los consumidores no tenían poder adquisitivo para comer en restaurantes, varios chefs comenzaron a emprender sus negocios gastronómicos sobre carros. Los consumidores optaron por estos lugares que ofrecían la misma comida que un restaurante a un precio menor. En su origen, la comida era elaborada por profesionales. “Todo esto empezó de la mano de cocineros, no de marcas o empresas”, contó el chef Santiago Garat.


Acerca del autor